| Artículos | 15 JUN 2001

Computex Taipei 2001 acoge los avances de la industria de procesadores

Tags: Histórico
Itanium, chips para portátiles y arquitectura de 0,13 micras centran los desarrollos
Arantxa Herranz.
Dispositivos inalámbricos, chipsets para gráficos de alto rendimiento y el debut de la próxima generación de construcción de procesadores, han sido las principales tendencias que se han repartido el protagonismo en la feria Computex Taipei 2001, que se celebra anualmente en la capital de Taiwán. Pero, antes de que la muestra abriera sus puertas, los principales fabricantes de hardware pisaban el acelerador para dotar a los servidores de Itanium y AMD anunciaba sus Athlon para portátiles al tiempo que llegaba a un acuerdo con Transmeta para el desarrollo futuro de procesadores.

Intel, Via y AMD, los principales fabricantes de procesadores, se reservaron varias e importantes novedades para darlas a conocer en Computex Taipei 2001, la feria que se celebra durante cinco días en el Taipei World Trade Center. Pero, además de estas compañías, otros fabricantes, especialmente de la industria de tarjetas gráficas, como nVidia, compañías de PDA y otros dispositivos de conexión Bluetooth, también han dado a conocer varias novedades.
En cuanto a las principales novedades en materia de procesadores, cabe señalar que Via, el principal fabricante taiwanés que en 1999 compró la unidad de negocio Cyrix a National Semiconductor, ha introducido lo que ha denominado como la primera línea de procesadores para PC construidos bajo la tecnología de 0,13 micras. Esta novedad permite que los circuitos de los procesadores estén mejor empaquetados, lo que conlleva un mayor rendimiento y un menor tamaño. Así, y gracias a la colaboración de su socio Taiwan Semiconductors Manufacturing, Via Technologies ha conseguido adelantarse a los grandes fabricantes de procesadores en la lucha por ser el primero en construir chips con arquitectura de 0,13 micras. El nombre del procesador “ganador” es C3.
De esta forma, Via ha anunciado en la muestra la producción en volumen de los procesadores de 0,13 micras, conocidos hasta ahora como Ezra, al tiempo que comunicaba que la versión para portátiles también estará lista dentro de poco. Mientras, y también en Computex, Intel tan sólo ha demostrado cómo trabaja un portátil con el futuro Mobile Pentium 3, conocido como Tualatin, que también estará construido bajo arquitectura de 0,13 micras. De esta forma, Via ve cumplido el compromiso adquirido el pasado mes de diciembre de ser el primer fabricante en tener procesadores de 0,13 micras.
En cuanto a las prestaciones de estos chips, cabe señalar que saldrán al mercado con una velocidad inicial de 800 MHz y que serán empleados en varios dispositivos de Internet, como set-top-boxes. Además, estos C3 están diseñados para tener un bajo consumo y no generar mucho calor.
Mientras, y también en Computex Taipei 2001, AMD ha dado a conocer las últimas versiones de sus familias Athlon y Duron, cuyas máximas velocidades son de 1,4 GHz y 950 MHz, respectivamente. Esto conllevará que los Duron serán más rápidos que los Celeron de Intel, cuya máxima velocidad a día de hoy es de 850 MHz. Por su parte, Intel mostró el chipset 850E, el primero que permitirá a los fabricantes integrar capacidades de comunicación directamente en el chipset.

AMD y Transmeta, socios
Pero, dejando a un lado la feria, una de las principales noticias la han protagonizado AMD y Transmeta, quienes han sorprendido a propios y extraños al anunciar que trabajarán juntas en el desarrollo de dos tecnologías que, según ambas empresas, se espera que sean un estándar en los servidores del futuro. De esta forma, Transmeta ha otorgado su soporte al bus HyperTransport de AMD, ya que ambas empresas están convencidas de que este bus mejorará el bus PCI, así como a la arquitectura x86-64, que será la base de la familia de procesadores Hammer de 64 bits de AMD, cuyo lanzamiento está previsto para el próximo año.
HyperTransport es una interfaz que los procesadores, en las placa madre, emplearán para comunicarse con otros elementos que no están en la CPU a una velocidad de 12,8 Gbps, según las explicaciones aportadas por el vicepresidente y director tecnológico de Transmeta, David Diztel. Cabe señalar que, además, ya poseen licencia de uso compañías como Cisco, Sun Microsystems o Nvida, estando un total de 150 fabricantes involucrados en su desarrollo. “Queremos que los fabricantes de chipsets conozcan lo que nosotros creemos que es el bus correcto para darles soporte”, señalaba Diztel.
Además, el objetivo no es reemplazar PCI-X, la tecnología utilizada actualmente en los PC, según ha explicado Fred Weber, director tecnológico de AMD, y que fue desarrollada por IBM, HP y Compaq.
Mientras, el hecho de que Transmeta decida apoyar la arquitectura x86-64 de AMD deja entrever una respuesta de marketing de ambos fabricantes al lanzamiento de Itanium, el procesador de 64 bits de Intel. Sin embargo, Diztel asegura que esto es una verdad a medias. “Llevamos trabajando con AMD cerca de un año en el desarrollo de estas tecnologías”, declara, añadiendo que la belleza de la arquitectura de AMD es que es compatible con el actual software, mientras que la que propone Intel “hace necesario que los usuarios abandonen sus actuales aplicaciones y migren a una plataforma de 64 bits”.

Comienza la fiebre Itanium
Hablando de Itanium, el procesador de 64 bits de Intel y en el que ha colaborado Hewlett-Packard, está a punto de llegar al mercado después de siete años de trabajo y, con él, los principales fabricantes de hardware se preparan para tener a punto servidores dotados con este procesador. De igual modo, los desarrolladores de software también están dando a conocer su soporte a Itanium, que abre el camino de la informática de 64 bits en el binomio Wintel.
Cabe recordar que Itanium es el primer procesador de Intel, en el que ha colaborado HP, de 64 bits y que está destinado a servidores y estaciones de trabajo. El fabricante de chips espera que esta arquitectura de 64 bits empleada en Itanium le permita ganar cuota de mercado en el mercado de las medianas y grandes empresas, ya que actualmente este nicho está copado, mayoritariamente, por Sun Microsystems e IBM con sistemas que emplean procesadores RISC y sistema operativo Unix. HP, IBM y Compaq son algunos de los fabricantes de hardware que están mostrando su apoyo a Itanium con la incorporación de este procesador en sus servidores.

Qué supone Itanium
La puesta de largo de Itanium puede conllevar una nueva ola de competición en el mercado de servidores y estaciones de trabajo, lo que puede redundar en una bajada de precios y más opciones para los usuarios. Cabe señalar que el hecho de que Itanium esté construido bajo una arquitectura de 64 bits permitirá que se pueda sacar mayor rendimiento a aplicaciones empresariales como bases de datos o procesos de transacción electrónica vía Internet. Sin embargo, algunos analistas ya advierten que Itanium no causará ninguna revolución en el mercado de servidores, sobre todo porque las empresas suelen mostrarse cautas y no quieren arriesgarse adoptando nuevos desarrollos tecnológicos. Por eso, y debido también a las pocas aplicaciones compatibles con esta plataforma de 64 bits que actualmente existen, habrá que esperar hasta la segunda generación de procesadores de esta categoría, McKinley. Este procesador, que tendrá más prestaciones que su antecesor, empezará a ser probado a finales de este mismo año, por lo que la produc

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información