SEGURIDAD | Artículos | 15 MAR 2005

Suites de seguridad monopuesto

Un aporte de negocio para el dealer
Miguel A. Gómez.
El mundo de la seguridad tiene diferentes puntos de vista y diversos entornos de aplicación y explotación. En este momento, ningún ordenador es una isla, porque pese a que no esté conectado en una red de área local de ninguna empresa, sí que puede tener conexión con Internet, por lo que es necesario proteger la información que alberga y, de forma subsidiaria, tratar de aportar su granito de arena en la protección total de la red. Y es que los ordenadores ya no son islas, sino que están unidos en una misma y enorme red de datos y comunicaciones, como es Internet. Además, los ataques han cambiado, así como sus intenciones, porque de las puramente molestas se ha pasado a las delictivas. Es más, ya no basta con pensar que los ataques se producen sólo contra determinadas empresas u organismos oficiales. Ahora mismo, cualquier usuario gestiona parte de sus compras por Internet, pagando con tarjeta de crédito, o revisas sus cuentas bancarias de forma on-line, información más que golosa para cualquier individuo con aviesas intenciones. Pero, ¿todo está perdido? Evidentemente, no. Los distintos fabricantes aportan soluciones de diferente ámbito y calado con el fin de paliar los posibles problemas a los que se enfrentan los usuarios. Un vistazo desde dentro Para conocer el mercado, lo mejor es preguntar a los que lo componen. En este sentido, Alfredo Vázquez, director de la división de consumo de McAfee, comentaba que “actualmente, estamos viviendo un momento interesante en cuanto a evolución del mercado. No sólo se trata de un mercado que se encuentra en una fase de crecimiento importante, sino que, además, cuenta con un dinamismo tal que hace que las empresas dedicadas a la seguridad se encuentren mucha más exigencia en lo que se refiere a su capacidad para resolver las nuevas amenazas que aparecen a diario. Pese a tratarse de un segmento en el que muchos quieren entrar por sus altos ratios de crecimiento, es necesaria una alta especialización para cubrir las expectativas de los clientes”. Por su parte, José Manuel Crespo, director de marketing de producto de Panda Software, explicaba que la implantación de las nuevas tecnologías “en la micro-empresa española, le ha permitido la automatización de los procesos, el acceso a Internet y el desarrollo del comercio electrónico, lo que ha cambiado la fisonomía del segmento SoHo. Teniendo en cuenta los cambios que se están produciendo en este segmento como consecuencia de la adecuación del mismo a los avances tecnológicos, es lógico pensar que la seguridad ha empezado también a cuestionarse en este ámbito. La microempresa, como parte de la PYME en general, está muy desprotegida por una falta de concienciación y de recursos dedicados al completo que no la hacen ser más atacada sino mucho más vulnerable a un ataque informático, especialmente si tenemos en cuenta que diariamente aparecen una media de 30 nuevos virus y que la cifra aproximada de virus que circulan por Internet y que pueden poner en peligro de una u otra manera la actividad empresarial de las pequeñas empresas se eleva a más de 80.000”. “Pero es precisamente en este segmento”, continúa, “en el que se están notando los esfuerzos tanto de pequeños empresarios como de distribuidores por estar plenamente formados y estar al día en materia de seguridad”. Para Francisco Sancho, director de operaciones de Allasso Iberia, “el aumento de los ataques a través de Internet es un hecho que nadie puede negar. Estos ataques, cada vez más numerosos y sofisticados, no hacen distinciones entre sus víctimas, que pueden ser desde grandes corporaciones a pequeñas empresas familiares. El problema para las pequeñas empresas se ve agravado, ya que deben enfrentarse a los mismos riesgos disponiendo de menos recursos para ello”. En opinión de David Díaz, responsable de retail de Symantec Ibérica, “tanto el usuario particular como la pequeña empresa son cada vez más conscientes de los problemas de seguridad que surgen a diario, en forma de amenazas cada vez más complejas y dañinas. A pesar de esta concienciación se limitan en muchos casos a protegerse después de un suceso y no de forma preventiva. En el mundo de hoy ya no es suficiente con tener un antivirus. No obstante, es importante que el canal de distribución le muestre las soluciones con las que cuenta, hablarle de la forma de actualizar periódicamente sus sistemas de protección, así como de los problemas con los que se enfrentaran cuando se conectan a Internet , deberían de ser prescriptores de seguridad”. Negocio para el canal Este tipo de soluciones aportan mucho negocio al canal. En palabras del representante de Panda Software, “el tejido empresarial español está formado fundamentalmente por microempresas. Según datos de un estudio publicado recientemente por Red.es, cerca del 90 por ciento del volumen empresarial español está constituido por empresas que tienen menos de 10 empleados en plantilla. Si tenemos en cuenta, por un lado, el peso específico de este segmento dentro de la economía española, por otro los crecientes requerimientos de este sector en materia de seguridad y, por último, que este tipo de empresa no puede disponer de recursos dedicados única y exclusivamente a la seguridad, es lógico pensar que dicho segmento empresarial es piedra angular para el negocio del canal a través del cual se gestiona un volumen importantísimo de las ventas de los fabricantes de seguridad”. En palabras de Alfredo Vázquez, “las soluciones dirigidas al mercado doméstico, aunque no abran demasiadas opciones para la inclusión de otros servicios de valor, proporcionan un margen considerable al canal. Además, debido a la continua evolución de las amenazas, también favorece la relación muy estrecha entre el usuario y su proveedor, para asegurar la permanente actualización de las mismas y lo que esto supone en cuanto a negocio recurrente a futuro”. Según David Díaz, “actualmente el peso que están adquiriendo las soluciones de seguridad sobre el total de la facturación del mercado es cada vez mayor. Esto es en parte debido al crecimiento natural del mercado de seguridad. Este buen momento del mercado, unido a que cada vez son más los distribuidores que empiezan a orientar y a dedicar mas atención al negocio de seguridad, convierte este segmento en una de las mejores maneras de incrementar el negocio en el canal y generar nuevas líneas de negocio, no sólo con la venta de las soluciones como tales, sino con las demás opciones de venta que derivan de estos productos, como son servicios de mantenimiento o gestión de seguridad”. Para el responsable de Allaso, “con los datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2004 había en España más de 2.800.000 empresas con menos de 20 empleados. Si unimos esto al hecho del aumento de Internet como herramienta de trabajo, nos podemos hacer una idea del mercado ante el que nos encontramos. Adaptar la oferta de productos y servicios a las necesidades de estas empresas, es una estupenda oportunidad para el canal”. Mucho trabajo por hacer Pero queda mucho por hacer, y, tal y como explica Alfredo Vázquez, “lo más importante es, sin tratar de alarmar, hacer al usuario consciente de la situación real existente. En 2004 aparecieron 4 veces más virus que en 2003, se envían billones de correos basura a diario, en sólo 3 meses se detectaron más de 11 millones de elementos de spyware en los PC de nuestros clientes, el phising provoca que más de un 5 por ciento de los usuarios contactados “piquen” en los fraudes … Es una realidad, y los fabricantes trabajando estrechamente con el canal debemos asegurarnos de proteger los sistemas de nuestros clientes en todos los niveles”. Para Francisco Sancho, “la experiencia nos dice que la seguridad de las redes es un tema que preocupa a cualquier empresa con conexión a Internet y abierta, de esta manera, a los riesgos que existen en la red de redes. No obstante, es cierto que las pequeñas empresas, por sus recursos limitados, miran con recelo las soluciones de segurid

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios