TENDENCIAS | Artículos | 26 MAR 2019

EMM: prioridad a la movilidad en la gestión de los negocios

¿Pueden hoy las empresas sobrevivir sin dispositivos de movilidad? La respuesta es un rotundo no. A ello ha contribuido ampliamente el software de la gestión de movilidad empresarial (‘Enterprise Mobility Management’, EMM), una herramienta clave para garantizar a los profesionales de las organizaciones la utilización de forma segura de los dispositivos y las aplicaciones móviles.
dispositivos móviles
Paloma Torres

En un mundo donde la movilidad y la seguridad deben ir de la mano, los EMM son un aval para gestionar de forma segura el uso de los dispositivos y de las aplicaciones móviles por parte de los empleados de empresas y organizaciones. De esta forma, no solamente aportan seguridad a los dispositivos, sino que además impulsan la productividad, ya que permiten a los departamentos de TI incluir aplicaciones que faciliten el trabajo fuera de los límites de la oficina cumpliendo con las líneas corporativas.

Su evolución ha sido constante desde sus orígenes. El software de gestión de la movilidad empresarial arrancó con la administración de dispositivos móviles (Mobile Device Management, MDM) a pesar de estar centrada en el control de la seguridad exclusivamente. La misión del MDM es permitir a los administradores revisar los dispositivos móviles de igual forma que se hace con los equipos de escritorio, a la vez que proporcionan un rendimiento óptimo para los usuarios.

Pero los EMM tuvieron una nueva etapa cuando Microsoft lanzó Windows 10, puesto que a partir de entonces los proveedores de software de EMM pasaron a la administración unificada de puntos finales (UEM), algo que facilita a las TI administrar ordenadores y dispositivos móviles a través de una única consola.

Hacia una gestión combinada

De forma habitual, EMM supone la confluencia de una administración de dispositivos móviles (MDM), gestión de las aplicaciones móviles (MAM) y una gestión de los datos y contenido (MC) así como una correcta gestión de identidades y accesos a los dispositivos. En un principio estos sistemas son independientes de los EMM, si bien hoy en día pueden encontrarse en las aplicaciones EMM más completas.

A medida que la movilidad empresarial se fue introduciendo más rápidamente en las organizaciones, los proveedores de EMM comenzaron a incorporar funciones MAM o MCM a sus productos MDM. Así, Microsoft creó las API de MDM en Windows 10, lo que abrió la puerta para que el software EMM administrara ordenadores de la misma manera que administra los teléfonos inteligentes y las tabletas. Igualmente, Apple también permite que sus ordenadores y portátiles MacOS se administren de esta manera. Y de forma general, todos los principales proveedores de EMM soportan esta funcionalidad, marcando un cambio de mercado de EMM a UEM.

Situación en España

Como comenta Ignacio López Monje, Iberia Regional Director en Arrow ECS, actualmente el mercado EMM está en constante evolución, cambio y desarrollo. De hecho, hasta el año pasado el EMM se entendía como un MDM (Mobile Device Management) al uso. Sin embargo, últimamente esta tendencia está dando un nuevo giro. Ahora, “el reto se encuentra en poder controlar cualquier tipo de dispositivo, desde un portátil hasta un reloj inteligente, independientemente del sistema operativo con el que se cuente. Este objetivo no ha sido fijado por las empresas, sino que ha sido la propia demanda de los usuarios lo que ha hecho que, tanto organismos públicos como empresas privadas, empiecen a preocuparse por controlar los dispositivos, sabiendo que estos pueden resultar una amenaza real para la seguridad de las empresas”, comenta aquel directivo.

En cambio, para Mikel Mabe, Business Developer de Movilidad de Ibermática, “estamos ante un año que puede marcar el salto definitivo de las plataformas EMM en el mercado”. La apuesta por una implantación de la movilidad corporativa, de apps empresariales y por una movilidad del puesto de trabajo que aporte mayor productividad a los empleados, está forzando a las compañías a preocuparse por la protección y gestión de los dispositivos y datos corporativos. En este escenario, el mercado español —dentro de la tendencia europea— ya es consciente de que una apuesta por la movilidad corporativa debe incluir herramientas que hagan más segura y eficiente esa estrategia.

De hecho, estudios recientes, como el de Markets&Markets, auguran que el negocio EMM en el mundo va a generar unos ingresos superiores a los 7.000 millones de euros en los primeros años de la próxima década, algo que supone duplicar su cifra en cinco años. El mayor volumen se concentrará en los mercados norteamericano y el europeo; si bien, dentro de este último, se espera que España sea uno de los territorios donde más se crezca.

Puede leer aquí el resto del reportaje.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios