SEGURIDAD | Artículos | 01 MAR 2009

Los fabricantes apuestan por SaaS y por cloud computing como futuro de la seguridad

¿Están realmente a salvo nuestros ordenadores?
Silvia Hernández.
La rápida evolución de las amenazas provoca que también deban cambiar a gran velocidad los métodos para proteger nuestros ordenadores. Para ello, los fabricantes de este segmento de negocio están continuamente buscando nuevas y mejores formas de combatir los códigos maliciosos y el cibercrimen. Una búsqueda que ha llevado a todos ellos a apostar por el software como servicio.

Nuevas amenazas, nuevos riesgos y cada vez, una mayor cantidad de información que proteger. Nos hallamos, por tanto, ante un mercado en continua evolución y movimiento que, gracias a la mayor necesidad de protección, está siendo uno de los menos perjudicados por la situación económica.“Dadas las condiciones económicas actuales, podemos decir que el mercado de la seguridad se ve menos afectado por la crisis que otros sectores. Dentro del sector de TIC, la seguridad es el área en el que las empresas menos pueden sacrificar. Aun así, según IDC, el gasto global de las empresas en seguridad en 2009 se ralentizará ligeramente, especialmente en los sectores financiero, administraciones públicas y la industria. Dentro del mercado de la seguridad, el segmento de soluciones anti-malware es precisamente el que menos debería verse afectado. Las empresas no pueden “ahorrarse” el no contar con protección de este tipo, y pensamos que veremos incluso crecimientos en nuestro sector en particular”, asegura Josu Franco, director de la unidad de clientes corporativos de Panda Security.
Es más, según afirma Ovanes Mikhailov, director general de Kaspersky Lab Ibérica, “según las últimas previsiones de IDC, el mercado de seguridad de TI crecerá de 21.500 millones de dólares en 2007 a 33.800 millones en 2011. Sinceramente, creemos que la seguridad será uno de los temas más importantes de nuestra sociedad en los próximos años y en consecuencia, el sector de la lucha contra el malware seguirá creciendo”.
Por su parte, Javier Ferruz, consultor preventa sénior de Symantec hace hincapié en que “la situación actual del mercado de la seguridad informática está en un proceso de cambio, sobre todo en lo que se refiere a sus prestaciones, estructura y distribución. El software está yendo hacia un modelo de software abierto, capaz de relacionarse con diferentes plataformas y muchos tipos de hardware distinto, sistemas operativos o plataformas de virtualización y que se entiende como un servicio. En este sentido, el software se está convirtiendo también en un elemento de ahorro importante, pues con una gestión basada en software, las tecnologías para configuración, despliegue, actualización, ajuste y migración –todo el ciclo de vida de los productos tecnológicos, pueden gestionarse con rapidez, eficiencia y un coste menor de lo que tenía hasta la fecha”.

Evolución tecnológica
Así, vemos como, en general, los fabricantes del mercado de software son optimistas con respecto al futuro de su sector. Un optimismo que se basa en la evolución tecnológica que está viviendo este segmento de negocio. “ Vemos una tendencia de crecimiento muy grande hacia el modelo SaaS (Security as a Service o Software as a service) sobre todo en el segmento de PYMES, ya que permite proteger los parques informáticos de empresas sin tener que hacer inversiones en infraestructura y con gastos operativos muy reducidos. Y en lo que respecta a nuestro sector, cada vez hay más malware. En PandaLabs hemos recibido en 2008, aproximadamente, 15 millones de nuevos ejemplares de malware, una tendencia que sigue creciendo. El modelo de cibercrimen como negocio está causando este enorme crecimiento de las amenazas, y a la vez el mercado demanda soluciones que puedan afrontar dicha situación, de la forma más transparente y fácil para el usuario. Por eso, la industria está moviéndose hacia el enfoque de hacer más cosas desde “la nube”, ya que lidiar con el problema contando sólo con la capacidad del propio PC en el que la solución de seguridad está instalada no es viable ni sostenible en el tiempo. Hay que ofrecer soluciones escalables, que puedan procesar cualquier volumen de malware con rapidez, y la mejor forma de hacerlo es desde la infraestructura del propio fabricante. En este sentido Panda ha sido la primera empresa del sector en ofrecer soluciones con este enfoque, desde hace unos dos años, explica Josu Franco.
Una opinión que comparte Ovanes Mikhailov, quien señala que “el mercado de seguridad ahora mismo está influenciado por la externalización de servicios, ya sean cloud computing o SaaS, así como por una mayor exigencia en cuanto a la adaptación de las soluciones a la realidad de los clientes y la búsqueda del mayor Retorno de Inversión de las soluciones seguridad en el menor tiempo posible. El cloud computing y SaaS son dos ejemplos muy claros del desarrollo y crecimiento que está experimentando el sector de la seguridad y de cómo nuevas ideas pueden revolucionar el mercado, aunando los beneficios de las soluciones adaptadas pero minimizando los costes de infraestructura y haciéndolas disponibles en cualquier momento y cualquier lugar”.
En este sentido, Javier Ferruz destaca que “el mercado de la seguridad está cambiando, ya que si se trata de proteger la información y los datos, hay que tener en cuenta que estos se utilizan cada vez en más lugares: desde ordenadores portátiles a memorias USB, redes, o portales en la Red. De este modo, es necesario implementar un modelo de seguridad que sea capaz de localizar, clasificar y prevenir automáticamente la pérdida de datos valiosos y confidenciales. Por eso, no se trata sólo de seguridad, sino de seguridad y gestión de la información: proteger esta información contra las amenazas más recientes y a gestionarla de manera más completa y eficiente. Por tanto, lo que se demanda actualmente son soluciones relacionadas con seguridad, gestión de la infraestructura, riesgos de la información y conformidad, almacenamiento y continuidad de negocio. Siempre teniendo en cuenta que todos estos campos ya no son independientes sino que están necesariamente relacionados dentro de la infraestructura de TI de las organizaciones”.

La crisis se nota menos
Como mencionábamos, el sector de la seguridad es de los que menos perjudicado está siendo afectado por la crisis. Ello es debido, tal y como señala Josu Franco a que “en cualquier coyuntura económica en la que es necesario moderar las inversiones, una de las mayores preocupaciones de cualquier empresa es mantener seguros sus activos, entre ellos la información u otros activos de propiedad intelectual. Poner en riesgo las políticas de seguridad puede conllevar grandes pérdidas en forma de reducciones de la productividad, pérdida de datos sensibles, reducción de la reputación corporativa entre clientes, socios o accionistas. En este sentido, la seguridad es un activo básico de toda empresa y, por lo tanto, creemos que el mercado de la seguridad no se verá tan afectado como otros por la crisis, incluso, seguirá creciendo”.
Por su parte, Ovanes Mikhailov apunta que “el mercado del software es uno de los que mejor está posicionado para afrontar la situación económica, si bien es cierto que ha sufrido una cierta ralentización, se pone de manifiesto que el valor añadido del software es clave para las empresas, más aún en tiempos de crisis. Hay que pensa

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios