TENDENCIAS | Noticias | 07 FEB 2020

Certificaciones ISO: un valor de credibilidad para el negocio indispensable para el Canal

En nuestro próximo número analizaremos el papel de las certificaciones ISO en el mercado y su papel en el Canal. Como adelanto, la visión al respecto de Microsoft de la mano de Héctor Sánchez Montenegro, su director de Tecnología en España.
: Héctor Sánchez Montenegro, director de Tecnología de Microsoft en España
: Héctor Sánchez Montenegro, director de Tecnología de Microsoft en España
Redacción

La creación y existencia de estándares abiertos es un ejemplo de cómo el consenso y el trabajo colaborativo se puede poner a disposición de la mejora y el progreso de la sociedad en todos sus ámbitos. Así, detrás de cada estándar ISO o de otros cuerpos de normalización, se encuentra el trabajo de especialistas internacionales de la disciplina en cuestión que han ofrecido su esfuerzo y conocimiento de forma abierta. "La generación de consensos entre todos ellos permite crear contenidos de gran valor frente a los que poder, posteriormente, acreditar un conocimiento o una adaptación correcta de dichos contenidos", concreta Héctor Sánchez Montenegro, director de Tecnología de Microsoft en España, portavoz que participa en el mencionado reportaje que podrá leer en nuestra próxima edición.

La certificación de la correcta aplicación del contenido de una norma ISO, o de un estándar reconocido, casi siempre previa auditoría, es una forma de ofrecer objetividad sobre la implementación de buenas prácticas, uso de tecnologías, procesos o procedimientos, en cualquiera de los ámbitos a los que la norma se refiera. "No significa que la inexistencia de una certificación indique una mala práctica, pero sin duda su existencia es valorada positivamente por muchas organizaciones", añade aquel portavoz.

Pero también hay que considerar otro tipo de estándares que en otros ámbitos pueden ser más importantes que los estándares abiertos como ISO, y se trata de determinados estándares cuyo uso masivo por parte de los usuarios los convierten en estándares de facto. "¿El motivo? Consiguen resolver un problema de negocio, servicio u operación de forma eficaz, y en consecuencia son escogidos por los usuarios de forma amplia. De hecho, muchos de ellos terminan convirtiéndose en estándares ISO como respuesta hacia la demanda sobre su apertura", considera Héctor Sánchez Montenegro.

Su desarrollo en el Canal

De lo que no hay duda es de que acreditar conocimiento, calidad en procesos o servicios, siempre es bien valorado por el mercado, y en no pocas ocasiones es de obligado cumplimiento para atender un determinado tipo de demandas. "Por ejemplo, se necesita estar auditado y certificado frente a la norma del Esquema Nacional de Seguridad (ENS) en España para proveer de determinados servicios a la Administración Pública Española)", añade Sánchez Montenegro.

Motivo más que suficiente para que el Canal valore las certificaciones ISO, en su opinión, "desde el momento que los potenciales clientes lo hagan. Y muchos lo hacen. Además la mejora de procesos internos, detección de ineficiencias o mejoras en la calidad de productos y servicios representan un valor en sí mismos para la propia organización, más allá de la valoración que sobre la certificación haga un potencial cliente", concluye. 
 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios