TENDENCIAS | Artículos | 12 JUL 2018

'Edge Computing' un negocio a tener en cuenta por parte del Canal

Se trata de una tecnología que, poco a poco, se va imponiendo en el mercado y que genera no pocos beneficios. Y bien haría el Canal en prestarle atención. Hay mucho negocio en juego.
Edge Computing
Mª Isabel Campo

Pero ¿de qué estamos hablando cuando nos referimos de Edge Computing? Se trata de una "red de malla de micro centros de datos que procesa o almacena datos críticos  de  manera local y traslada todos los datos recibidos a un centro de datos central o repositorio de almacenamiento en la nube, en una superficie de menos de 30 metros pies cuadrados", según definición de IDC.

Una tecnología a tener muy cuenta. De hecho, según Toshiba, será la tecnología más destacable en 2018, ya que traslada el procesamiento de la información a las propias fuentes de generación de datos, descargando así al servidor central. Esto permite determinar qué información debe almacenarse localmente y cuál necesita ser enviada a la nube para ser usada posteriormente. Esto se traduce en una mayor eficiencia de la infraestructura tecnológica de cualquier organización, al proporcionar procesamiento de datos en tiempo real, reducción del tráfico, menores costes operativos y mejor rendimiento de las aplicaciones.

La importancia del ‘Edge Computing’

Las implementaciones de Edge Computing son ideales en una variedad de circunstancias. Así, por poner un caso, cuando los dispositivos IoT tienen una conectividad pobre y no es eficiente que los dispositivos IoT estén constantemente conectados a una nube central. En otros casos, su importancia tiene que ver con la reducción de la latencia, porque los datos no tienen que atravesar una red para llegar a un centro de datos o a una nube para su procesamiento.

Esos datos no necesariamente tienen que ser enviados a través de una red tan pronto como se producen, por lo que, en su lugar, el sistema local de computación de borde compila los datos y envía informes diarios a un centro de datos central o nube para el almacenamiento a largo plazo.

IoT y 5G impulsan el 'Edge Computing'

Según las previsiones de Intel, para 2020, un usuario medio de Internet usará 1,5 Gb de tráfico al día, mientras que el tráfico de vídeo diario alcanzará 1 Pb. Una gran cantidad de datos estarán generados por vehículos autónomos, dispositivos móviles y dispositivos de Internet que se recopilan y envían a servidores más rápidos situados en grandes centros de proceso de datos, donde se analizan y dan sentido. Ese análisis ha ayudado a mejorar el reconocimiento de la imagen y el habla, y está haciendo que los automóviles autónomos sean una realidad.

Las redes emergentes de datos super rápidos como el 5G enviarán aún más información, lo que podría afectar a los centros de datos. Los servidores ya están siendo rediseñados para manejar más datos, y las tecnologías de rendimiento como Gen-Z y fibra óptica reducirán la latencia.

Edge Computing también puede proporcionar análisis instantáneos para garantizar que la información basura se desecha y sólo la útil llega a los servidores de la red central. También está emergiendo para la virtualización, que recorta cargas de datos en paquetes más pequeños reencaminados a los servidores adecuados para su gestión.

Edge Computing también será importante para los automóviles autónomos. La visión definitiva es que este tipo de coches podrán conectarse a servidores super rápidos en la nube para reconocer imágenes, elaborar mapas y tomar mejores decisiones de conducción. Pero esas conexiones no son siempre posibles.

Podrá leer el reportaje completo en el próximo número de DealerWorld.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios