| Artículos | 01 ABR 2001

e-Learning: una oportunidad de formación y un negocio en erupción

Tags: Histórico
Arantxa Herranz.
La formación, la educación, el conocimiento, el aprendizaje... aspectos presentes en todas sociedades y culturas, independientemente del lugar y/o la fecha en la que se producen y que marcan las diferencias entre unas y otras. Pero, además, son elementos que, aunque se hacen patentes en casi todos los ámbitos en los que se puede desarrollar la vida profesional, quizá sea todo lo relacionado con las nuevas tecnologías (sin duda, por su adjetivo de “nuevas” y lo que ello implica) uno de los sectores que más exige esta continua formación y reciclaje. Internet viene a sumar nuevas necesidades aunque, como todo avance tecnológico, también proporciona nuevos adelantos y posibilidades. Estamos hablando de e-learning, o formación vía Web. Un mercado por explotar, un negocio en el que adentrarse, aunque también una nueva herramienta gracias a la cual el distribuidor puede estar, permanentemente, formado en las nuevas Tecnologías de la Información.

Dice el refranero español que “nunca te acostarás sin saber una cosa más”. Razón no le falta. Sin embargo, y una vez superada la etapa de formación o capacitación para el mundo laboral, y una vez inmersos en esa vorágine, es difícil, en muchos casos, poder combinar trabajo y formación. No en vano, vivimos en una etapa de la sociedad moderna en la que las prisas y el estrés, se han convertido en una tónica habitual del quehacer diario. Aunque la formación a distancia es “antigua”, como puede ser el caso de la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia), y es empleada por cientos de miles de alumnos en todo el mundo, incluida España, y aunque la formación o el autoaprendizaje por fascículos también tiene su, aunque reciente, historia, quizá Internet abra una nueva vía que complemente aspectos que no son cubiertos por otros modelos de formación a distancia. Sobre todo si miramos hacia un horizonte más lejano, puesto que, aunque los expertos aseguran que en estos momentos estamos inmersos en la segunda, incluso, tercera generación de la World Wide Web, lo cierto es que las posibilidades que puede ofrecernos la telaraña mundial están, en muchos casos, aún sin explotar. Pero, por lo pronto, ya existen universidades que se han adaptado (o están en proceso de hacerlo) a e-learning (como la propia UNED, aunque quizá el ejemplo más representativo sea la Universidad Oberta de Catalunya), empresas que han nacido especializándose en este área y otras que están brindando esta nueva forma de formación como complemento o como alternativa a otro tipo de educación. Y, cómo no, los fabricantes de Tecnologías de la Información también están, esta vez, predicando con el ejemplo y están ofertando a su canal la posibilidad de formarse en algunas de las materias a través de la Red.

Por todo ello, e-learning ha de ser contemplado desde dos ópticas diferentes. Por un lado, la formación que el distribuidor, independientemente de su tamaño y orientación de negocio, puede recibir a través de este nuevo canal, lo que le permitirá estar mejor preparado para las labores diarias en su negocio. Pero, además, el dealer ha de ver en e-learning un nuevo negocio, puesto que muchas empresas podrían recurrir a esta metodología a la hora de familiarizar a sus empleados con el uso (y por qué no, disfrute) de las nuevas tecnologías. Conocimiento que redundará en una mayor productividad de sus empleados, por otro lado.


El mercado educativo...
Aunque las predicciones que llevan a cabo las empresas consultoras y analistas no siempre se acaban cumpliendo con exactitud, sobre todo en lo relativo a las cifras que se manejan, sí es cierto que estos informes dejan entrever hacia dónde se dirige el mercado, las inversiones de las empresas en los próximos años, así como las tendencias que van a dominar el mercado.

Quizá por la novedad del sector, las consultoras no han realizado, hasta la fecha, demasiados informes sobre este sector de negocio y, los pocos llevados a cabo, se centran en el mundo educativo, especialmente las universidades. Así, IDC considera que el número de colegios y universidades que ofrecerán este tipo de formación vía Web pasará a doblarse de 1999 a 2004, mientras que el número de alumnos que se inscribirán a este tipo de ofertas se incrementará en un 33 por ciento todos los años durante este período. Por eso, Stephen Webber, analista del programa del mercado educativo de la firma estadounidense, entiende que la tecnología “avanza y las necesidades cambian, por lo que los intereses de los estudiantes y centros educativos también han hecho evolucionar la formación, incluyendo e-learning, de una modalidad en el que sólo se intercambiaba correspondencia con una guía de estudio como base, a un modelo que incluye un gran número de equipos de alta tecnología, con soluciones que se sincronizan”. Por ello, y durante este período establecido por IDC, el mercado de e-learning supondrá un total de 750 millones de dólares teniendo en cuenta sólo a los fabricantes. Así, “el gasto en tecnología que permita la formación vía Web es sólo una parte de la inversión financiera que las escuelas están elaborando”, considera Webber. “Inversiones relacionadas en productos y servicios que soporten e-learning, como el hardware o las comunicaciones, harán que el volumen total del mercado ascienda hasta los 3.000 millones de dólares.


... y el empresarial
Y estos datos hacen referencia sólo al mercado educativo. Si miramos, por ejemplo, a las posibilidades que e-learning ofrece en el campo de la formación en las corporaciones, los datos que arroja esta misma consultora son aún más grandes. Por eso, IDC no duda al señalar que el futuro de la formación on-line en el mundo empresarial es “extremadamente brillante”. No es de extrañar, puesto que a nivel mundial, este negocio supondrá un mercado de 23.000 millones de dólares en 2004. Si tenemos en cuenta que en 1999, e-learning acaparó “sólo” 2.000 millones de la misma divisa, el crecimiento es espectacular. Al poderse resolver problemas como el contenido o la ubicación de dicha formación, los fabricantes de este tipo de tecnología están dando en el clavo, según IDC, a la hora de que las empresas se decidan a adoptar este tipo de herramientas educativas. Asimismo, “el incremento del uso de Internet, que cada vez es más rápido, el poseer conexiones más fiables y la reducción de los costes de las telecomunicaciones están ayudando al crecimiento del mercado”, en opinión de Cushing Anderson, director del programa de investigación de e-learning en las corporaciones. Sin embargo, y pese al potencial crecimiento de este mercado a nivel mundial, la consultora advierte a los fabricantes que es necesario especializar sus metodologías a cada región determinada. “Las importantes diferencias regionales también existen en términos de oportunidad de negocio, tendencias de mercado e inhibidores, competencia y como demanda de contenido variado”, alerta Anderson.

En cuanto a esas regiones, IDC señala que Norte América representa la mayor oportunidad, ya que supondrá las dos terceras partes de los ingresos que se produzcan en 2004. Pese a ello, Europa occidental será el mercado que experimente el crecimien

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información