| Artículos | 15 SEP 2005

ADSL2 y ADSL2+

Tags: Histórico
Más carriles para las autopistas de la información
Ramón A. Fernández.
Hace tiempo que quedó claro que el acceso a la Red dejó de ser un lujo para la mayoría de españoles. Afortunadamente, conectarse a Internet a través de banda ancha es ya una realidad para muchos. Avanzando por esta auténtica autopista de la información, se hace cada día más evidente la necesidad de contar con un mayor número de “carriles” (velocidad de acceso) para poder dar adecuada cobertura a los nuevos servicios de la era multimedia que ya demanda con fuerza la sociedad de consumo.

En sus comienzos, el acceso a Internet por medio de modems analógicos, ofrecía y sigue ofreciendo, una relativa funcionalidad, aunque no exenta de dificultades, sobre la explotación de los habituales y elementales servicios de comunicación digital como son el correo electrónico, la navegación web y alguno que otro más.
Ante la proliferación de contenidos multimedia en la Red, las conexiones a través de la RCT (Red Conmutada Telefónica) por medio de modems analógicos se hacían cada vez más ineficaces e improductivas para un nuevo mundo en donde Internet empezaba a tener una presencia relevante. La aparición de la tecnología ADSL, estandarizada hace ya 10 años, cambió radicalmente este desalentador panorama y dio nuevos bríos a la explotación de la manida Internet.
Actualmente, las capacidades de las autopistas de la información, bajo la popular modalidad de conexión ADSL, permiten utilizar las herramientas más básicas y funcionales de manera más óptima y eficaz, al tiempo que proporciona un entorno mucho más adecuado para la explotación de otros servicios en los que debe haber un importante flujo de información.
Para muchos usuarios la “red de redes” que hoy conocemos y utilizamos a diario ya no representa un mero medio de comunicación, sino más bien todo un conjunto de servicios de muy diversa índole con el denominador común de la información digital. Indudablemente, la tangible realidad cotidiana de las autopistas de la información ha traído consigo una significativa evolución en los usos y maneras de la sociedad desarrollada en la que vivimos. La música MP3, las comunicaciones de voz a costes irrisorios, o el altruista intercambio de todo tipo de información digital mediate programas P2P, son sólo algunos representativos ejemplos de esta marcada tendencia. Ya no se concibe el uso del ordenador personal de una manera individual y aislada del resto mundo. La fluidez y versatilidad de conexiones de banda ancha ha permitido la unión comunicativa de millones usuarios y, consecuentemente, un aumento exponencial de sus necesidades y exigencias en este terreno. Sin embargo, muchos usuarios tienen la sensación de que las actuales capacidades de las conexiones ADSL resultan demasiado lentas y mermadas en prestaciones, precisando de nuevas modalidades que, además de ofrecer mejoras sustanciales en la velocidad de comunicación, superen las limitaciones y carencias técnicas de las actuales autopistas. De este modo, la progresiva implantación de estas tecnologías ha ido dado paso paulatinamente a la introducción de nuevos servicios los cuales, al mismo tiempo que han permitido extender el uso de las conexiones ADSL, son también una evidente prueba de las limitaciones de la misma, especialmente notable cuando se quiere hacer un uso de dichos servicios de forma simultánea.
Para atender la futura demanda en el campo de las comunicaciones de acceso de banda ancha y cubriendo en gran medida todos los problemas planteados, surgen con fuerza dos nuevos estándares, ADSL2 y ADSL2+, como herederos directos de la actual tecnología ADSL, con el significativo atractivo de ofrecer una gran compatibilidad con las infraestructuras existentes.
En definitiva, con la mejora en las comunicaciones de banda ancha se abrirán las puertas, de par en par, a un nuevo mundo de servicios hasta ahora insospechados, desde los vinculados con la introducción de importantes mejoras en materia de seguridad hasta la emergente telefonía IP, pasando por los contenidos multimedia como vídeo, televisión y radio bajo demanda.

ADSL, una evolución a “toda mecha”
En previsión de los futuros acontecimientos, y una vez que la tecnología ADSL se ha consolidado como una de las mejores opciones para el acceso a Internet, dado que las compañías de cable están realizando un lento y dificultoso despliegue de sus propias redes, son muchas las empresas que siguen apostando por ofrecer servicios de acceso de banda ancha bajo conexiones ADSL, así como usuarios interesados en requerir tales soluciones.
Entre los factores que han contribuido al buen estado de salud de este mercado se encuentra la cada vez mayor oferta de routers inalámbricos que se ofrecen de forma gratuita al darnos de alta con alguno de los proveedores disponibles. Nadie es ajeno a como la conectividad Wi-Fi ha ido ganando terreno a pasos agigantados, imponiéndose en los hogares y pequeñas empresas para la conexión de equipos portátiles, PDA e incluso consolas de videojuegos, que normalmente está situado en distintas ubicaciones del domicilio y que de este modo se pueden interconectar sin los típicos problemas de instalación que acarrean los enlaces cableados.
Igualmente, la consolidación de la tecnología inalámbrica basada en los estándares 802.11b y 802.11g, junto con la mejora de la seguridad gracias a la implantación del efectivo protocolo WPA, ha posibilitado una mayor demanda comercial de esta clase de productos y la consiguiente bajada de precios y, al mismo tiempo, ha favorecido su integración en los kits que ofertan los ISP.
Por otro lado, la existencia de conexiones de alta velocidad entre los ordenadores de los usuarios particulares ha desatado una inusitada fiebre por todas aquellas aplicaciones que permitan compartir los datos. Nos estamos refiriendo a los programas P2P, tales como el popular eMule, con los que tener al alcance de unos cuantos clics de ratón un sinfín de contenidos multimedia, preferentemente vídeo y música en distintos formatos digitales. Naturalmente, cuanto mayor sea nuestra velocidad para acceder a la información contenida en los ordenadores de otros, menor tiempo invertiremos en conseguir “descargarnos” la última película estrenada en Hollywood o las canciones del último trabajo de Bisbal.
El otro caballo de batalla gira en torno a la simbiosis entre las comunicaciones telefónicas de voz tradicionales y las actuales redes de datos de banda ancha, tanto en lo referente a la tecnología VoIP (integración de las comunicaciones de voz en las redes de datos) como en la combinación de los servicios de telefonía y acceso a banda ancha mediante la implantación de tarifas planas para la óptima amortización del gasto. Aunque a día de hoy esta posibilidad es del todo factible, y cada vez se utiliza con mayor profusión por parte de empresas y particulares, el verdadero potencial de estos servicios está aún por estallar dado que las bases tecnologías no son las más propicias.
En cualquier caso, estamos ante otro caso más de muerte prematura a causa de su propio éxito. Es decir, las mejoras en las prestaciones y servicios que ha traído consigo la popularización del acceso a Internet mediante conexiones ADSL, también ha incentivado la aparición de nuevas y mayores demandas a las cuales la actual tecnología ADSL le resulta cada vez más difícil atender.

Fundamentos tecnol

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información