| Artículos | 01 ENE 1999

Internet se convierte en el centro del futuro de las empresas de todo el mundo

Tags: Histórico

Internet siempre ha sido para la informática lo que acciones como beber o comer suponen para un recién nacido: sin saber qué es, han sido siempre una ciencia infusa . La informática ha esperado, desde su nacimiento, la conexión entre redes, el poder comunicarse de un punto a otro del globo y realizar la mayor parte de las tareas ordinarias ( y extraordinarias ) a través del ordenador . Cuando surgió Internet, muchos se sorprendieron por las capacidades y posibilidades futuras que abría, pero muy pocos consideraron que fuera algo nunca imaginado por nadie . La propia informática clamaba a gritos su aparición . En este reportaje, continuación del que en el mes de diciembre se publicó en este mismo mensual sobre el futuro del comercio electrónico, continuamos avanzando en las estimaciones que la consultora PriceWaterhouseCoopers realiza sobre las Tecnologías de la Información . Un recorrido por la Red de redes que no se ajustará a los sorprendentes avances que Internet supone para cualquier usuario, sino sobre todo, en cómo las empresas se verán afectadas por el camino de perfección y mejoras que la Red tiene en mente .

La demanda de una mayor fiabilidad y seguridad en las aplicaciones basadas en la Web, y siguiendo las indicaciones de PriceWaterhouseCoopers, crecerá como consecuencia de que cada vez habrá mayor cantidad de aplicaciones críticas que afecten a la unión entre intranets e Internet y su derivación en el desarrollo de las extranets . Esta demanda sólo será conocida a través de las mejoras en la infraestructura de red de cada empresa, que se deriva directamente de una mayor oferta de aplicaciones para facilitar el trabajo . Nunca se conseguirá esto si antes los programas de software denominados browsers no luchan entre sí ( una lucha que es realidad entre las dos empresas más importantes que ofrecen navegadores, Microsoft y Netscape ) por ser mejorados a través de una clara conciencia de optimización de los protocolos y estándares . Un círculo vicioso en el que Internet es un punto situado justo en el medio, y hacia el que los radios se dirigen sin posibilidad de desviación .

Multiplicar ceros

Día tras día, Internet va subiendo como la espuma . Según datos ofrecidos por PriceWaterhouseCoopers, la Red ha ido aumentando desde 1997 y cada seis meses, en alrededor de 80 millones de páginas . El comercio electrónico, cada vez más impuesto en Internet, también tiene sus propios números . Según Forrester Research, para el 2000 y sólo en EE . UU . , el dinero que se moverá en torno a esta forma de compraventa superará los 30 billones de dólares ( unos 4,12 billones de pesetas ) . Unos datos que vienen unidos a las inminentes mejoras que Internet necesita: convertirla en una Red más adecuada para las transacciones de comercio electrónico, un rápido giro hacia las novedades que suponen las nuevas tecnologías, el desarrollo de estándares y la adaptación a un mayor ancho de banda .

Las conjunciones y uniones también estarán a la orden del día en un futuro . Las barreras entre los llamados OLS ( o servicios on-line ) y los ISP ( o, lo que es lo mismo, proveedores de servicio de Internet ) , cada vez estarán más difuminadas . De hecho, esta unión cada vez debe ser mayor en palabras de PriceWaterhouseCoopers, ya que las aplicaciones de Internet y los servicios on-line están relacionados directamente con las bases de datos interactivas, los gráficos tridimensionales, la realidad virtual, la animación, aplicaciones de audio y vídeo y otras tecnologías que surgen cada vez con más frecuencia y fuerza . Son precisamente estas tecnologías las destinadas a trabajar en la mejora de contenidos innovadores y servicios para negocios, comercio, entretenimiento, educación, intercambio de información y otros usos .

Necesidades que incrementan el tráfico de negocios y que también suponen, a su vez, barreras para el desarrollo de Internet . Entre estas dificultades, se encuentran los temas de seguridad, la desconfianza pública en la fiabilidad de Internet en general y de las transacciones on-line en particular, y el acceso a las páginas en menos tiempo del hasta ahora conseguido, síntoma evidente de la congestión que sufre la Red casi continuadamente . Todo ello, unido a la laguna existente entre la disponibilidad de nuevas tecnologías y la falta de desarrollo de los browsers .

Aquí está la clave . Muchas corporaciones han incluido tecnologías de Internet en sus intranets y como base para establecer enlaces con sus partners en extranets . Y los browsers que utilizan las intranets pueden ofrecer una facilidad de uso hasta ahora desconocida en la organización de la información de estas redes .

Los browsers y su lucha

Como mínimo, un navegador debe ofrecer la capacidad de comunicar a través del protocolo HTTP, interpretar HTML y desplegar ciertos tipos de datos, como GIP y JPEG para gráficos y Microsoft Windows WAV para sonido . Las capacidades de un browser se están expandiendo de una manera cada vez mayor, con nuevas extensiones a los estándares HTML para habilitar tablas, frames y otras muy distintas características .

Pero la lucha que actualmente mantienen Microsoft y Netscape parece que podrá mejorar estas ofertas y, a su vez, aumentar el trabajo de las redes mediante el crecimiento de aplicaciones utilizadas por éstas . De hecho, esta lucha se basa en ofrecer las mayores posibilidades a los usuarios en cuanto a experiencia para introducir extensiones patentadas a los estándares, y luego intentar ofrecer estas extensiones adoptadas como estándares . Con ello, se quiere ofrecer la mayor cantidad de aplicaciones sin casi ningún coste .

Todo esto ha producido una división de las intenciones de desarrollo de ambas compañías . Microsoft, por su parte, con su Internet Explorer, pretende minimizar la importancia del browser como una aplicación distinta para establecer su funcionalidad en Office 97 y en Windows . Con ello, la multinacional de Bill Gates está lanzando su navegador a componentes que pueden ser integrados en distintas aplicaciones e incluso en el ya lanzado Windows 98 . Por su parte, Netscape sigue otras reglas . Quiere que su Navigator comprenda una especie de paquete de aplicaciones para los usuarios . Netscape persigue el acercamiento al desarrollo de una suite basada en la Web de servicios de comunicación, incluyendo ofertas a los groupware para las intranets .

Microsoft y Netscape continuarán dominando el mercado de los browsers en palabras de PriceWaterhouseCoopers . Sin embargo, este rifirrafe ha llevado también a un crecimiento de ofertas demasiado rápido para tener en cuenta en toda su extensión cuestiones tales como la seguridad . Sin embargo, se avanzará muchísimo en complejidad, requerimientos de memoria y disco y en la necesidad de configuraciones más sofisticadas .

Las intranets entran en acción

Las estimaciones de PriceWaterhouseCoopers son claras . Los browsers transmutarán las ofertas estándares en plataformas de ordenador para todos los clientes, y el crecimiento será integrado con software de sistema y aplicaciones conocidas por el conjunto de los usuarios . El grado de conjunción o integración seguirá estando influido fuertemente, sin embargo, por lo que el Departamento de Justicia de EE . UU . decida sobre las acusaciones de monopolio que sobre Microsoft han vertido sus competidores . También en todo esto habrá que tener en cuenta el rechazo que por parte de algunas asociaciones de usuarios de Internet supone la unión entre America Online, Netscape y Sun Microsystems, al temer que, junto al monopolio de Microsoft, se forme otro a través del enlace de estas tres compañías, dejando reducida la oferta al mínimo elemento .

Progresivamente, habrá cada vez más aplicaciones que desarrollarán el uso del brous

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información