TENDENCIAS | Noticias | 18 SEP 2019

¿Para cuándo la transformación del puesto de trabajo en las empresas?

Según un estudio de IDC, menos de un tercio de las empresas europeas ha adoptado ya una estrategia sobre el futuro del trabajo. Menos de un tercio. Por eso necesitan aplicaciones y programas que permitan a los empleados actualizar sus habilidades digitales. Principal iniciativa en curso y que admite el 56% de las empresas encuestadas. Y tema que es objeto de este reportaje.
transformacion digital

Lo esencial es la transformación digital de las empresas. Eso, o pasarlo malamente de cara a un futuro no demasiado lejano. Es la realidad. Y si nos atenemos a lo dispuesto en informes recientes, la cosa no está para tirar cohetes. Sin ir más lejos, el último de IDC patrocinado por Dell y VMware realizado en siete países europeos, entre ellos España.

Sus conclusiones dan que pensar, y mucho. La principal, que sólo el 29% de las empresas europeas ha establecido con éxito una estrategia para el futuro del trabajo. O lo que es lo mismo: dotar a sus trabajadores de las últimas innovaciones para trabajar; puesto que el 48% de las empresas encuestadas tiene cristalino que la productividad de sus empleados es el factor impulsor de la transformación del puesto de trabajo.

¿Entonces?

El punto actual…

A escala global, el último informe DESI (Índice de Economía y Sociedad Digital), que elabora anualmente la Comisión Europea, confirma que España ha sido uno de los países que más ha progresado en materia de digitalización en los últimos meses. Estos avances nos han permitido ocupar el décimo puesto en el ranking de referencia en la UE y situarnos por delante de Alemania, Francia o Italia. Eso sí, no lancemos las campanas al vuelo, pues aún tenemos que seguir trabajando para igualarnos con el norte de Europa o Reino Unido, que son los países que encabezan la lista.

Mientras, y en el ámbito local, estudios como el de la Cámara de Comercio de España sobre Competitividad Empresarial y Sociedad de la Información revelan que el 88% de las empresas encuestadas afirma tener un nivel de digitalización medio o alto. Sin embargo, como recoge también este mismo análisis, los servicios más avanzados de digitalización, como el Cloud Computing, son los que tienen los niveles más bajos de implantación.

“Un aspecto que, precisamente, coincide con el último informe de Microsoft, elaborado por EY, sobre el estado de la Inteligencia Artificial (IA) en las organizaciones españolas, que muestra que la mayoría de las empresas de nuestro país cuenta con proyectos piloto de IA, pero solo un 20% ha ido más allá de fases iniciales de pruebas de concepto, mientras que el resto de los países europeos encuestados tiene a una media del 32%. Y esto refleja una situación que desde las compañías tecnológicas debemos revertir impulsando la innovación para ésta se integre de manera transversal en todo tipo de organizaciones, desde las grandes empresas a los autónomos y pymes, que representan el 99,8% del tejido empresarial en España”, sostiene Emilio Iturmendi, director de Pymes de Microsoft Ibérica. 

… Y la realidad

“A pesar de que la transformación digital es un tema del que llevamos oyendo hablar varios años, aún queda más camino por recorrer del que podríamos pensar”, admite João Sampaio, director de la Unidad de Negocio Internacional de PHC Software.

Para empezar, el contexto actual que viven España y Europa está lleno de comunicación, colaboración, tecnología, digitalización…  “Todo está cambiando, y no solo en lo que conocemos y casi imaginamos a continuación, sino en la cantidad de proyectos innovadores que nos sorprenden a través de los medios diariamente y que nos introducen en la necesidad de entender que estamos inmersos en un gran cambio. Esta innovación creciente, además, se apoya en la creación de la necesidad tecnológica tanto desde una óptica individual como desde la creación de una obligación que te incluye o de excluye del mercado, es decir, si la haces tuya te ayuda a estar dentro y si no la aceptas, te aleja del negocio”, sostiene Daniel Cala, Sales Channel Manager de Wolters Kluwer Tax & Accounting España.

Además, junto con este mundo de cambios, la empresa también vive un fenómeno endémico, necesariamente presente en el ADN de cualquier proyecto que precise la creación de iniciativas y de impulsarlas como lo hace cualquier start-up que quiere crecer. Esto es, “la capacidad de crear es un aspecto sociocultural que se contextualiza según el país al que nos refiramos, pues la necesidad de dotar de mejores partidas financieras de inversión por el I+D está más arraigada en el colectivo empresarial norteamericano, japonés o chino, por nombrar aquellos países, que nos superan con diferencia (multiplican por dos y casi por tres sus partidas de I+D), que en el nuestro. Sucede, además, que por la globalización y el efecto difusor multicanal que conocemos, por el que se permite llegar al usuario rápidamente por diferentes vías, adoptamos gran parte de esa innovación en lugar de crearla. Una pena cuando tenemos capacidad de hacerlo perfectamente. Aun así, obtenerla así no es un problema, para nada; lo importante es ser consciente de la necesidad de transformación y conocerla, analizarla e incorporarla para el negocio, si lo creemos conveniente”, analiza de nuevo Daniel Cala.

Por otro lado, el modelo de cambio continuo impacta directamente tanto a organizaciones como a individuos en todo aquello que han conocido, en todo lo que hacen y en la manera en que se relacionan. La disrupción es hoy modelo habitual de cambio y se ha instaurado como elemento esencial de la innovación. “Aceptarla y entenderla como necesaria se ha convertido en el marco empresarial actual, caracterizado por su ultra competitividad, y asimismo en la única forma de adelantarse en el tiempo a lo que los competidores desarrollarán, si no lo haces tú (creo sin dudarlo que será así) y a lo que tus clientes esperarán de ti (entendiendo que si no lo das tú, otros lo harán por ti)”, sostiene, una vez más, Sales Channel Manager de Wolters Kluwer Tax & Accounting España.

El grado de conciencia de las empresas españolas

No obstante, las empresas son cada vez más conscientes de la necesidad de llevar a cabo una transformación digital de sus procesos para seguir siendo competitivas en el mercado. “La aplicación de la tecnología, tanto en los procesos empresariales como en la atención al cliente, es ya una realidad, y las empresas que no se sumen a esta corriente y hagan la transición al camino digital perderán competitividad hasta el punto de que dejarán de ser rentables y quedarán obsoletas”, advierte João Sampaio.

Porque, a pesar de las tendencias que muestra el Canal, las previsiones y recomendaciones de empresas y especialistas dedicadas a la gestión empresarial y la evolución global de la sociedad actual, aún hay empresas que se resisten a llevar a cabo una transformación digital real. “No hay que olvidar que, por ejemplo, casi la mitad de las pymes españolas todavía no han digitalizado sus procesos, por lo que todavía queda un largo camino por recorrer”, apunta de nuevo el director de la Unidad de Negocio Internacional de PHC Software.

Puede leer aquí el resto del reportaje.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios