SEGURIDAD | Artículos | 01 ABR 2004

Los "híbridos" tecnológicos amenazan la seguridad empresarial

Yolanda Sánchez.
¿Imagina que un empleado suyo entra en el departamento de información confidencial hablando por teléfono y termina sacando fotos, a través de este dispositivo, de los documentos? ¿Y si inmediatamente después, y otra vez con el teléfono, los envía por Internet a la competencia? Aunque parezca inverosímil, lo cierto es que Gartner ya ha empezado a llamar la atención sobre el problema.
Y es que los negocios se empiezan a tomar conciencia de que la utilización de teléfonos móviles con cámaras puede comprometer la seguridad de su información y la intimidad de sus empleados. Es por ello que muchos negocios están tratando de prohibir su utilización en sus instalaciones. Sin embargo, una absoluta prohibición de este tipo de dispositivos es una medida un tanto simplista y supone un enorme e inútil esfuerzo, de acuerdo con Gartner.
En 2006, más del 80 por ciento de los móviles vendidos en EE.UU. y en Europa Occidental integrarán cámaras fotográficas. Como la gran mayoría de los teléfonos móviles incluirán esta opción, será necesario que las empresas desarrollen una verdadera política al respecto.
“La mayoría de las organizaciones simplemente no tienen la plantilla necesaria o el dinero para realizar una efectiva inspección”, aseguró Ken Dulaney, vicepresidente de Gartner. “Sin embargo, los negocios deben pensar en tomar medidas como destinar zonas seguras donde las restricciones de estos terminales sean severas. En otras áreas de trabajo, los empleados pueden, dentro de la normalidad, utilizar estos sistemas”.
“La fijación de unas líneas de uso será mucho más efectiva que la prohibición categórica porque en un futuro la cámara será inseparable del teléfono y la utilización de éste es necesaria. Además, hay que tener en cuenta que no sólo la cámara supone un riesgo”, aseguró Carolina Milanesi, analista de la consultora. “Por ejemplo, muchos teléfonos ya incorporan sistemas de grabado de voz. Por todo ello es necesario establecer, desde un principio, una política razonable”. Sin lugar a dudas la nueva generación de híbridos requiere de la atención de las empresas.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios