| Artículos | 15 ABR 2000

El precio de la supervivencia

Tags: Histórico
¿Cuánto puede pagar nuestro cliente por mantener su empresa funcionando? Puede parecer algo apocalíptico, pero tiene mucha dosis de realidad. Según estudios y análisis de mercado, cuando una empresa sufre una pérdida total de su bien más preciado, la información, desaparece en el 85 por ciento de los casos.
Parece, por lo tanto, que una pequeña inversión en asegurar dicho activo, insistimos que el principal de la empresa, no parece algo descabellado.
Sirva esta pequeña reflexión para retomar el tema de la tan traída y llevada PYME. Parece que la adopción del Euro y la adaptación al año 2000 trajeron consigo inversiones importantes en Tecnologías de la Información (TI), aunque seguro que menos de las que todos esperábamos.
Hemos reflexionado muchas veces, desde esta tribuna, sobre la importancia que el canal de distribución, y en concreto el dealer de informática, tiene como asesor de esta tipología de empresas. Sabemos que a veces es como predicar en el desierto, ya que la mayoría de los empresarios españoles son poco dados a invertir en algo si no es imprescindible, o más bien si no se dan perfecta cuenta de esa imprescindibilidad, aunque esto ocurra en muchas ocasiones después de que el “desastre” ha tomado carta de naturaleza y es toda una realidad en sus vidas, y en las de su empresa.
En este número de Dealer World 15 hemos querido hacer un profundo repaso a la oferta disponible de sistemas de almacenamiento en cinta. Le hemos dado el bélico título de “El último baluarte de la información”, pero insistimos por activa y por pasiva que el mayor valor de una empresa reside en su información.
Como decimos en el tema de portada, es posible que cueste convencer al cliente, y es posible que cualquier tipo de inversión haya que ganarla, siguiendo con el simil, a sangre y fuego. Pero también es cierto que, cuando ocurra la tragedia, que antes o después ocurre, la gratitud del cliente será infinita, y habremos conseguido su fidelidad para toda la vida.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios