| Artículos | 01 JUN 2006

Intel 975X Express, la plataforma más competitiva de Intel

Tags: Histórico
Placas base sobre chipset i975X
Ramón A. Fernández.
A punto de iniciar la nueva era Core 2 Duo, Intel quiere poner punto final a la arquitectura Netbrust quemando sus últimas naves. El último buque insignia de la serie 900, el Pentium Extreme Edition 965 Dual Core, junto al chipset 975X y la tecnología CrossFire de ATi ofrecen un entorno de alto rendimiento para los usuarios más extremos.

Hubo un tiempo en el que la supremacía tecnológica, o esperanza de vida, de un chipset se prolongaba durante todo un año e, incluso, a veces mucho más tiempo. Pero desde que Intel introdujo la tecnología PCI Express ha habido un drástico cambio en la frecuencia con la que aparecen nuevos desarrollos en este particular segmento. Durante los últimos dos años hemos sido testigos de excepción de cómo Intel ha ido presentando una tras otra nuevas generaciones de procesadores Pentium, sin que realmente el usuario final haya percibido incrementos realmente significativos en cada nuevo producto. Más recientemente, la inclusión de nuevas características como el cambio al encapsulado LGA 775, soporte pare el procesamiento a 64 bits (tecnología EMT) y la llegada de los procesadores de doble núcleo han propiciado la adopción de una nueva estrategia en la denominación de los procesadores. Consecuentemente, Intel ha ido presentado nuevas gamas de chipsets para poder adoptar funcionalmente todos estos cambios. En concreto, la prolífera serie i9xx, en cuyo cenit se situaba hasta hace pocos meses el modelo 955X, ha sido la encargada de dar el adecuado soporte estructural a la avalancha de nuevos procesadores lanzados por Intel en los últimos tiempos.
No obstante, desde que a principios del año pasado nVida lanzara su particular ofensiva en el terreno de los chipset con la innovadora tecnología gráfica SLI y, posteriormente, ATi siguiera sus mismos pasos promulgado su sistema gráfico dual CrossFire, la oferta de chipsets de Intel quedó relegada a un segundo plano para todos aquellos usuarios que buscasen una plataforma de hardware con el mejor soporte gráfico posible. Surge entonces la necesidad por parte de Intel de, como mínimo, igualar la apuesta de estos competitivos fabricantes de soluciones gráficas, la respuesta se denomina 975X Express.
Aun así, Intel sigue estando en franca desventaja en lo que a capacidades gráficas se refiere frente a las últimas propuestas de ATi y nVidia, dado que estas últimas ha desarrollado nuevas versiones de chipsets CrossFire Xpress 3200 y nForce4 SLI X16, respectivamente, que posibilitan hacer uso de los dos puertos PCI Express 16x en toda su amplitud. Sin embargo, Intel guarda un as en la manga. La compatibilidad de su chipset con los futuros Core 2 Duo y Core 2 Duo Extreme (Conroe), supone una importante baza comercial si realmente se confirman los buenos augurios que existen ante la futura generación de procesadores de Intel.
Por último, bien es cierto que el rendimiento real del nuevo chipset 975X, en igualdad de condiciones, es prácticamente idéntico al que se pude obtener con el anterior modelo 955X. No obstante, los resultados en los distintos bancos de pruebas ofrecen un ligero margen de ventaja a favor del 975X. Obviamente, las diferencias se hacen muchos evidentes cuando entra en juego una segunda tarjeta grafica con configuración CrossFire.

975X, más de los mismo
Independientemente de las mejoras introducidas en el apartado del soporte PCI Express directamente relacionadas con las capacidades gráficas, pocas son las novedades que realmente incorpora este nuevo chipset de Intel respecto al anterior modelo 955X. En concreto y dada su clara orientación hacia el segmento de equipos de sobremesa de gama alta, soporta toda la familia de procesadores Pentium 4 sobre zócalo 775, incluyendo las versiones de doble núcleo y los elitistas modelos Extreme Edition.
Técnicamente, el chipset 975X Express está compuesto por dos elementos básicos: el controlador de memoria (MCH – Memory Controller Hub) 82975X y controlador que gestiona el subsistema de Entrada y Salida (ICH7R).
Internamente, el MCH ofrece cuatro vías principales de comunicación: el FSB para la unión con el procesador, la interfaz de memoria a cargo del controlador DRAM, una mejorada interfaz gráfica PCI Express 16x dual y el enlace DMI (Direct Media Interface) para la gestión del controlador de E/S ICH7R. Al igual que el modelo anterior, el MCH soporta un FSB con frecuencias de 200 MHz (800 MT/s) y 266 MHz (1.066 MT/s). Asimismo, y bajo la directa responsabilidad del MCH, podemos hacer uso hasta un máximo de 8 GB de la memoria RAM, si se utilizan módulos de DIMM de 2 GB DIMM, bajo la modalidad DDR2 en los formatos PC2-4300 (533 MHz) o PC2-5300 (667 MHz). Como es ya habitual, el gestor de memoria emplea el sistema de doble canal (Dual Channel) con el que poder lograr un ancho de banda máximo de 10,7 GBps (DDR2-667). No obstante, hay modelos de placas base que soportan módulos (DDR2-800) con los que evitar posibles cuellos de botella en el acceso a la memoria RAM cuando se realizan agresivas configuraciones de overclocking. En cualquier caso, hay que tener muy en cuenta que no todos los módulos de memoria pueden utilizase, por ejemplo no soporta los módulos de tipo DDR2-667 con latencias 4-4-4 y, por tanto, se deben emplear modelos algo más lentos con valores 5-5-5.
Por lo que respecta al Southbridge, se sigue manteniendo el resolutivo y versátil chip ICH7R, que incluye soporte para ocho puertos USB 2.0 y hasta seis enlaces PCI Express 1x para la instalación de dispositivos internos. No obstante, se ofrece también un más que adecuado soporte para los clásicos y numerosos dispositivos provistos de conexiones PCI. En teoría es posible llegar a implementar hasta 32 enlaces PCI en su versión 2.3, aunque en la práctica las lógicas limitaciones físicas de las placas bases reducen normalmente este cifra a sólo dos.
De igual modo, para solventar ampliamente las necesidades almacenamiento masivo de los escenarios avanzados, además de la obligada compatibilidad con los dispositivos heredados (discos duros IDE y unidades ópticas) mediante el soporte ATA-100 y la inclusión de un controlador para la disquetera de 3,5 pulgadas, contamos con la presencia de 4 puertos bajo la interfaz Serial ATA en su modalidad más actual de 3 Gbps y que también incluye el soporte de la tecnología NCQ (Nativa Command Queuing) con la que mejorar el rendimiento de las unidades de disco SATA II. Adicionalmente, estos cuatros puertos ofrecen amplias posibilidades para la creación y configuración de matrices de discos redundantes, pudiendo establecer los niveles RAID 0, 1, 10 (0+1) y 5.
Por último, la unión entre el controlador de memoria (MCH), integrado en el puente norte, y el sur (ICH7R) se realiza mediante la interfaz de conexión DMI (Direct Media Inteface) mediante la cual se proporcionan dos canales bidireccionales de comunicación con un ancho de banda de 1 Gbps por cada sentido.
En resumidas cuentas, un entorno que presenta muy buenas formas y que, por el momento, es el mejor que existe para poder hacer uso de los procesadores Pentium de gama alta de Intel. No obstante, tecnológicamente no supone ningún avance realmente notorio, dado que las características y funcionalidades principales son prácticamente idénticas al chipset 955X.

SIL y CrossFire, capacidades gráficas duales
Desde la aparición de los primeros dispositivos informáticos, la representación gráfica ha sido el apartado más laborioso de todos cuantos han debido ser superados en el camino
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios