TENDENCIAS | Artículos | 21 MAY 2018

Blockchain: lo que está por venir

Blockchain ya forma parte del vocabulario de las organizaciones. Lo que no está claro es hasta qué punto forma parte de la realidad de su negocio. Es cierto que existen pilotos, pero podemos contar con los dedos de las manos los que han conseguido escalar saliendo de lo anecdótico y generando un verdadero impacto.
Fernando Maldonado
Fernando Maldonado.
Fernando Maldonado, Analista principal, Delfos Research.

Blockchain ya forma parte del vocabulario de las organizaciones. Lo que no está claro es hasta qué punto forma parte de la realidad de su negocio. Es cierto que existen pilotos, pero podemos contar con los dedos de las manos los que han conseguido escalar saliendo de lo anecdótico y generando un verdadero impacto.

Existe todavía una falta de claridad sobre las consecuencias que tendrá esta tecnología cuando entre de lleno en el negocio: no se conoce el coste de adopción —ya sean modelos privados, públicos o híbridos—, ni las implicaciones que tendrá para la empresa cambiar los procesos cuando empiece la proliferación de casos de uso.

Blockchain es, ante todo, un nuevo mecanismo —descentralizado y sin intermediarios— para crear confianza. Aunque estrechamente vinculada a las monedas virtuales, su "killer application" puede utilizarse para hacer seguimiento de cualquier activo: contratos, certificados, patentes, titulaciones, votaciones, licencias, etc. Se trata, en definitiva, de la construcción de un "Internet de valor” en la que los derechos sobre distintos activos pueden ser intercambiados, sean estos financieros, físicos o intelectuales.

De momento, su propuesta de valor se dirige más al ahorro de costes derivados de sustituir procesos ya existentes —por ejemplo, las cámaras de compensación bancarias—, que a generar confianza donde antes no existía —por ejemplo, ofreciendo el acceso a crédito de personas sin cuenta bancaria—.

Sea como fuere, ya no hay marcha atrás. Blockchain seguirá buscando su espacio combinándose con nuevas tecnologías como IoT, inteligencia artificial o sistemas biométricos. Por ejemplo, el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas está ejecutando un piloto con esta tecnología en un campamento en el que más de 10.000 refugiados pueden comprar alimentos en las tiendas locales confirmando su identidad a través de un escáner de ojos. Esto significa que no hay necesidad de efectivo o tarjetas de crédito. Verificada la identidad, todas las transacciones se registran en Blockchain.

Por otro lado, no todas las iniciativas están vinculadas al sector financiero, otros sectores también las están llevando a cabo con éxito. Hace unos días, sin ir más lejos, Alibaba anunciaba un piloto dirigido a obtener una mayor trazabilidad en el suministro de alimentos para acabar con el fraude sobre la denominación de origen de algunos productos.

Puede leer aquí el resto de la tribuna.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios