| Artículos | 01 NOV 2004

Bridging inalámbrico, libertad más allá de la LAN

Tags: Histórico
Ramón A. Fernández.
Decir que las redes inalámbricas son un fenómeno que se está asentando en el mundo de las TI como paradigma de la libertad de movimientos y de las alternativas a las redes clásicas, no sorprende a nadie. Pero lejos de quedarse en este punto de partida, la tecnología sin cables está buscando nuevos horizontes, con el fin de seguir haciéndose un hueco cada vez mayor en el mercado de las redes locales. Uno de estos ejemplos es el llamado bridging inalámbrico, una nueva posibilidad para aquellas empresas que deban enlazar dos o más redes cableadas y no puedan o quieran hacerlo por el método más tradicional del cable. Por este motivo, les ofrecemos en este cuaderno tecnológico algunas posibilidades a considerar, así como la plasmación práctica de esta opción técnica frente a otras alternativas

Planteemos un caso hipotético que bien puede darse en cualquier empresa. Dos o más ubicaciones en una zona en la que no disten mucho entre sí, por ejemplo, varias oficinas en un mismo parque empresarial, o una oficina comercial, un departamento, y un almacén, dentro del mismo entorno empresarial. Evidentemente, varias son las formas de conectarlas, pero aquí les hablaremos de una que no necesita cables y que, además, se posiciona como una adecuada alternativa en tiempo y en precio. Pero de eso hablaremos posteriormente. Antes, vamos a explicarles en qué consiste el bridging inalámbrico y qué aporta esta tecnología.

¿Qué es el bridging inalámbrico?
El bridging inalámbrico es la posibilidad de conectar, sin la necesidad de cables, dos redes de área local (LAN) remotas. Así, cualquier empresa que se decida por emplear este método, podrá unir sus diferentes LAN sin necesidad de establecer ningún cable físico entre ellas.
Para lograr este objetivo, se dispone de dos métodos. Por un lado, el denominado método Maestro/Esclavo, y, por otro, el Sistema de Distribución Inalámbrico (WDS).

Modo maestro/esclavo
Se instala un bridge inalámbrico en cada LAN. Uno de ellos debe designarse como maestro y el resto de unidades como esclavos. Por ejemplo, en un campus universitario la unidad maestro estaría normalmente ubicada en el edificio principal de administración, y otros edificios de departamentos o facultades alojarían las unidades “esclavo”.

Modo sistema de distribución inalámbrico (WDS)
El sistema de distribución inalámbrico puede utilizarse para establecer enlaces entre los puntos de acceso inalámbricos de una misma LAN o simplemente para crear un enlace entre bridges inalámbricos. Permite al bridge inalámbrico actuar como repetidor que amplía el alcance y el diámetro de la red inalámbrica.
Se pueden crear diferentes configuraciones empleando los dos modos anteriormente descritos, ya sea punto a punto o bien punto a multipunto.

Bridging inalámbrico punto a punto
La configuración de bridge inalámbrico punto a punto utiliza dos unidades de bridge inalámbrico para conectar dos LAN separadas.

Bridging inalámbrico punto a multipunto
La configuración de bridge inalámbrico punto a multipunto se emplea para conectar tres o más LAN separadas, donde cada punto LAN o edificio requiere un bridge inalámbrico.

Bridging inalámbrico en la práctica
Como el movimiento se demuestra andando, hemos querido reflejar un caso hipotético planteado por SMC Networks donde una instalación de este tipo pueda ser aprovechada.
Así, hemos utilizado un típico entorno de campus de oficinas y estimado los costes, según los costes aportados por proveedores de telecomunicaciones e instaladores de cable.
En este ejemplo, una empresa desea conectar tres edificios en un campus o parque empresarial (Ver figura 1). Los edificios se encuentran a una distancia de aproximadamente 0,5 kilómetros. Si la empresa es propietaria del terreno o si puede negociar los derechos con el propietario, será posible realizar una zanja entre los edificios y enterrar los cables. Ya que la distancia es de unos 100 metros, sería necesario utilizar cableado de fibra óptica pues el cable de par trenzado sin proteger no operará a esta distancia. Una vez instalada, esta red no debería incurrir en ningún gasto mensual y sería capaz de operar a 100 Mbps o incluso podría actualizarse hasta 1Gbps. Pero obtener los permisos y realizar las obras para enterrar el cable podría llevar mucho tiempo (Ver Figura 2). Además, no siempre es posible negociar de forma satisfactoria los permisos para realizar este tipo de obras, especialmente si hay vías públicas.
En este caso, los costes ascenderían a unos 26.000 euros, incluyendo las obras y los materiales utilizados tanto en éstas como en la instalación en sí, así como unos 400 euros de mantenimiento y servicio de la instalación.

Primera alternativa
La alternativa sería alquilar los servicios de línea fija a las compañías de telecomunicaciones locales y conectar los puntos empleando las líneas alquiladas (Ver Figura 3). Asumiendo que los edificios están aproximadamente a 5 kilómetros del intercambiador del proveedor de servicios más cercano, la instalación y los costes de esta solución serían de unos 24.300 euros (en base a la lista de precios de British Telecom en 2004) la instalación más unos 28.000 euros anuales.
Esta solución tiene unos costes de infraestructura similares a los de un circuito privado, pero incurre en costes anuales adicionales de la misma magnitud. El enlace también está limitado a 2 Mbps. Cabe la posibilidad de instalar enlaces con mayor ancho de banda (como, por ejemplo, 34 Mbps) pero el coste anual de alquiler por la misma solución de 34 Mbps en vez de 2 Mbps sería de 215.000 euros y exigiría routers más caros en cada punto para cerrar los circuitos.

Alternativa inalámbrica
Se puede implantar una solución utilizando bridging inalámbrico si existe una línea de visión directa entre los edificios (Ver Figura 4). Utilizando una antena externa en el edificio, se puede implantar una conexión de 11 ó 54 Mbps entre tres edificios y conectarlos a la LAN local de cada uno de ellos.
La solución de bridging inalámbrico es aproximadamente un sexto del coste de instalación de un circuito privado o una solución de línea alquilada. Pero comparado con el coste anual de una solución de línea alquilada, es un sexagésimo del coste de implantación. Puede ser actualizado a 54 Mbps empleando dispositivos de mayor velocidad.

Oportunidad de negocio
Partiendo de las pinceladas de costes que les ofrecíamos en el ladillo anterior, no es difícil adivinar dónde se encuentra gran parte del potencial de negocio de este tipo de soluciones.
Si planteamos en cualquier entorno empresarial, independientemente de su tamaño, un ahorro de cerca del 85 por ciento en el coste de instalación y mantenimiento, como se desprende de los datos proporcionados por SMC Networks, podemos comprender el impacto que una propuesta así causaría, no sólo en los responsables de TI de la empresa, sino también en los responsables económicos de la misma, sobre todo en un momento como el actual donde las inversiones se miran con lupa.
Pero, además, la propuesta económica no es la única que se debe tener en cuenta, dado que por tiempo, como puede apreciarse en la tabla adjunta, también estamos hablando de una opción

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información