SEGURIDAD | Noticias | 13 JUL 2006

Se reducen los fallos por hardware en los ordenadores

A pesar de que los fabricantes de ordenadores han reducido los fallos anuales de hardware en aproximadamente un 25 por ciento en los últimos dos años, un estudio de Gartner revela que todavía es posible mejorar estos ratios. De hecho, el informe de la consultora afirma que la tasa anual de fallos de hardware de los portátiles oscila entre el 15 y el 20 por ciento durante la vida del equipo.
Silvia Hernández
Gartner define como un fallo de hardware cualquier incidente que requiera la reposición de un componente, independientemente de cuál sea dicho componente. En general, suelen ser cifras que no se hacen públicas porque los fabricantes de ordenadores consideran que se trata de una información propietaria y no la revelan. La buena noticia, según un informe de esta consultora es que el ratio de fallos anuales por hardware se ha reducido casi un 25 por ciento en los últimos dos años.

Hace tres años, la media de este tipo de errores en los portátiles se situaba en un 20 por ciento en el primer año del ordenador, ascendiendo hasta un 28 por ciento en el tercer año de utilización. Por su parte, los PC de sobremesa presentaban mejores cifras con un porcentaje de fallos del 7 por ciento en el primer año y un 15 por ciento en el cuarto. Actualmente, los ordenadores tradicionales se sitúan en un nivel de fallos de hardware del 5 por ciento durante sus primeros doce meses para pasar a un 12 por ciento en el cuarto año de existencia.

En los equipos de sobremesa, el principal origen de los fallos se divide entre las placas base y los discos duros. “El número de cambios de placas base se ha incrementado a la vez que se iban integrando más componentes en las propias placas. Elementos como las tarjetas NIC o los módems ya no se encuentran de forma separada, de forma que si cualquiera de ambos componentes falla, lo hace la placa entera”, apuntaba Leslie Fiering, vicepresidenta de investigación en Gartner.

Por lo que se refiere a los portátiles, la fuente más común de fallos procede de la rotura de la pantalla. “Sin embargo, los fabricantes de portátiles han mejorado significativamente sus diseños para reducir este problema añadiendo rigidez a la carcasa del portátil y dejando mayor espacio entre el teclado y la pantalla cuando el equipo está cerrado”, explica Fiering. Pero las placas base y los discos duros también elevan de forma importante los fallos en los portátiles. De hecho, según el informe de Gartner, ambos componentes lideran los posibles problemas en equipos con menos de dos años con cuotas que varían entre un 25 y 45 por ciento de todos los fallos de hardware.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios