TENDENCIAS | Artículos | 18 MAY 2018

Lo 'verde' se apodera del mundo de la impresión

Bien por la necesidad de controlar el consumo energético, bien por la necesidad de las empresas de contar con equipos que les permitan controlar el gasto en consumibles o papel, el respeto por el medio ambiente ya se ha convertido en una tendencia que recorre tanto pequeñas como grandes compañías. Fabricantes y mayoristas lo tienen claro, y apuestan de manera decidida por ello.
lexmark_impresion_oficina
Víctor Manuel Fernández

Lo verde suma, lo verde está de moda. No, no es el anuncio de una marca de cervezas que hace un distintivo de dicho color. Se trata de una realidad palpable en el mundo de la distribución: las empresas han hecho suya la bandera del respeto por el medio ambiente. Ya sea por convencimiento —que sí— o por interés —que también—, cada vez apuestan más por modelos de impresión, ya sean impresoras o equipos multifunción, que ahorren energía, que también optimicen el consumo de consumibles y, asimismo, de papel. “De hecho, existen algunos modelos de impresoras en el mercado que permiten activar la opción ‘impresión ecológica’, con el que se controla el papel, tóner y energía utilizada, llegando a alcanzar un ahorro de hasta el 20%”, apunta Anna María González, Business manager Printer y Supplies de Ingram Micro.

El escenario

La población mundial actual de 7.600 millones de personas y se prevé que alcance los 8.600 millones para el año 2030. A medida que la población crece, más gente ambiciona subir en la escala económica, especialmente en las economías en desarrollo y emergentes. De hecho, y según algunas estimaciones, la clase media mundial se sitúa actualmente en 1.700 millones, pero se espera que alcance 3.600 millones para 2030. “Una clase media más grande significa el crecimiento de los negocios, aumento de la prosperidad y más oportunidades económicas que nunca. Con el modelo actual, se estima que en los en los próximos 20 años el uso de energía subirá un 53%, las emisiones de GEI aumentarán un 43% y la demanda de agua será un 40% más alta que la oferta”, analiza Nuria Arocas, Iberia Environmental Country Specialist de HP Inc.

Y un detalla para acabar esta presentación: con nuestra tasa actual de crecimiento, para el 2050 necesitaremos el equivalente a 2,3 planeta como el nuestro para apoyarnos a todos. Ahí queda eso.

Hay conciencia

Primer paso. Básico, esencial. Lo comentábamos líneas más arriba y lo corroboran los fabricantes y mayoristas cuya opinión hemos requerido para este reportaje. “Las empresas están cada vez más concienciadas de la necesidad de incorporar procesos y equipamiento que sean más respetuosos con el medioambiente. La sociedad ha asumido que el progreso no debe estar reñido con el cuidado de los recursos naturales. Por lo tanto, es responsabilidad de los fabricantes ofrecer alternativas más ecológicas”, admite María Jesús Arroyo, Product manager, Marketing Excellence Product Business Development de Canon España.

¿Cómo se llega a esta situación? Por interés y por compromiso, decíamos también líneas más arriba. Por interés porque nadie quiere malgastar recursos de manera inútil —papel, electricidad, consumibles—, recursos que después se traducen en una factura económica difícil de digerir por parte de las empresas. Interés, en suma. Y también compromiso. Con el medio ambiente, y con el planeta. El único que tenemos, el que estamos dejando hecho unos zorros. “El cambio climático y los impactos ambientales que éste ocasiona es un problema global que exige medidas y soluciones, tanto globales como a nivel de los distintos sectores sociales: empresas, instituciones y ciudadanos —explica Silvia Achaerandio, responsable de Medio Ambiente de Konica Minolta, quien prosigue: “Estos ‘sectores sociales’ pueden contribuir al objetivo de lucha contra el cambio climático  a través de medidas tales como la reducción de las emisiones de CO2, el apoyo a la Eficiencia Energética y la compensación de las emisiones de CO2”.

Por consiguiente, todos estamos capacitados para marcar la diferencia en un mundo en constante cambio. “Cada uno de nosotros –como individuos, como familias, como organizaciones— somos responsables de realizar un cambio positivo. Y esto pasa por el compromiso con la sostenibilidad y la eficiencia energética”, sostiene Yolanda ortega, Reseller manager de Epson Ibérica.

En este sentido, incluso la propia legislación, con directivas europeas vinculadas a las auditorías energéticas en las empresas, camina hacia un marco empresarial que marque la diferencia en la reducción de consumo de energía, de impacto medioambiental y de generación de residuo. Pasos y más pasos en la misma —y buena— dirección.

En ello, no hay duda de que algo —o mucho— tienen que ver los programas de Responsabilidad Social Corporativa, cada vez más relevantes y con un papel destacado, en especial, en los fabricantes de impresión, como es el caso. Virginia Pomar, jefa de Producto Hardware de KYOCERA Document Solutions, lo tiene claro: “En esta estrategia resulta clave la adopción tanto de estándares de calidad medioambientales como la obtención de certificaciones que fomenten la sostenibilidad y, así, hacer frente a la limitación de recursos materiales y energéticos. Para garantizar esto, las organizaciones deben contar con equipos y materiales que cumplan con estos requisitos y ayuden así a las empresas a alcanzar sus objetivos en esta materia”.

Es la hora del compromiso

Respeto por el medio ambiente es igual un mayor interés de las empresas por equipos que se caractericen por una mayor eficiencia, menor ruido a la hora de trabajar o que generen el mejor número de residuos y, a ser posible, que se puedan reciclar.

“El compromiso con la tecnología sostenible se nota, cada vez más”, admite Yolanda Ortega, de Epson. Y como diría aquel, los fabricantes lo saben. Exigencias y requerimientos que les obligan a cuidar los equipos que ponen en manos de sus clientes. De hecho, raro es el fabricante que no enfoca sus productos y estrategias de marketing hacia el ahorro de costes, tanto a escala económica como de ahorro energético y respeto del medio ambiente. Un cambio de actitud que se hace especialmente visible en que aspectos como el nivel de consumo, de ruido o los porcentajes de materiales reciclados en los productos están empezando a formar parte de los requisitos que las empresas imponen para acceder a los pliegos que lanzan.

Puede leer aquí el resto del reportaje.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios