SEGURIDAD | Artículos | 01 NOV 2000

Una apuesta por la seguridad de datos

Los sistemas biométricos, el objetivo de la empresa, según Dataquest
Fernando Muñoz.
Martin Reynold, vicepresidente e investigador de Dataquest, refleja en sus palabras lo importante que es tomar conciencia de la importancia de contar con un buen sistema de seguridad. "Muchas empresas no se dan cuenta de que tienen fallos de seguridad importantes, especialmente en todo lo que se refiere a Internet. Y cuando son conscientes de ello a menudo ya es demasiado tarde. Los sistemas biométricos son un modo de empezar el camino correcto".
Estos nuevos sistemas utilizan datos personales de identidad de los individuos, tales como huellas digitales, peso o longitud de los huesos de la mano o incluso la estructura de los vasos sanguíneos de los ojos, almacenando toda esa información en una base de datos, de tal forma que el acceso quedará condicionado a que coincidan o no dichas medidas específicas con la persona determinada. Es un nuevo método que rompe con los tradicionales sistemas de seguridad a través de contraseñas o tarjetas de identificación.
Es esa capacidad de identificar a alguien en función de rasgos físicos únicos la que está introduciendo los sistemas biométricos en las empresas. A medida que aumenta el número de transacciones de alto nivel por Internet, crecerá en las empresas la necesidad de autenticación de la identidad de los usuarios.
Si se añade a ese incremento el número de brechas de seguridad internas y el espionaje corporativo, se comprenderá que los administradores de red deseen disponer cada vez más de mayores niveles de protección de la información ajena a ojos no autorizados.
Si el principal problema que presentaba la adopción de estos sistemas era sus precios, su descenso de aproximadamente entre un 80 y un 90 por ciento durante los últimos tres años y la mayor preocupación por parte de las empresas por contar con un sistema de seguridad más fiable, convertirán los sistemas biométricos en objetivo de las mismas en un plazo de dos o cuatro años.
De momento ha habido una expansión en la inversión destinada a I+D que ha desembocado en una mejora en la calidad de los sistemas así como en una reducción de sus costes.
Compañías tales como Identix, Veridicom y Key Tronic están entrando en los sistemas biométricos corporativos. Le siguen compañías de gran importancia en la industria como Compaq, que está integrando escáneres de huellas digitales en sus teclados y laptops. MasterCard está también probando diferentes métodos biométricos para poder acceder a edificios e incluso para tener acceso a la red.
Otra de las consecuencias de la implantación de este sistema consiste en la reducción de las llamadas de help desk, cifradas en alrededor del 25 por ciento de las relacionadas con las contraseñas. Se trata de poner fin a los problemas que llevan implícitos las mismas. "Yo soy un experto en seguridad, y aunque mi contraseña es adecuada podría ser aún mejor", afirma Abner Germanow, consultor de IDC. "Es bastante fácil pasearse por la empresa y ver a gente que tiene su contraseña apuntada en un post-it o en su cartera".
A pesar de todos sus pros, ningún sistema puede ser calificado de infalible. De hecho, Martin Reynold ha creado duplicados de sus huellas digitales sobre láminas de caucho, logrando engañar al escáner.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios