| Artículos | 15 NOV 2004

¿Cuál es el impacto del retraso de Longhorn?

Tags: Histórico
El lanzamiento al mercado de Longhorn se ha retrasado pero, ¿cuál es su impacto?
Amaia Monroy.
Microsoft proporciona cerca de un tercio de todo el software europeo y su dominio en el área de software para plataformas cliente, en particular, le proporciona su beneficio masivo en las divisiones del sistema operativo Windows y de Information Worker (Office), así como una enorme influencia en el mercado.

Ahora que muchos de sus mercados están saturados, está obteniendo dinero de las actualizaciones de sus productos, que son críticas en el área empresarial. En el sector de consumo, una versión mejorada de Windows daría un importante impulso a las ventas de PC y proporcionaría nuevos ingresos a Microsoft. Sin embargo, los analistas indican que solamente el 20 por ciento de los ordenadores personales empresariales han migrado a XP, aproximadamente el 30 por ciento de las nuevas ventas de servidores son Windows 2000 en vez de Windows Server 2003, y el 20 por ciento de los servidores todavía corren sobre NT4.
Así, muchas empresas que tienen incluida la mejora de sus sistemas en sus actuales acuerdos de actualización del software, no consiguen hacerlo, puesto que hay costes de migración incluso si ya se ha pagado la licencia de plataforma. A esto hay que añadir que la disminución en las ventas de ordenadores personales también representará una amenaza para los ingresos por actualización a lo largo del próximo año 2005, como ya indicó la empresa el pasado mes de septiembre de 2004.
En este sentido, Microsoft ha puesto mucho peso en su proyecto Longhorn, que producirá la nueva versión de Windows, con el fin de reavivar su mercado. La compañía desea presentar una nueva versión con nuevas características y funcionalidades para capturar la imaginación de la gente y fomentar la demada de las nuevas versiones, creando un nuevo apogeo en el mercado.

Nuevas posibilidades
Una fuente de la compañía prometió en un evento para analistas de la industria celebrado hace 18 meses, que esta nueva versión sería el mayor lanzamiento desde que apareciera en escena Windows 95. Pero las dificultades de las características que incluye ha provocado su retraso, a lo que hay que añadir que Longhorn no incluye lo que se esperaba hace justo un año. ¿Qué es lo que ha cambiado en este plazo de tiempos? Se esperaba que Longhorn tuviera cuatro características principales:

- Más desarrollo de la base de servicios operativos, ´fundamentales´, como se refiere a ellos Microsoft.
- Unificación del navegador, fat-client y modelos de representación en 2D y 3D mediante una nueva interfaz de usuario, cuyo nombre en código es Avalon.
- La unificación de la estructura (por ejemplo, tablas RDBMS), no esctructurados (por ejemplo, documentos de Microsoft Word) y semiestructurados (como es el caso de XML), almacenamiento de datos a través de una capa de acceso a nuevos datos, con el nombre en código de WinFS.
- La unificación de los servicios Web, comunicación peer-to-peer (como puede ser la mensajería instantánea) y la comunicación colaborativa (como es el correo electrónico) a través de una nueva capa de middleware, con el nombre en código de Indigo.

Baile de fechas
La fecha para el lanzamiento de la versión beta del nuevo sistema estaba prevista para este año 2004, lo que implicaba que en 2005 estaría listo para su fase de producción. A pesar de las fechas previstas, la compañía ha anunciado que la beta estará disponible durante el próximo año 2005 y que se lanzará en 2006, pero el servidor no estará listo hasta el año 2007.
Para asegurarse de que las fechas estipuladas se cumplen, WinFS, su componente clave, no será incluido en el primer lanzamiento, sino que se incluirá después. Pero, según los analistas, esto era la clave de las nuevas capacidades de Longhorn, tales como mayor naturalidad en el manejo de objetos complejos, como es el caso de las fotografías digitales, y mejores y más intuitivas facilidades de búsqueda. Así que ello reducirá el impacto de Longhorn en el sector de consumo a la hora de introducir mejoras en sus sistemas, pero también tendrá efectos importantes en los planes del área de negocio, como en el nuevo Microsoft Business Frame­work y en la suite de aplicaciones de negocio “Pro­yecto Ve­r­deand”, que estará basado en Longhorn.
Por otro lado, Microsoft asegura que tanto Avalon como Indigo estarán disponibles para Windows XP y Windows Server 2003 como actualizaciones de paquetes de servicios. Pero, ¿qué se persigue con esto? Irónicamente, estos cambios deberían ayudar al negocio de Microsoft en un breve período de tiempo. Muchos clientes em­­presariales se han mantenido escépticos sobre si deberían volver a firmar o no sus acuerdos de Software Assu­rance, que generalmente suelen tener una duración de uno o dos años, puesto que no están convencidos de que actualizaciones que merezcan la pena vayan a tener lugar durante el tiempo en que el contrato firmado tenga vigencia.
En este sentido, los cambios incorporados a Avalon e Indigo deberían permitir a la compañía ganarse la confianza de estos clientes. Ello posiciona mejor a Windows XP y Windows Server 2003 como plataformas evolutivas, conduciendo hacia las actualizaciones, mientras al mismo tiempo atrae plataformas compatibles con Longhorn, otro factor que motiva las actualizaciones. Esto acabaría con las dudas del mercado de capitales, muy preocupado por las implicaciones que podría acarrear la falta de entusiasmo en las Aseguraciones de Software. Pero a largo plazo, Microsoft todavía deberá poner a prueba sus buenas dotes de marketing para limitar el impacto que la ausencia de WinFS y, más especialmente, para explicar el valor de Longhorn sobre Windows Server 2003 y Windows XP.
Los analistas esperan una gestión completa, particularmente en DSI (Dynamic Systems Initiative), y seguridad, fundamentalmente en NGSCB (Next Generation Secure Computing Base), para figurar prominentemente aquí.
El mayor reto lo tiene Microsoft para luchar contra la amenaza que el sistema operativo Linux representa. En el sector de consumo y pequeñas empresas, la ausencia de un gran lanzamiento que rivalice con Windows 95 concierne más problemas. Por tanto, los analistas se mantienen convencidos de que, sobre todo, el crecimiento orgánico de Micosoft en los próximos años no afectará significativamente al crecimiento económico. Quizásserá en esa línea en la que deberemos entender el reciente comunicado de John Connors, CFO de IBM, en el que decía que la compañía se iba a embarcar en importantes adquisiciones (de aproximadamente 1.000 millones de dólares) en el futuro, para seguir adelante.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información