TENDENCIAS | Artículos | 14 AGO 2018

La trasformación digital está tocando a la puerta del empleado

El cambio cultural es el nuevo capítulo en la transformación de las empresas. Primero vino la adopción de tecnologías digitales para abrir nuevos canales, desarrollar nuevos servicios e incluso cambiar los modelos de negocio.
Fernando Maldonado
Fernando Maldonado.
Fernando Maldonado, Analista principal, IDG Research.

Todas esas tecnologías siguen combinándose y recombinándose, convirtiendo el cambio en una constante.

No sabemos cuál será el nuevo modelo de negocio o el próximo servicio que aparecerá en el mercado, lo que sí que sabemos es que la capacidad de entender las necesidades de nuestros clientes y la agilidad para cubrirlas antes que los competidores, sin importar quienes sean, es lo que nos mantendrá competitivos.

Atrás quedaron los tiempos de mercados estables y predecibles sobre los que construir unos procesos muy eficientes pero rígidos, donde el empleado se adaptaba a la tecnología y no al revés.  Hoy los procesos necesitan ser ágiles y flexibles para dar respuesta a un mercado volátil e incierto. Y la forma más efectiva de hacerlo es construirlos poniendo a las personas en el centro. El cambio interno que esto representa es de gran envergadura: transformar la forma de trabajar del empleado.

Ahora, el trabajo consiste en resolver problemas en su contexto de negocio, no en la realización eficiente de tareas dentro unos procesos escritos en piedra. Esto significa trabajar en equipos multidisciplinares y tomar decisiones en su contexto de negocio. Pero para hacer esto posible es necesario acometer cambios sobre los procesos, la organización y sobre la propia cultura.

Surgen así nuevos enfoques en los que se combinan design thinking para orientarse al cliente, metodologías ágiles para, de forma colaborativa, acelerar la llegada al mercado y metodologías Lean startup para ser sostenible utilizando solo los recursos que se necesitan. La Business Agility Corporation (BAC), una asociación española que aglutina al 30% de las empresas del IBEX 35, en su segundo barómetro BAC 2018, destaca el uso que las empresas están realizando de estas metodologías y asegura que no son una moda, que han venido para quedarse.

Prueba de ello es el sector bancario español. Entidades como BBVA, Banco Santander o ING están abrazando estas metodologías, enfrentándose al reto de escalarlas a toda la organización, lo que representa entrar en terra ignota. ING, quizá la más avanzada, ha buscado su inspiración en la cultura ingenieril de Spotify para crear una organización donde negocio y tecnología están fuertemente integradas, se diría que son “indistinguibles”.

Pero, más allá de las metodologías y de lo lejos que cada empresa quiera llegar en su adopción, hay un aspecto muy relevante en este cambio de paradigma: las personas tienen hoy, más que nunca, el protagonismo.

La trasformación digital está tocando a la puerta del empleado. He aquí la verdadera transformación que tendrán que afrontar las empresas. Dotar al empleado de mayor capacidad de decisión, incluso de fuertes dosis de autogestión, es algo para lo que las empresas, y muchos empleados, no están preparados.

Puede leer aquí la tribuna completa.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios