| Artículos | 15 SEP 2007

El mundo con nuevas vistas

Tags: Histórico
Monitores de 19 pulgadas
Alfonso Casas.
Por su tamaño, área de visualización y características, siempre han ofrecido la resolución más apropiada para los puestos de trabajo, muy especialmente para los entornos de oficina, a lo que ahora se les une una espectacular bajada de precios.

La decisión de realizar una comparativa de monitores de este tamaño y formato viene respaldada por tratarse de los modelos que actualmente mayor demanda tienen en el mercado. La incorporación a los catálogos de formatos panorámicos y tamaños un tanto específicos, como son los de 20,1 ó 22 pulgadas, ha propiciado que el precio de los modelos de 19 pulgadas haya caído de forma espectacular y se posicionen como la opción más a tener en cuenta por los usuarios, tanto profesionales como particulares.
Dentro de las ocho pantallas evaluadas en esta comparativa es posible apreciar diferentes generaciones de modelos. Tan sólo uno presenta un formato panorámico, lo que le permite ofrecer una resolución ligeramente superior al resto (1.440 x 900 puntos por pulgada) para aprovechar el mayor área de la pantalla. El resto cuentan con un formato de 4:3 y en líneas generales son muy válidos para trabajar en entornos de oficina, o bien, para visualizar contenidos multimedia o juegos que requieren de una gran tasa de refresco de pantalla.
La inclusión de varias entradas de vídeo es interesante, y todos los aquí evaluados disponen de la entrada digital DVI-D y de la analógica D-Sub, conocida comúnmente como la clásica VGA. Además, alguno que otro se atrevió a ofrecer la novedosa HDMI, conexión ya estandarizada entre las nuevas tarjetas gráficas que comercializan los fabricantes AMD y nVidia. Está claro que está más orientada al ocio, puesto que donde realmente se le saca partido es en la reproducción de contenidos de vídeo de alta definición. De hecho, la mayoría de las tarjetas gráficas de la familia HD2000 de AMD incluye la gestión del audio integrado en placa, con lo que libera a la CPU del sistema de una carga de trabajo extra. Con el tiempo, cuando los formatos de vídeo Blu-ray y HD DVD formen parte de las configuraciones de los equipos, la conexión HDMI tendrá mayor peso en la elección de un monitor. Hasta entonces, es un factor a tener en cuenta si se desea contar con un monitor compatible con los nuevos sistemas.
En este sentido, la mayoría de las pantallas evaluadas soportan HDCP (High Bandwidth Digital Content Protection) para la protección de contenidos digitales de gran ancho de banda, una especificación desarrollada para controlar el contenido de audio y vídeo que se transmite mediante las conexiones DVI o HDMI. La especificación y sus implementaciones deben ser licenciadas para la gestión de los derechos digitales DRM.
Además de lo comentado, conviene tener en cuenta la utilización que se le va a dar al monitor. Algunos de los comparados presentan una configuración multimedia superior, con un hub de conectores USB, altavoces integrados en la pantalla, así como salida de auriculares para su utilización con aplicaciones de mensajería instantánea, entre otras. A pesar de que la calidad del audio suele ser muy básica, en ocasiones es suficiente y permite prescindir de unos altavoces adicionales que ocupen mayor espacio en el área de trabajo.
Cabe destacar la incorporación de nuevas opciones a las pantallas, como es el caso del modelo Asus PG191, al que se le ha dotado de una cámara integrada en su frontal de baja resolución, válida para llevar a cabo videoconferencia con otros usuarios. Es una función que hace años ofrecieron algunos monitores, incluso modelos de tubo CRT, pero que no tuvo mucho éxito. Actualmente, puede que para determinados sectores tenga una mayor repercusión.
El apartado de la ergonomía también tiene un gran peso. En líneas generales, casi todos los fabricantes se han esforzado en los últimos años por ofrecer pantallas que se ajusten en mayor medida a las necesidades del usuario. No sólo en cuanto al tipo de contenido visualizado, algo que casi todas consiguen ofrecer mediante los botones OSD de acceso directo a la preselección de modos de visualización, sino también en los aspectos relacionados con la posición de la pantalla. Los ángulos de visualización se han optimizado en casi todas, pero la capacidad de regulación y la versatilidad para orientar y mover la pantalla en la dirección deseada es algo que deja mucho que desear. Por este motivo hemos valorado estos factores y puntuado muy positivamente a las que facilitan su adaptación al puesto de trabajo sin tener que aplicar un esfuerzo extra. Hay que tener en cuenta que en determinados puestos de trabajo, el empleado, por el tipo de trabajo que desempeña, requiere de varios monitores colocados en paralelo. Una mala regulación o inclinación provocará una mala postura del usuario, lo que repercute en su salud.
Las pantallas TFT han supuesto un gran avance en cuanto a manejo de niveles de brillo y contraste que puedan afectar a la visión del usuario frente a los monitores tradicionales CRT, sin embargo, es necesario que ofrezcan unos niveles apropiados con la temperatura de color que deben ofrecer.


Asus PG191
Dispone de todos los complementos necesarios para no echar en falta ningún apartado, ya sea de conectividad, de audio, o de comunicaciones.

El subwoofer y los altavoces forman parte del brazo de unión entre la pantalla y la base, algo que resulta apropiado para que los sonidos no interfieran en la visualización de las imágenes. Las conexiones de vídeo y alimentación se encuentran ubicadas en la parte posterior de la pantalla, mientras que el hub de puertos USB y las conexiones de micrófono y cascos están en el lateral izquierdo de la TFT. Junto a estos, un botón SRS TruSurround XT permite habilitar un sonido envolvente virtual creado a partir de los dos altavoces o la salida de auriculares para cualquier contenido multimedia.
El toque final en cuanto a accesorios lo pone la cámara de 1,3 megapíxeles integrada en la parte superior del marco de la pantalla. Se trata de una herramienta más de comunicación muy útil, aunque se echa en falta un micrófono también integrado que elimine la necesidad de utilizar uno externo mediante el conector presentado para tal fin. De esta forma quedarían cubiertas todo tipo de necesidades.
El menú OSD se maneja mediante seis pulsadores sensibles al tacto, con acceso directo a seis modos de temperatura de color predefinidos para las diferentes actividades que se realicen. Los pulsadores no responden todo lo bien que desearíamos, un aspecto que en el peor de los casos puede ser ocasional del modelo analizado. Una vez en la configuración, se observa cómo algunas de las temperaturas prefijadas no parecen estar lo suficientemente ajustadas a la realidad, como es el caso del modo escenario o noche, con los que llegamos a apreciar que los parámetros fijados no son los más adecuados, ya que no van en función del tipo de aplicación con la que se trabaje, y existe una gran diferencia entre visualizar un documento o reproducir un título DVD. Por su parte, durante el proceso de encendido y apagado del mismo el monitor reproduce una melodía. Destacar que también dispone de 5 modos de preselección de audio.
El asus PG191 tiene un buen acabado, con una buena integración de elementos funcionales, como la webcam, los puertos USB, así como los altavoces con el subwoofer, los cual
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios