| Artículos | 15 JUN 2006

El blanco y negro sigue siendo una apuesta rentable

Tags: Histórico
Impresoras láser monocromo para entornos SoHo
Silvia Hernández.
La tecnología láser en la impresión es, desde hace unos años, la clara apuesta de los mercados empresariales en detrimento de las “tradicionales” impresoras de inyección de tinta, que han visto reducidos sus dominios a los usuarios domésticos. En esta evolución han influido diferentes factores pero, ante todo, el punto de inflexión hacia el láser ha sido el descenso en los precios de estos equipos, a lo que hay que sumar el coste más reducido de los consumibles en la tecnología láser que en la de inyección de tinta. Aún así, las impresoras láser monocromo están viendo como dos “enemigos” les arrebatan parte del terreno ganado: las impresoras láser color y los equipos multifunción.

El primer trimestre de 2006 finalizó con unas ventas de 65.700 impresoras láser monocromo, de acuerdo con la consultora GFK, frente a las 29.300 láser color comercializadas en el mismo período. Es evidente que el blanco y negro mantiene un liderazgo significativo en el mercado empresarial, tanto de grandes como de pequeñas y medianas empresas, a pesar de que es innegable que el color se está convirtiendo en un duro rival y que los equipos multifunción son ya una opción muy aceptada. “El mercado láser monocromo ha mantenido un crecimiento sostenido durante los últimos años, tendencia que ha continuado en 2005, cuando se ha conseguido un aumento en las ventas del 28 por ciento”, explica Ramón Gorriz, jefe de producto monocromo de Oki Printing Solutions.
Buena parte la “culpa” de este crecimiento la tiene el hecho de que los precios se han ido adecuando a las demandas de mercado y cada vez más usuarios se plantean el acceder a la tecnología láser en lugar de a la de inyección de tinta. “Este crecimiento de las impresoras láser monocromo en los últimos años se ha debido, fundamentalmente, al desarrollo de los equipos de uso personal y de bajo coste de compra”, asegura José Ignacio Martínez Pagán, responsable de negocio de impresoras en la división Office de Xerox. De la misma opinión es Carlos Cermeño, director nacional de ventas de Brother Iberia, quien afirma que “la tendencia a la desaparición de las impresoras color de inyección de tinta ha supuesto que el láser monocromo mantenga sus cuotas de mercado. De este modo, la impresión monocromática se ha convertido en la solución ideal para aquellos que desean un buen rendimiento y costes de impresión más reducidos”.

Monocromo vs color
Tal y como hemos mencionado, pese a la evidente buena salud del mercado de impresión láser monocromo, el color gana terreno a pasos agigantados debido, según destaca Álvaro Serrano, director de canal de Konica Minolta, principalmente al descenso en el precio de estos equipos y a que es un mercado maduro que el usuario ya acepta y entiende. “A corto/medio plazo la tecnología láser color comenzará a sustituir instalaciones en las que sólo hay monocromo. La principal reticencia existente para dar el salto al láser color era el precio, pero es algo que ya está totalmente superado. Eso significa que el único peldaño que nos queda por subir es el coste derivado del uso de la máquina. En este apartado también se han reducido sustancialmente los precios, aunque todavía queda mucho camino por recorrer”.
También Álex Mateo, jefe de producto de impresoras láser en Epson, remarca las expectativas de la tecnología láser color que “está viviendo una evolución parecida a la que experimentó la inyección de tinta hace unos años. La paulatina implantación del color en sustitución del monocromo es una tendencia que se está consolidando en los entornos de oficina”.
Por su parte, Laura Roda Brosa, responsable de producto de impresoras láser en Olivetti, apunta que estamos asistiendo a una evolución al color porque las preferencias de los usuarios están cambiando y “todos los que vendemos impresoras estamos influyendo en esta tendencia, puesto que ofrecemos un catálogo de productos que imprimen tanto en monocromo como en color gracias a precios considerablemente inferiores”. Aún así, esta directiva hace hincapié en que siempre habrá un hueco para las impresoras monocromo, ya que siempre habrá segmentos de usuarios que no necesiten imprimir en color. En este sentido, Paula Pereira, responsable de impresoras láser monocromo en HP, incide en el hecho de que de cada diez impresoras vendidas, incluyendo todas las tecnologías, ocho son monocromo.
Carlos Cermeño, de Brother, destaca el hecho de que el mercado de impresoras láser se divide en un 70 por ciento de equipos monocromo y un 30 por ciento de color. “En esta distribución se debe analizar, en primer lugar, el tipo de usuario al que se destina cada tecnología y, en segundo lugar, los costes derivados del uso en cada una de ellas. Si tenemos en cuenta las características propias de cada una de las tecnologías, todo parece indicar que, de momento, la convivencia entre el láser monocromo y el láser color está asegurada”. De hecho, según subraya José Luis Domínguez, director de marketing y canal de Lexmark, “el segmento láser monocromo ha crecido en torno a un 50 por ciento más que el segmento láser color en el primer trimestre de 2006”
Ante estas opiniones, parece que ambas tecnologías continuarán compartiendo espacio en el mercado y en catálogo de prácticamente todos los fabricantes. “Es normal que los equipos color tengan un mayor crecimiento en ventas y que las cifras se igualen”, señala José Ramón Sanz, jefe de producto de impresoras de Kyocera Mita España.

Más funcionalidades
“El hecho de que tanto el mercado de equipos multifunción láser monocromo como láser color hayan experimentado crecimientos de dos dígitos en el último año demuestra que se trata de tecnologías de pueden convivir en el mismo entorno, dado que tienen aplicaciones diferentes y van dirigidas a distintos tipos de usuarios”, explica Ramón Gorriz, de Oki. Ante esto, aunque el color parece ser uno de los “enemigos naturales” de las impresoras láser monocromo, no podemos olvidarnos de los equipos multifunción que, además de imprimir, escanean, copian o envían faxes y correos electrónicos. Así, dejando a un lado la competencia entre el blanco y negro y los equipos en color, en lo que todos nuestros interlocutores están de acuerdo es en la clara evolución hacia los equipos multifunción. “Varios factores pueden explicar el desarrollo de los equipos multifunción, aunque el fundamental es la caída de precios en el último año. A los fabricantes nos favorece este cambio de impresoras de tinta por equipos multifunción porque entran en el mercado aparatos con un precio medio superior que pueden detener la caída de la facturación”, comenta José Ignacio Martínez Pagán, de Xerox.
Por supuesto, la principal ventaja de los equipos multifunción es, según explica Laura Roda, de Olivetti, “la posibilidad de reducir el espacio que ocuparían periféricos individuales con estas funciones por separado. A ello hay que unir además que los precios son asequibles y que son susceptibles de servicios de valor añadido que tradicionalmente se han utilizado en el mundo de la r
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios