TENDENCIAS | Artículos | 16 OCT 2019

Democratización del ‘Cloud’: cuando trabajar en la nube ya no es una opción

Trabajar en la nube ya no es una opción para la mayoría de las empresas. Las oportunidades que ofrece son incuestionables, así como sus beneficios. Para la empresa no hay más decisión que entrar o no en el mundo digital, y eso pasa por los servicios en la nube.
Cloud road
Víctor Manuel Fernández

Lo repetimos otra vez, que la frase ?que, aparte de gustar (nos) ? es de las que llaman la atención: trabajar en la nube ya no es una opción para la mayoría de las empresas. Y para eso, y a modo de comparación, vamos a contar una bonita historia que, al contrario de lo que pueda parecer, no sirve para rellenar líneas sino para mostrarles el estado de la cuestión y su comparación con la actualidad.

Vamos con ella. A eso de mediados del siglo XVIII una máquina causaba sensación en Inglaterra: la Spinning Jenny ?en idioma patrio, Juanita la Hilandera?, que sorprendió a todo quisque, pues se trataba de la primera máquina de hilar de carácter popular. Una innovación que dejó pasmados a todos, oiga. No en vano, la nueva máquina permitía a una sola persona manejar varias docenas de usos a la vez. La consecuencia era una mayor productividad por obra y gracia de James Hargraves, su inventor. Ahora viene lo mejor del asunto: Hargraves pensó que la máquina de marras perduraría en el tiempo, pero dos años después apareció Richard Arkwright y dejó a su Juanita más desfasada que un chotis en un festival de Heavy Metal. La máquina de aquel segundo inventor, ¡oh, sorpresa!, se movía con agua y ya no requería de la mecánica humana para moverla. Consecuencia, nuevo aumento ?aún mayor que el primero? de la productividad. En diez años, ambos ingenios animaron a Samuel Crompton a concebir una máquina de hilar que multiplicaba por cien la productividad de aquellas dos; y en cuestión de una década, Inglaterra vio aumentar su producción de manera exponencial, y lo que antes era un producto de lujo al alcance de pocos, como el algodón, con el paso de los años se convertiría en otro al alcance de todos.

¿Qué? ¿Les ha gustado la historia?

Evolución, superación, y la tecnología a disposición de todos para mejorar los procesos productivos y, por ende, aumentar la productividad y, con ello, el beneficio. Lo que ofrece ahora el Cloud, sin ir más lejos. Y es un paso que las empresas deben dar sí o sí para seguir no compitiendo, sino existiendo ?así de cruda es la realidad? en el mercado.

Presente y futuro

Y es que es así: las empresas saben que el futuro y el presente pasan por los servicios en la nube. Ahora, ¿cuántas son conscientes de la necesidad de dar un paso adelante cuanto antes mejor? “Hoy en día, la mayor parte de las empresas saben que hay que dar ese paso, y la pregunta es más el cuándo, el cómo y el hasta dónde”, precisa Juan Carlos Coma, head of Business & Platform Solutions and Digital Business de Atos.

El panorama global tampoco ofrece dudas al respecto, pues el mercado Cloud crece a doble dígito desde hace muchos años, escalada que ?es más que presumible? continuará durante los próximos años; y, asimismo, las soluciones, prestaciones ofrecidas y la calidad de servicio también han crecido y lo seguirán haciendo también de forma muy relevante por parte de todo tipo de actores.

¿Y en España? Regresando a Juan Coma, este ejecutivo cree que “la adopción Cloud todavía es baja, comparativamente hablando, pero es un mercado que está despertando con fuerza y también crece por encima del doble dígito. Nos queda un largo camino por recorrer, y percibimos una adopción Cloud gradual”. En su opinión, las empresas que lideran esta transformación cuentan con una estrategia que les ordena, orientada a medio y largo plazo, pero que permita obtener beneficios muy concretos a corto. En consecuencia, cree Coma, “hay que ayudar a las empresas a empezar, a definir su camino y un modelo de crecimiento más pragmático para obtener todo el potencial que el Cloud les ofrece”.

Y ya que hemos hecho referencia el panorama, es cierto que la mayor parte de las compañías ?no todas. Todavía hay rechazo motivado principalmente por el desconocimiento? tiene claro que consumir determinados servicios en nube es imprescindible para alcanzar determinados niveles de optimización, “pero para que esto ocurra es necesario acometer una transformación que va más allá de alojar los servicios en otro sitio”, estipula Jaime Gutiérrez de Mesa, director de Cloud, Infrastructure & DataCenter Services de Ibermática.

Desconocimiento, acaban de leer. En muchos sentidos. Uno de ellos, y a modo de ejemplo, son las dificultades que tienen muchas empresas en determinar con exactitud el coste de cada uno de sus servicios en el modelo tradicional. “Por lo tanto, les es difícil compararlos con el nuevo”, sostiene Isaac Rosado, director Preventa de Grupo Econocom. Además, es necesario disponer previamente de unos claros procesos de gestión de configuración, con sus respectivos procedimientos de aprobación antes de emprender el cambio. “Si no se hace de esta forma, el riesgo de no contener los costes es elevado y la elasticidad en la nube puede volverse en contra”, incide de nuevo Rosado.     

Puede leer aquí el resto del reportaje.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios