| Artículos | 01 JUL 2000

El futuro de las estrategias empresariales

Tags: Histórico
IDC presenta un informe patrocinado por Oracle y Bull sobre el modelo de aplicaciones corporativas de comercio empresarial
Fernando Muñoz.
El pasado día 16 de junio, Bull y Oracle presentaron en el Casino de Madrid el estudio realizado por IDC sobre aplicaciones de empresas, y cuyos objetivos fundamentales fueron evaluar y medir el grado de concienciación en el ámbito corporativo y las estrategias de las grandes cuentas europeas, respecto de las aplicaciones ERP, gestión de las relaciones con clientes, inteligencia empresarial, automatización de la cadena de suministro e Internet; permitir comprender el impacto de las nuevas aplicaciones de empresa sobre las aplicaciones EPR, las infraestructuras y el rendimiento de la empresa; identificar las cuestiones clave en la implementación de proyectos de extensión e-enterprise, e indicar las tecnologías desplegadas en proyectos de extensión e-enterprise y las prioridades de inversión.
El estudio se basó en más de 1.000 entrevistas realizadas a directores de empresa y de tecnologías de la información de Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y España.
Las empresas y organizaciones han entrado en una nueva fase de sus inversiones en Tecnología de la Información, jugando en las mismas un papel muy importante los proyectos de aplicaciones de empresa, tales como la gestión de las relaciones con clientes (CRM) y negocio electrónico. Para optimizarse, las empresas necesitan cuidar y prestar atención al cliente así como establecer una relación estrecha con él, optimizar el flujo de mercancías, servicios y recursos financieros y monitorizar los resultados de los cambios en los procesos, en las decisiones sobre política y en las condiciones del mercado.
Los resultados nos revelan que en los próximos dos años las empresas utilizarán tres veces más CRM, el doble de empresas utilizarán inteligencia empresarial y se triplicará el número de empresas que utilizarán la gestión de la cadena de suministro.
Las inversiones están evolucionando desde aplicaciones que facilitan la función empresarial hacia aquellas que facilitan procesos empresariales que abarcan organizaciones enteras. Para el futuro, las empresas se están comprometiendo con la integración de tecnologías Web, que les permitirá mantener relaciones interactivas tanto con clientes como con proveedores.
Las aplicaciones informáticas son parte importante del negocio de una empresa. La próxima oleada en la evolución de las aplicaciones comerciales será crear aplicaciones que estén estrechamente alineadas con los procesos empresariales, y que permitan a la empresa mantenerse competitiva en era de Internet.
En este contexto, la dimensión cultural es un desafío importante para un programa de extensión de empresa. Las empresas consultadas nos ponen de manifiesto su resistencia a los cambios en los métodos de trabajo, en la cultura de la empresa y en la organización; además la implementación de un proyecto de extensión debe estar basado en argumentos sólidos de reducción de costes, aumento de la competitividad y crecimiento, y si bien las empresas consideran que los dos primeros argumentos constituyen una fuente de beneficios, no perciben que la búsqueda de crecimiento forme parte del problema de la extensión e-enterprise. "Las empresas no comprenden realmente que la extensión de las aplicaciones es una herramienta fundamental en su diferenciación estratégica frente a la competencia".
Según el estudio realizado, la dirección superior desempeña el papel fundamental durante la fase de comienzo de los programas. Los presidentes ejecutivos o CEO (54 por ciento de las empresas consultadas), directores de operaciones o COO (43 por ciento) y la junta de directores (23 por ciento) participan directamente en los programas. Sin embargo, son los directores de información o CIO los responsables de implementar la parte del programa correspondiente a sistemas de información.

Nuevas estrategias
La cada vez mayor presión competitiva existente entre las empresas hace que las estrategias existentes no sean suficientes para mejorar el rendimiento. Aquellas basadas en la mejora de la calidad de los productos, en la reducción de los costes y de los plazos de entregas, han alcanzado su límite y ya no ofrecen una ventaja sostenible, dando únicamente lugar a un igualamiento en el nivel de la oferta.
Con la llegada de las nuevas tecnologías de la información, las soluciones son posibles. Uno de los puntos cruciales para atender a este problema se centra en atender adecuadamente al cliente y establecer una estrecha relación con él. Las aplicaciones CRM de empresa aparecen para intentar resolver la paradoja que supone atender a las demandas del cliente (personalización y rapidez) y a las de la compañía (rentabilidad). Se trata de adaptar los productos y servicios, ofrecer el máximo nivel de servicio al cliente sobre una base comercialmente rentable, y actuar al mismo tiempo en mercados de masas. "Al aumentar la competencia, aumenta también el valor del cliente, y las compañías terminan por invertir dinero allí donde está el cliente", de esta forma, intentan ayudar a los clientes a adoptar decisiones de compra bien informadas, a utilizar de forma óptima el tiempo del cliente en el proceso de venta y, sobre todo, a ofrecer a los clientes un servicio que les convierta en clientes de por vida.
Según IDC, el mercado europeo de sistemas CRM se ha duplicado en tamaño, pasando de 241 millones en 1997 a 512 millones en 1999, y la tendencia es que se cuadriplicará en los próximos cuatro años, pasando de los 2.100 millones en 2003. Dentro de tres años se habrá triplicado el número de empresas que utilizarán CRM. Mientras que un 19 por ciento de las empresas tienen programas en fase operativa o de producción, un 32 por ciento de ellas se encuentran en fase de planificación, si bien un 49 por ciento de las empresas europeas, hasta el momento, no se sienten afectadas por CRM.
Respecto a los sectores, todos ellos están afectados, compañías de seguros, bancos, servicios y un largo etcétera.

Paso de la automatización a la optimatización del negocio
Aunque las herramientas de soporte de decisiones autónomas han ofrecido cierto grado de soporte, es la integración consistente de estas herramientas con sistemas de nivel de empresa para ser utilizadas por cualquier responsable de decisiones, lo que permitirá extraer valor de la información residente en las bases de datos de producción.
Según las previsiones de IDC, el mercado europeo de herramientas de soporte de decisiones y acceso a la información para empresas ha aumentado en tamaño de 1.900 millones en 1997 a 2.500 millones en 1999. Los resultados del estudio señalan que casi la mitad de las empresas europeas se encuentran en la fase de inversión de un programa de inteligencia comercial; un 18 por ciento de las empresas tienen programas en una fase operacional, mientras que un 23 por ciento de las empresas se encuentran en fase de planificación. Sin embargo, un 59 por ciento de las mismas revelan que de momento no les preocupa el tema de la inteligencia comercial.
Por países, el 25 por ciento de las empresas de Reino Unido han invertido en programas operacionales, en comparación con un 19 por ciento en Francia, 13 por ciento en Italia y 10 por ciento en Alemania y España. Éste aparece como el país que mayor proporción de empresas tiene en una fase de planificación, con el 25 por ciento, seguida de Italia, Francia, Reino Unido y Alemania con un 20,
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios