TENDENCIAS | Artículos | 15 MAR 2009

Los libros electrónicos resurgen con fuerza

Las funciones táctiles y multimedia, la conexión web y el software social marcan tendencia
Hilda Gómez.
Las expectativas creadas ante la próxima aparición de Kindle 2, la segunda generación del lector de libros electrónicos de Amazon, así como el modelo de periódico digital ideado por Plastic Logic, unidas al reciente lanzamiento de nuevos dispositivos, están sirviendo para que los usuarios den una nueva oportunidad a una tecnología que, a pesar del crecimiento de la oferta de libros digitales, no termina de cuajar, al menos fuera de Estados Unidos.

El papel persiste como principal soporte para la lectura, pero este panorama puede cambiar si triunfa de una vez por todas la tinta electrónica y, por ende, los aparatos lectores de dicho formato.
Si bien el libro electrónico es una de las eternas promesas que tanto la industria editorial como la tecnológica vienen proclamando desde hace diez años, en el mercado no termina de imponerse. Hasta hace poco, los usuarios potenciales se encontraban ante dispositivos lectores excesivamente caros, con una capacidad de almacenamiento bastante limitada, y compatibles con un número de formatos de archivo también limitado, así como con un catálogo reducido de títulos a un precio cercano a la versión en papel. Debido a esto, las ventas de libros electrónicos son escasas, aunque en los últimos meses diferentes iniciativas están haciendo que resurja con fuerza la demanda de aparatos lectores.

Sony y Amazon sientan las bases
Efectivamente, diferentes iniciativas en este campo han intentado lanzar un dispositivo que sustituya al papel. En este sentido, las tendencias respecto al libro electrónico del futuro vienen marcadas por la dotación de funcionalidades táctiles y multimedia en los aparatos, la conexión a Internet para la compra y descarga de títulos, y el desarrollo de un software social que permita hacer anotaciones compartidas.
Uno de los primeros en ver la luz fue el Sony Reader, cuya tercera versión, el PRS-700, tiene una apariencia similar a la de un libro tradicional. En este sentido, entre sus mejoras destaca su pantalla táctil de 6 pulgadas, que permite ir pasando las páginas con la ayuda de la punta de los dedos como si de un libro se tratara; y la incorporación de una lámpara Led, que ofrece posibilidad de leer sin luz ambiental. Junto a ello, el lector da la posibilidad de hacer búsquedas avanzadas dentro de un documento o libro, crear notas con el teclado virtual o resaltar textos usando el lápiz incluido.
El dispositivo, que pesa poco más de 250 gramos, cuenta con una memoria expandida con suficiente capacidad para almacenar hasta 350 títulos de libros digitales de tamaño medio, pero, además, se pueden usar tarjetas Memory Stick Duo o SD. Asimismo, su batería permite leer hasta 7.500 páginas sin tener que volver a recargarla, y soporta múltiples formatos de e-books, documentos personales e incluso música.
Lo que no contiene el Sony PRS-700 es acceso en línea a la librería virtual de Amazon para la descarga instantánea de libros. En su lugar, los libros se descargan a través de PC. Al respecto, Steve Haber, presidente de la División de Lectura Digital de Sony, ha comentado la intención de la compañía de lanzar una versión inalámbrica del lector, pero para ello “habría que negociar con múltiples librerías que usan Internet para vender sus libros”.
Hablando de Amazon, la compañía lanzó hace un año su lector Kindle con gran éxito en Estados Unidos, un dispositivo portátil para el almacenaje y lectura de libros electrónicos que posee conectividad a Internet mediante redes 2.5 G, aunque limitada únicamente para poder acceder a la tienda online de la compañía y comprar y descargar libros. Actualmente, el catálogo de libros disponibles para Kindle es de 100.000 títulos, cada uno con un precio medio de 10 dólares, además de versiones especiales de los periódicos y blogs más populares, entre ellos el New York Times.
La compañía prepara ahora el Kindle 2, cuya fecha de lanzamiento está prevista para el primer trimestre del año. Al igual que el modelo anterior, el peso del dispositivo será de 300 gramos y su batería ofrecerá 30 horas de lectura continua, aunque posiblemente incluya una pantalla más grande y de mayor calidad. Otros cambios importantes son la eliminación de la ranura microSD en favor de una memoria interna con capacidad para 1,5 GB de información, y la introducción de un puerto USB. Junto a ella, se podría estar preparando una versión para estudiantes con pantalla de mayor tamaño para la primera mitad de 2009.

Hacia el quiosco virtual
Quizá una de las grandes pegas de los lectores de libros electrónicos precisamente sea que su parecido con el papel sea pura casualidad. Para solventar este tema, la compañía inglesa Plastic Logic ha desarrollado un nuevo lector de libros electrónicos del tamaño de un folio y con el grosor de una revista que también verá la luz a primeros de año.
Este aparato, aún sin nombre, utiliza la misma tecnología de papel electrónico que otros lectores, pero el modelo de Plastic Logic ofrece una pantalla más del doble de superficie que dichos modelos, debido a que ha sustituido la pantalla TFT por otra de plástico inteligente flexible, mejorando substancialmente el peso del aparato y restando fragilidad. El fabricante lo vende como grande, delgado, ligero, robusto y fácil de utilizar, esto último gracias a su pantalla táctil.
Gracias a su tamaño, el prototipo de Plastic Logic está indicado para su uso como lector de periódicos y libros de gran formato. Además, el dispositivo puede leer multitud de formatos. La empresa no ha querido desvelar aún el tipo de conexión inalámbrica que tendrá el aparato ni el tipo de batería, pero aseguran que la duración de esta última se contará en días de uso, no en horas. Se espera que en breve plazo se anuncie el nombre de dispositivo, su coste y las compañías que le proveerán de contenidos.
Otra compañía que ha decidido explotar las posibilidades que ofrece este tipo de aparatos para la descarga de periódicos en versión digital ha sido Orange, que, a mediados del pasado año, llevó a cabo en Francia una prueba piloto del Read&Go, un terminal móvil concebido para la descarga de periódicos de forma diaria y su actualización permanente. Para ello, Orange llegó a un acuerdo con Le Monde, Le Figaro, Le Parisien, Liberation, L´Équipe, Les Échos y Télérama, con el fin de que participaran en el experimento.
La plataforma Read&Go, desarrollada por iRex Technologies, filial holandesa de Philips, cuenta con conectividad WiFi y 3G y permite el almacenaje de un gigabyte de datos, unos 200 periódicos, además de poder leer libros, viniendo con 30 preinstalados en el equipo. El modelo de negocio estará basado en la geolocalización para mostrar información relacionada y local a los usuarios que estén consultando los periódicos en tiempo real. Aunque Read&Go sólo trabaja con documentos en blanco y negro, pero admite publicidad dinámica para que los periódicos tengan nuevas formas de ingresos.

El libro electrónico en castellano
En España son pocas las iniciativas de este tipo que han logrado salir adelante. Una de ellas es Papyre 6.1, un libro electrónico distribuido por la empresa española FacThor Innovación, que dispone de una tienda online para la

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios