TENDENCIAS | Artículos | 20 NOV 2012

Cómo serán los portátiles en 2018 (I)

Bárbara Madariaga

No sé si se acordarán, pero si echan la vista atrás podrán recordar, aunque sea vagamente, aquellos años en que el mercado de portátiles crecía a un ritmo vertiginoso. Y lo mejor es que este sector se incrementaba sin que los ordenadores portátiles sufrieran grandes transformaciones. Los crecimientos de hace, por ejemplo, cinco años ya han pasado a mejor vida y ahora éste es un sector que necesita reinventarse, más si tenemos en cuenta que otros dispositivos táctiles, como tablets y smartphones, están supliendo esa necesidad de disponer de una ordenador portátil, ¿o no?

La llegada al mercado de tablets y smartphones no ha eliminado la necesidad de los usuarios de disponer de un equipo con teclado, pero sí se están planteando si es necesario disponer de otro dispositivo móvil más en casa. Entonces, ¿cuál es le futuro que le espera a los portátiles?

La pregunta no tiene una fácil respuesta. No obstante, los principales fabricantes del mercado de PC están apostando por llevar el mundo táctil a los portátiles y, para ello, se están apoyando en Windows 8 y, sobre todo, en hacer atractivos unos productos en un mercado donde la oferta es diversa. Para la industria, la supervivencia pasa por modelos híbridos y por equipos desmontables.

Pero, ¿qué pasará dentro de cinco años una vez que la transición se haya completado?

Redefiniendo el concepto híbrido

Según los expertos, para que el modelo híbrido triunfe va a ser necesario que se mejoren ciertos aspectos, sobre todo en lo que al hardware se refiere. Probablemente, dentro de cinco años la conversión del concepto de portátil tradicional a tablet (y viceversa) ya no será tan “torpe” y no se necesitarán las dos manos para separar la pantalla del híbrido del teclado.

Esto por poner sólo un ejemplo. Lo cierto es que, a pesar de las ventajas de los híbridos, la industria cree que todavía queda mucho por hacer. Así lo reconoce Kevin Lensign, director de producto netbook en AMD, al asegurar que “claramente, todavía no se ha llegado al equipo híbrido perfecto”. Es más, en su opinión, aunque el concepto es interesante, “la implementación no es buena”.

Kevin Lensing destaca que la próxima generación de los conocidos como tablets híbridos dispone “de mejores mecanismos de conversión”. En algunos casos, incluso se gana potencia de procesamiento cuando el tablet está acoplado a un teclado o a un trackpad (dispositivos táctiles de entrada que permite controlar un cursor o facilitar la navegación a través de un menú o de cualquier interfaz gráfica). “Con el tiempo, los híbridos ganarán en potencia, en almacenamiento y en duración de batería gracias a las mejoras que se están realizando a la hora de acoplar el tablet y el teclado. Estamos en un año en el que se está primando el diseño de marca y el concepto de híbrido. En un futuro, habrá múltiples iteraciones que harán que se desarrollen robustos y reales notebooks”.

Mark VanderBrink, director técnico del negocio de PC de HP, cree que los próximos cinco años los desarrollos en materia de hardware pondrán foco en dar a los híbridos un aspecto menos anticuado. Algo que, en su opinión, “aunque es fácil de hacer es difícil hacerlo bien”. 

Barreras que caen

Algunos expertos creen que  la revolución de los conocidos como “convertibles”, los cuales están en proceso de evolución, será más que importante. Eso sí, según palabras de Pat Moorhead, analista tecnológico que se ha especializado en futuros escenarios, el concepto de PC modular tenderá, eventualmente, hacia el mundo inalámbrico. Los smartphones podrán, algún día, cubrir las necesidades de almacenamiento y potencia de procesamiento y los portátiles quedarán relegados a un segundo plano.  

En su opinión, las barreras de software que imposibilitaban que esto sucediese ya están cayendo, gracias a sistemas operativos como Android e iOS que han sido diseñados para adaptarse a los tamaños de pantalla.

Otra de las barreras que ya está siendo eliminada tiene a la conexión inalámbrica como eje. Es más en opinión de Pat Moorhead, dentro de cinco años éstas no existirán.  La WiGig Alliance está trabajando en el uso del spectrum alrededor de los 60GHz, el cual soportará conexiones rápidas de pantalla y conexiones inalámbricas. El reto para los fabricantes, según Pat Moorhead, será ponerse de acuerdo en un estándar de comunicación inalámbrico para todos los dispositivos.  A pesar de esto, Pat Moorhead es optimista. “Con la proliferación de grandes pantallas baratas, va a ser difícil que en el mundo occidental un usuario entre en una habitación y no se pueda conectar a una pantalla”.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios