SEGURIDAD | Noticias | 24 MAR 2003

Los errores humanos superan a los tecnológicos como causa de problemas de seguridad

Como ya suponíamos, el usuario del ordenador es determinante para el funcionamiento idóneo del mismo o, en su defecto, para su mal rendimiento. Al hablar de redes y de seguridad, la formación y el cuidado que ponga el usuario será determinante para que los sistemas de seguridad funcionen o no.
Yolanda Sánchez
Parece sencillo, incluso obvio, pero lo cierto es que hasta ahora poco o nada se había hablado de ello. Y es que el mal uso de los sistemas informáticos o la escasa formación de los empleados pueden traducirse en el peor problema de seguridad al que tiene que enfrentarse un empresario. Podemos asegurar que si el usuario no sabe a qué pautas de uso ceñirse, de poco servirán los cortafuegos o antivirus instalados en la red.
Sin lugar a dudas, los errores humanos son mucho más importantes que los puramente tecnológicos de cara a la seguridad informática. Esto es al menos lo que se deduce de un estudio realizado por la Asociación de la Industria Tecnológica de EE.UU.
El informe, realizado bajo el nombre “Committing to Security: A CompTIA Analysis of IT Security and the Workforce”, sugiere que una mejor y más amplia formación de los trabajadores puede ayudar de manera real a garantizar la seguridad frente a los peligros de la Red. Los datos hablan por sí solos: más de un 63 por ciento de los problemas de seguridad identificados en los últimos tiempos se debe al factor humano. Aún más: sólo el 8 por ciento se debe exclusivamente a cuestiones técnicas.
“No se trata tanto de tecnología como de actitudes humanas”, aseguraron los responsables de este estudio. “Desde luego, las cuestiones técnicas juegan un papel determinante, pero a no ser que el responsable cuente con la gente adecuada detrás de la pantalla y que sus niveles de conocimiento sean los adecuados, la compañía puede estar expuesta a problemas reales”, aseguró el responsable.
CompTIA, una asociación que ofrece certificaciones tecnológicas, asegura que ante estos resultados ya no cabe duda de que es necesaria mucha más formación relativa a la seguridad de la que actualmente se está impartiendo.
Un dato clarificador de las prioridades de política empresarial en las empresas es que más del 90 por ciento de las organizaciones preguntadas para la realización de este estudio ha señalado que todos ellos hacían uso de cortafuegos y antivirus, pero sólo el 19 por ciento requiere conocimientos previos en esta materia a sus trabajadores y sólo el 23 por ciento valora la formación en este área. Y es que el recurrir a sistemas de seguridad de manera “compulsiva” puede que nos olvidemos de la cuestión más importante: al final, el ordenador está en nuestras manos y más vale que estén preparadas.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios