TENDENCIAS | Artículos | 22 AGO 2018

’As a Service’: el modelo de negocio que se impone

El modelo ‘As a Service’ triunfa entre las empresas. ¿Razones? Un mayor control de costes y la posibilidad de que se beneficien de nuevas tecnologías sin que ello suponga un gran desembolso económico. Y el Canal, que lo sabe, está al quite. Como siempre.
Cloud servicios
Víctor Manuel Fernández

Llamémosles como les llamemos —DaaS, MPS...—, los modelos de comercialización As a Service —como servicio— triunfan entre las empresas. O, como bien dice Miguel Gómez-Centurión, Cloud and Business Transformation Director, Arrow ECS Spain, “son una consecuencia del mundo en que vivimos, donde los cambios que antes tardaban años o décadas ahora suceden en meses y, además, de forma cada vez menos predecible. Esto obliga a las empresas a tener los mínimos compromisos financieros y los sistemas más flexibles disponibles, como puede ser el caso del Cloud”.

Pues la evidencia es la que es, y cada vez tiene menos sentido amortizar el valor de las inversiones en tecnología. A lo que hay que añadir otro dato no menos importante: la adecuada y constante inversión en transformación tecnológica es, a día de hoy, un pilar fundamental para cualquier empresa que se proponga liderar su mercado. Como así opina Montse Serra, directora general de Servicios y soluciones de HP Inc. España, que considera que “Los modelos As a Service dan también a las empresas la flexibilidad necesaria para beneficiarse de las nuevas tecnologías, puesto que elimina los costes de actualización. Asimismo, facilitan también el poder escalar, de forma rentable, cuando haya que adaptarse a los cambios en la plantilla o en el propio negocio”.

Para empezar, unos números

Como siempre, lo mejor para establecer un punto de partida son los números. Y en lo que respecta a estos nuevos modelos de comercialización, son la mar de interesantes. Porque tanto empresas como distribuidores se están dando cuenta de la multitud de beneficios que les aportan. Por ejemplo, Infiniti Research Ltd. señala que las adquisiciones de equipamiento en modo servicio crecerán a un ritmo anual del 38 % entre 2016 y 2020. Y si nos centramos en Device as a service (DaaS), los entornos con multitud de dispositivos diferentes son la norma en el mundo de hoy, y gestionar múltiples tipos de equipos, sistemas operativos (OS) y varios proveedores se ha convertido cada vez más en un creciente rompecabezas para las organizaciones.

Más: el 60% de los responsables de TI encuestados por IDC afirmaron que sus recursos se emplean en la administración de los dispositivos. De ahí que las soluciones DaaS se estén implementando o ya sean evaluadas por el 40% de las empresas a medida que se van cuenta del valor que tiene transferir recursos a iniciativas más estratégicas, en lugar de gastar recursos valiosos de TI en el soporte del ciclo de vida y la gestión del dispositivo. Es más: en el caso de MPS, en la actualidad cerca del 70% del mercado de impresión profesional ya se basa en la demanda de servicios y soluciones contractuales. Entre las razones de su aceptación, la optimización de costes y la preocupación por la seguridad.

Modelos con éxito

¿A que se debe, pues, el éxito de los modelos expuestos y otros tantos con similares características? Dos conceptos resaltan por encima de cualesquiera otros: flexibilidad y libertad, que es lo que obtienen las empresas que los utilizan. “Por una parte —nos apunta desde PHC Software su director de la Unidad de Negocio Internacional, João Sampaio—, flexibilidad económica, ya que puedes ajustar los servicios que contratas a tu presupuesto particular y te permite ampliar o reducir el nivel de servicio según las necesidades cambiantes de tu empresa. Por otra parte, libertad de integración y acceso. Este tipo de servicios están alojados en la nube, por lo que son accesibles desde cualquier dispositivo, en cualquier momento y en cualquier lugar, por lo que la flexibilidad en el trabajo es total y ayuda a fomentar políticas de movilidad empresarial”.

La nube. Y es que, como diría el gran Mario Moreno, Cantinflas, ahí está el detalle. Gracias a ella, los servicios básicos pasan a ser un gasto operativo que se adapta al tamaño y crecimiento de la empresa. De este modo se evita realizar grandes inversiones en software o hardware que implique un periodo de amortización. Y, en consecuencia, “se pueden optimizar los servicios de TI, apoyándose en el proveedor de sistemas para dar servicios básicos. Esto permite a la empresa invertir ese tiempo y recursos en innovación tecnológica de más valor”, precisa el Cloud and Business Transformation Director, Arrow ECS Spain.

Una ayuda para la transformación digital de las empresas

La transformación digital que vivimos no sólo ofrece las herramientas necesarias que aumentan drásticamente la productividad de las empresas. Más bien, provocará un cambio radical en la forma en que opera nuestra economía. A modo de ejemplo, en 2030, habrá 8.500 millones de personas en nuestro planeta. De acuerdo con McKinset, en 2025, 1.800 millones de nuevos consumidores se unirán a la economía mundial, y la mayoría de ellos vivirá en las ciudades. Esas ciudades serán más inteligentes incluso que antes, por lo que dirigirán los ciclos de inversión de gobierno masivo en tecnología. Al mismo tiempo, la rápida urbanización del planeta, el incremento del número de megaciudades y la hiperconectividad, conducirán a una economía cada vez más compartida. “Y no hay duda de que será dirigida por los modelos como servicio, una oportunidad para proporcionar más servicios gestionados, generar ingresos recurrentes y estar más cerca de los clientes. Asumir estos modelos será fundamental para adaptarse a esa transformación digital y poder mantenerse a la vanguardia de las disrupciones sacando provecho de todos los cambios tecnológicos”, explica Montse Serra.

Y las empresas lo saben. Porque sus departamentos de TI no siempre pueden contar con especialistas formados en las últimas tecnologías. ¿Quién se ha de encargar de guiarlas? El Canal, capaz de ofrecer soluciones completas que las ayuden a adaptarse a esa transformación. Porque, como bien apostilla João Sampaio, “la transformación digital no significa transformar por completo la empresa, sino aquellas áreas en las que la digitalización aporta mayor eficiencia a los procesos. Cada empresa debe valorar si un modelo As a Service es apropiado para su modelo de negocio y evitar caer en las modas del mercado”.

Un mundo lleno de valores añadidos para el Canal

“Los modelos As a Service son una gran oportunidad para el Canal”, apunta Montse Serra. Casi de cajón, pues como insiste aquella ejecutiva “se trata de una oportunidad de acompañar a los clientes a adaptarse a este nuevo entorno y transformar sus sistemas de computación e impresión, poniendo foco en pasar de un negocio transaccional a un negocio contractual”.

Detalle para nada pequeño el comentado por Montse Serra, pues existe una excelente oportunidad para fortalecer la relación proveedor-cliente con la transición de un tipo de negocio a otro. O lo que es lo mismo: “Un mayor nivel de satisfacción del cliente gracias al suministro de servicios personalizados y de alto valor puede generar nuevas fuentes de ingresos”, incide esta ejecutiva de HP Inc.

Eso sí, aunque estos modelos presentan una nueva oportunidad para el Canal, también plantean un reto a la hora de gestionar una multitud de partners en la cadena de suministro. Por lo tanto, la colaboración y negociación con los aquéllos resulta una tarea fundamental a la hora de establecer alianzas sólidas y duraderas, capaces de afrontar los retos y las dinámicas cambiantes del Canal. “La clave reside en trabajar juntos para aportar valor a los clientes a través de una adecuada oferta de servicios y soluciones, y siempre respaldados por una marca de referencia”, apostilla Montse Serra.

Puede leer aquí el reportaje completo.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios