| Artículos | 01 ENE 1996

Discos duros de 1 GB

Tags: Histórico
Casi la configuración base

Los discos duros de 1 GB se están empezando a imponer como "el estándar que viene". Los fabricantes ya se han olvidado de los discos de 540 MB, y a los de 850 MB ya les queda poca vida. Los discos de 1 GB se perfilan como la configuración que más se venderá durante el año 1996.

Discos duros: un mercado cruento

Las batallas más sangrientas entre fabricantes, la política más agresiva y el mayor riesgo de enriquecerse o de arruinarse rápidamente, se pueden palpar en el negocio de los discos duros.

Los márgenes que se manejan son realmente ajustados, la competencia es escasa pero tremendamente agresiva, la tecnología necesaria para permanecer en el mercado implica grandes inversiones; pero lo peor de todo es que no se pueden hacer planes para el futuro. El mercado de los discos duros cambia muy rápidamente, se introducen nuevas tecnologías que dejan obsoletas a las anteriores, los precios bajan sin parar y las capacidades de los discos crecen exponencialmente.

Resulta muy peligroso comprar los equipos en grandes cantidades, ya que de un mes para el siguiente los precios habrán caído sensiblemente y nos veremos obligados a bajar nuestros precios hasta casi el coste de los equipos.

Por este motivo muchos distribuidores se ven obligados a tener un stock reducido, exponiéndose a romperlo, perdiendo en muchos casos una venta segura. De hecho, no hemos conseguido ningún disco de Samsung, Maxtor, ni de Hitachi, porque los mayoristas no disponían de ninguna unidad en stock. En el caso de Samsung, no se recibirá ninguna hasta finales de Febrero. Tampoco hemos podido probar ningún disco de Quantum, ya que todo el stock de Computer 2000 y de ARIS Technology estaba comprometido, y no disponían de ninguna unidad para pruebas (nos hubiera gustado incluir un Quantum en la comparativa).

Da miedo aventurar la cantidad de estándares que se están preparando: E-IDE, E-IDE-95, IDE bus mastering, Fast ATA, ATA-2, ATA-3, ATA-4, ATAPI cinta, ATAPI CD-ROM 1.2, SCSI-2, Wide SCSI-2, Fast SCSI, SCSI-3, Wide SCSI-3, Ultra SCSI, Wide Ultra SCSI, Fast 20, SCSI de doble velocidad, etc. Toda esta tecnología va a ir apareciendo en los próximos 12 meses y, como ha ocurrido hasta ahora, el nuevo estándar duplicará las prestaciones del antiguo.

Debido a toda esta incertidumbre en cuanto al futuro, en cuanto a la disponibilidad y los problemas de stock, nos ha resultado muy difícil sonsacar a los mayoristas de estos discos los precios de venta al distribuidor. Lo hemos conseguido al final, pero hemos tenido que dar nuestra promesa de aclarar que se trata de precios aproximados y que pueden cambiar en cualquier momento, debido a las variaciones que impone el mercado.

Muy grande, y que además ande.

Tradicionalmente el disco duro tenía la única función de almacenar. Por eso, cuanto más grande, mejor. Un tamaño respetable, que resulta adecuado para el trabajo y para el ocio es el de 1 GB. Los discos que hemos analizado en esta comparativa tienen todos una capacidad de 1 GB, pero además son los más rápidos y, tecnológicamente, más avanzados del mercado.

Hoy en día, el tamaño no lo es todo, los sistemas operativos (especialmente Windows 95) utilizan el disco duro para paginar la memoria virtual y resulta determinante la velocidad del disco. Muchas aplicaciones multimedia relacionadas con la imagen y con el sonido, son críticas en cuanto a la transferencia de datos. En muchas emisoras de radio se empiezan a utilizar para grabar las emisiones en disco duro y así poder reproducirlas en diferido con el máximo control y precisión. Pero para poder ofrecer un buen servicio será necesario que la transferencia sea constante y suficientemente elevada como para que no se aprecien saltos ni pérdida de calidad.

Las aplicaciones más comunes e incluso los juegos que usamos diariamente, utilizan animaciones, presentación de imágenes con colores de 24 bits y sonido de alta calidad. Estas aplicaciones tan "normalitas" requieren una velocidad de transferencia muy elevada para poder ofrecer resultados satisfactorios. Para pasar una imagen de 6 MB de disco a memoria en un par de segundos, será necesario que la cabeza de lectura del disco se posicione en la cabecera del fichero y que lo transfiera completamente en una fracción del tiempo.

Si nos paramos a pensar qué factor tenemos que tener presente a la hora de elegir el disco que más nos convenga, tendremos que fijarnos principalmente en en la "velocidad de transferencia" entre la controladora y el disco y en el tiempo de acceso.

Velocidad de transferencia.

Tradicionalmente los usuarios "entendidos" que acudían a las tiendas en busca de un buen disco duro sólo se interesaban por el tiempo de acceso. La verdad es que el tiempo de acceso es un factor importante, sobre todo en aplicaciones de bases de datos donde una búsqueda en un árbol binario requiere múltiples accesos al disco en distintas posiciones. Pero como el tipo de aplicaciones que se utilizan actualmente requieren mayor transferencia de información, el tiempo de acceso se queda en un segundo plano y empiezan a tomar mayor importancia los interfaces, los modos de entrada/salida, la memoria caché del disco y las revoluciones de los platos.

La publicidad de los fabricantes de discos ofrecen siempre la cara más optimista de los discos. Si un disco cumple con en estándar PIO modo 4, se apresuran a anunciar velocidades de 16,7 MB/s, aunque en la realidad jamás se consigan. Lo mismo ocurre con los 20MB/s que teóricamente ofrecen los discos Fast Wide SCSI-2.

Para conseguir una buena velocidad de transferencia, se requerirá un tamaño respetable de memoria caché y una elevada velocidad de rotación de los platos del disco.

La velocidad de transferencia es lo que los nuevos usuarios van a exigir a partir de ahora. Sólo permitirán montar en sus equipos los nuevos discos con PIO Modo 4, Fast ATA-2, Fast Wide SCSI ó SCSI-3.

La velocidad de transferencia puede medirse de dos maneras distintas: en modo ráfaga y en modo de transferencia sostenida.

nsferencia en modo ráfaga o transferencia externa, resulta de la medición de la velocidad al leer la información que se encuentra en el buffer del disco. El tiempo de transferencia en modo ráfaga en los discos EIDE oscila entre 11,1 y 16,7 MB por segundo, mientras que los discos SCSI-2 amplían el rango a 10 y 20 MB por segundo.

La transferencia sostenida o transferencia interna, refleja la velocidad cuando no se está utilizando el buffer del disco, es decir, cuando realizamos una transferencia de una imagen a todo color, con un tamaño realmente grande. La transferencia sostenida depende directamente de la velocidad de rotación del disco, que oscila entre 5.400 y 7.200 revoluciones por minuto (rpm).

Tiempo medio de posicionamiento.

Es el tiempo medio que tardan las cabezas de lectura del disco en posicionarse en la pista solicitada. Paradógicamente, los tiempos medios de posicionamiento tienden a disminuir conforme aumenta el tamaño del disco. Los tiempos medios de los discos que hemos probado en esta comparativa oscilan entre 5 y 10 microsegundos (ms)

Tiempo medio de latencia.

Indica el tiempo que tarda el disco en hacer girar los platos hasta que el sector seleccionado se encuentre debajo de la cabeza de lectura. Este tiempo está directamente relacionado con las revoluciones del disco.Los tiempos medios de latencia oscilan entre 4,2 y 5,6 ms.

Tiempo medio de acceso.

Es el tiempo resultante de sumar el tiempo de posicionamiento y el tiempo de latencia. Los tiempos típicos de acceso oscilan entre 8 y 11 ms.

Cache interna.

Todos los discos de 1GB incorporan una pequeña memoria caché de 256 KB ó 512 KB que permite conseguir una velocidad de 16,6 MB por segundo de tiempo de transferencia, siempre que los datos solicitados se enc<

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios