PYME
PYME
Canal

Kit Digital: el estado de la cuestión

Un mes después de la puesta en marcha de las ayudas contempladas en el llamado Kit Digital, ¿qué? Esa es la pregunta que hemos trasladado al Canal este mes. Y la cosa no va mal por ahora. Pero que nada mal.

dinero, euros
Créditos: Josh Appel (Unsplash).

El Kit Digital ha venido para ayudar a las empresas en su transformación digital, pero también para frenar la sangría de cierres y desapariciones provocada por el COVID-19. En especial, las pymes, que han sido las más perjudicadas. Valga como dato que de las cerca de 200.000 empresas que cesaron su actividad en el primer año de la pandemia, el 95% eran microempresas (entre uno y cinco empleados), mientras que sólo se quedaron en el camino el 2% de las compañías con más de 100 trabajadores, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Esto explica que, según datos que maneja Microsoft, hubiera más de 150.000 pymes registradas en Acelera Pyme, el portal que canaliza las ayudas, en el momento de comenzar el periodo de solicitud de dichas ayudas. Muchas de ellas, por no decir la mayoría, se han dado cuenta de que la digitalización es un proceso continuo, en el que la tecnología es un aliado para crecer y ser más eficiente, que mejora la capacitación digital de los empleados, conecta los equipos, y optimiza la agilidad y seguridad.

Por eso, como comenta Valle del Águila, directora de pequeña y mediana empresa en Microsoft España, “el programa Kit Digital es una oportunidad de acelerar la adopción de la tecnología por parte de nuestras Pymes, y desde Microsoft tenemos el compromiso de contribuir a maximizar su impacto”.

Más si tenemos en cuenta que, según datos del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, solo el 17% de las pequeñas y medianas empresas españolas ha integrado sistemas digitales con éxito frente al 54% de las grandes. “Consideramos que la digitalización de las Pymes es clave para el crecimiento de nuestra economía y desde Microsoft hemos marcado como prioridad contribuir a que ese proceso sea sencillo y enriquecedor para nuestras pymes y sus trabajadores”, vuelve Valle del Águila.

De la misma opinión es Tamara Chamorro, responsable marketing Empresas LCRcom, quien sostiene que “la respuesta ha sido mucho mayor a campañas anteriores. La pyme ve una oportunidad importante para digitalizar su negocio y adaptarlo a las nuevas necesidades de trabajo, acompañado de una ayuda que sin duda les supondrá un ahorro importante este primer año”.

 

Principales demandas

Un tiempo que ya permite analizar cuáles son las primeras demandas de las empresas, qué prioridades tienen, qué necesitan mejorar y con qué urgencia.

Valle del Águila ve una gran demanda de herramientas de gestión de clientes. “Este cambio es crucial para que las pymes adapten su oferta a la demanda y se beneficien de la administración optimizada de los procesos comerciales. Apoyar las decisiones en datos y contar con una herramienta que complemente nuestra inteligencia, es un cambio radical en relación con lo sencillo de su implantación”.

Es más, en opinión de esta especialista, cualquier empresa, independientemente de su tamaño, puede beneficiarse de las mismas herramientas en la nube. “Esto era algo impensable hace unos años —dice—. Las grandes compañías tenían la capacidad de invertir en soluciones complejas, algo que ya no es necesario. De ahí se derivan varios beneficios más del Cloud, como la flexibilidad, ya que es un modelo de coste de pago por uso, la elasticidad (si se necesitan más usuarios o capacidad se solicita y se provisiona en apenas 24 horas) y es sostenible.

Además, desde Microsoft también han observado que las pymes buscan una visión unificada de sus datos que proporcione un mejor análisis y represente una ventaja competitiva. “También necesitan disponer de soluciones que les permitan poder trabajar desde cualquier lugar, momento y dispositivo, que les permitan impulsar el ritmo de negocio de la empresa y en su cuenta de resultados; al igual que soluciones que les permitan gestionar de forma más rápida las acciones comerciales, tales como llamadas de teléfono, correos electrónicos, tareas o actas de reuniones”, sostiene Valle del Águila.

Aparte de estas necesidades, Tamara Chamorro considera esencial cubrir áreas claves en las empresas como servicios de oficina virtual y ciberseguridad. “El crecimiento de la demanda de este tipo de servicios en los últimos años ha evidenciado la necesidad de las empresas tanto en cuestiones de seguridad de sus sistemas y datos como en la adaptación a nuevas formas de trabajo, que permitan deslocalizar la oficina y poder estar más conectados, desde cualquier lugar, en cualquier momento”, precisa al respecto.

No obstante, María Damas, Public Affairs manager de Sage España y Portugal, recomienda a las empresas que aún no hayan solicitado estas ayudas o se encuentren en disposición de hacerlo, que “centren sus esfuerzos en identificar cuáles son sus principales carencias en relación con la digitalización del negocio. Es muy atractivo hablar de inteligencia artificial y de las tecnologías emergentes, pero es básico comenzar por la casilla número uno de la digitalización, que es una buena gestión de los procesos. No obstante, cada caso es único y un análisis pormenorizado de las necesidades por parte de un experto es la mejor manera de sacar el máximo partido a las ayudas”.

Puede leer aquí el reportaje completo.



Contenido Patrocinado

Webinar ondemand

Revista Digital

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Contenido Destacado

Teletrabajo tendencias España TENDENCIAS