SEGURIDAD | Noticias | 04 ENE 2000

Los virus del cambio de año no han sido tan peligrosos como se esperaba

Una vez superada la fecha más esperada y temida por todos, el 1 de enero del año 2000, el primer balance de las incidencias registradas muestra que, afortunadamente, la alarma despertada acerca de las consecuencias que podría implicar el Efecto 2000 ha dado sus frutos.
María L. Rodríguez
La conclusión extraída a día de hoy sobre el Efecto 2000 en todos los países desarrollados es “sin novedad en el frente”. Salvo pequeñas incidencias, la inmensa mayoría de los sistemas informáticos ha funcionado bien. Esa conclusión ha llevado, incluso, a algunos críticos a asegurar que desde los gobiernos de las naciones y las empresas de Tecnologías de la Información se había exagerado la situación con el fin de incrementar la inversión en TI. Sin embargo, los acusados se defienden asegurando que la inversión era necesaria y que todavía es pronto para cantar victoria, puesto que en los próximos días se podrían registrar problemas, aunque, de una índole no muy importante.
Otro de los aspectos que provocó cierta alarma los días previos al cambio de año fue el posible ataque de piratas informáticos junto con una, también posible, epidemia de virus informáticos. Así lo advertimos en sendas noticias publicadas en Dealer World News los días 30 de noviembre y 29 de diciembre de 1999. Sin embargo, también a este respecto la conclusión es “sin novedad en el frente”. Pasados los primeros días se ha podido comprobar que, si bien se han producido infecciones aisladas, los problemas han sido escasos y la peligrosidad de esos virus ha sido calificada por los expertos de entre baja y media.
Ahora, los fabricantes de antivirus se dividen en dos bandos, los que como Symantec consideran que se ha exagerado la situación y los que como Computer Associates piensan que aunque, efectivamente, la situación no fue tan grave como se esperaba, en los próximos días podrían producirse algunos ataques.
Por parte de Symantec, ha comentado la situación el director del programa senior del Centro de Investigación Antivirus que la compañía tiene en California, Motoaki Yamamura, quien ha dicho que “no hay ninguna necesidad de crear pánico acerca de esos nuevos virus del año 2000”. Por su parte, un directivo de Computer Associates ha declarado que ese silencio de los piratas podría deberse “a la calma que hay siempre antes de una tormenta”. No obstante el peligro de esa tormenta tampoco será muy alto, a juzgar por las palabras de ese directivo de CA: “por regla general hay dos tipos de virus: aquellos que están como si dijéramos en estado salvaje y los que se encuentran en el zoo. Nosotros queremos mantener encerrados o bajo control a aquellos que se encuentran en el zoo. De todas formas, lo que se encuentran en estado salvaje sólo representan el 1 por ciento de los virus existentes, así es que no suponen un problema todavía. Aunque podrían serlo”.

Razones de peso para que los piratas hayan decidido no actuar A pesar de esos miedos, según han señalado las autoridades policiales de Hong Kong, en cierto modo es lógico que los piratas informáticos no hayan actuado. “La mayor parte de las compañías han estado vigilando con mucha cautela la transición de un año a otro. Los administradores de sistemas han estado siguiendo muy de cerca los problemas y anormalidades que pudieran registrar sus sistemas, por lo que ese era el peor momento para que alguien pudiera atacar o infectar un sistema, pirateándolo o utilizando virus”.
De hecho, otro fabricante de antivirus, Trend Micro, detectó 14 virus durante el fin de semana de Año Nuevo, de los que sólo 4 estaban relacionados con el año 2000.
Esta situación ha llevado a los funcionarios de la Unidad del Crimen Informático de la Policía de Hong Kong a afirmar que las amenazas dadas a conocer por los fabricantes de antivirus se han debido a una política comercial con la que pretendían vender más productos.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios