| Artículos | 15 MAR 1998

Buscadores: ¿cuál es la decisión correcta?

Tags: Histórico

Todos conocemos el famoso dicho “es más difícil que encontrar una aguja en un pajar” . Pues bien, esto no es nada comparado con los problemas que puede encontrar un navegante para acceder a la información que se encuentra en la Red . La solución parece clara: recurrir a un buscador . Pero ahí empiezan nuevamente los problemas del internauta, porque entre las posibilidades que ofrece Internet, es necesario saber cuál es el motor de búsqueda que más conviene en cada caso, si bien las preferencias personales pueden marcar la elección .

Para poder decidir sobre la que será nuestra mejor herramienta de trabajo, la que nos facilite el acceso a la información que precisamos, lo mejor es echar un vistazo a la comparativa de motores de búsqueda realizada por la revista Internet World . En dicha comparativa se valoraron las distintas posibilidades que se ofrecen en la Web, para lo cual se analizaron seis motores de búsqueda: AltaVista, Excite, HotBot, Infoseek, Lycos, y WebCrawler .

No se tuvieron en cuenta otros sistemas de búsqueda, tales como Yahoo o Magellan porque ninguno de ellos realiza búsquedas a lo largo y ancho de toda la Red . Se podría decir que son directorios de direcciones, grandes agendas de búsqueda con índices establecidos . Estos pueden actualizarse o reemplazarse, pero existen todavía algunas lagunas . Además, mientras que los motores de búsqueda tienen en cuenta toda la estructura de la página Web a la hora de localizar un término, los índices sólo prestan atención a la coincidencia del término con las palabras claves de cada página . Por último señalar, en detrimento de estos sistemas de búsqueda, que pese a que ofrecen la posibilidad de ampliar la búsqueda de la palabra clave a toda la Web, cuando ésta se lleva a cabo el elegido para ello es alguno de los seis motores de búsqueda analizados a continuación .

Antes de iniciar cualquier proceso de búsqueda, hay que tener en cuenta cómo se quiere llevar a cabo . Si el usuario prefiere avanzar por un mar de menús para llegar a una página que cumpla los requisitos establecidos, lo mejor es recurrir a alguno de los índices de búsqueda . Si, por el contrario, se prefiere introducir un término clave y que sea el propio buscador el que realice el trabajo duro, la elección está clara, hay que utilizar un motor de búsqueda .

Vistos los pros, hay que echar un vistazo a los contras . El principal problema que presentan los índices es que si el usuario busca información sobre un producto concreto, lo más seguro es que en su estructura sólo contenga información sobre las páginas oficiales que sobre ese elemento en concreto tiene la compañía propietaria del mismo . Ante esto, los motores de búsqueda se muestran más eficaces a la hora de realizar consultas multirrelacionales .

Entre arañas e índices

Las búsquedas en la Web se realizan utilizando a dos tipos de herramientas . Por una parte, la que los anglosajones denominan spider ( araña ) y, por otra, los índices .

Las herramientas spider ( denominadas en determinadas ocasiones bots, proveniente de robots ) recorren la estructura completa de la Web rebuscando en todas las páginas . Algunas pasan de una página a otra sin orden ni concierto mientras que otras establecen previamente el recorrido a seguir . La diferencia entre unas y otras se refleja en la concisión con que se presentan los resultados .

Una vez que la herramienta se encuentra en una página Web realiza su búsqueda y genera una indexación de las mismas con el fin de acelerar los procesos de búsqueda sobre ese mismo tema .

La otra posibilidad son los índices . En este caso se trata de una lista de páginas que tienen como nexo común un término para su precisa localización ( entre estos términos nunca se encuentran palabras tales como “el”, “y”, o “pero” ) . En el momento en que el usuario decide cuál es el término que quiere buscar, el índice le va mostrando la lista de páginas relacionadas con él .

Al igual que las herramientas spider, los índices también tienen organizaciones internas diferentes . Algunos de ellos tienen en cuenta la totalidad de contenidos de la página Web en cuestión, mientras que otros sólo toman en consideración la página principal, existiendo un tercer grupo que se estructura por términos clave .

La interfaz de presentación: ¿ una ayuda o una lacra ?

Pese a que la finalidad de los buscadores es la misma en todos los casos, la interfaz que presentan enmascara algunas diferencias metodológicas internas .

En esencia, el proceso de búsqueda es similar en todos los casos . El usuario se conecta con la página del buscador, introduce un término, ordena el inicio de la búsqueda y, algunos segundos después, ofrece los resultados de la misma . Aún así, existe un factor muy importante para el usuario: la facilidad de uso .

Puede ser insoportable revisar todas las páginas que se ofrecerían como resultado si se realiza una búsqueda simple sobre automóviles . En cambio, el usuario siempre debería tener la posibilidad de realizar búsquedas complejas incorporando términos múltiples .

Por ejemplo, si un navegante inicia una búsqueda con la palabra “automóvil”, sería casi imposible contar el número de páginas que se le ofrecería como resultado, un número que se reduciría drásticamente si la búsqueda se realiza, por ejemplo, con a los términos “Ford Taurus” y “Chevrolet Lumina” .

Es casi seguro que las páginas resultado de la segunda búsqueda incorporarán también la palabra automóvil, pero la información obtenida será mucho más valiosa para el usuario .

Pero esta situación puede comprimirse más dependiendo del operador utilizado como nexo ( y/o/no ) . Si se emplea la “y”, el resultado será más amplio pero menos conciso que si el nexo es la “o” . Si además se incluye un tercer término excluyente, es decir, que independientemente de la condición anterior, ninguna de las páginas del resultado contengan el tercer término en cuestión . Así, se puede repetir la búsqueda anterior añadiendo otro nuevo elemento: “Ford Taurus” y “Chevrolet Lumina” no “Honda Accord” .

Por último, señalar que en esta búsqueda se introduce otro elemento diferenciador . Cada una de las condiciones expresadas son algo más que simples palabras, con lo que no se tendrán en cuenta las páginas que no contengan una u otra palabra del término o que contengan ambas pero por separado .

Por tanto, sobre todo en este tipo de búsquedas complejas, es necesario saber la forma de búsqueda empleada por cada motor: el resultado no es el mismo si se inspecciona la página Web completa o si, por el contrario, sólo se tiene en cuenta el resumen que sobre la propia página ha realizado su autor .

Terminada la búsqueda, también presentan diferencias las formas de ofrecer los resultados . El orden puede ser variado, pero normalmente se organiza según a tres criterios: aleatorio, relevancia o número de coincidencias .

El orden aleatorio es el menos preciso de los tres porque no tiene en cuenta, ni el número de términos que se encuentran en la página, ni la importancia de los mismos dentro de ella . Si se ordenan por relevancia, el motor sí valora el peso específico que el término tiene dentro de la página Web . Por último, si el criterio de presentación es el de coincidencias, el listado de páginas irá encabezado por la que albergue mayor número de coincidencias con los términos de la búsqueda seguida, en orden descendente, por el resto .

Un último comentario al respecto . La efectividad del segundo modelo de orden, es decir, el de relevancia, depende de la información que sobre la página ofrezcan sus responsables, así como de su organización interna .

HotBot, la mejor elección

Como ya hemos comentado

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios