SEGURIDAD | Artículos | 15 MAY 2006

La seguridad llega a las PYMES en forma de suite

Suites de seguridad entornos SoHo
Silvia Hernández.
Es evidente que la seguridad tanto para las empresas como para los usuarios ya no puede entenderse como la simple instalación de un antivirus. Aunque sí es cierto que la concienciación es ya un hecho en las grandes compañías, los profesionales y las pequeñas empresas también son cada vez más conscientes de la necesidad de proteger sus negocios y sus datos. Los fabricantes de soluciones de seguridad, sabedores de este hecho, están ampliando sus catálogos con la introducción de productos específicos para este tipo de usuarios. Productos que vienen en forma de suite y que integran desde el tradicional antivirus hasta firewall, anti-spam o anti-spyware.

La seguridad se ha convertido en algo básico a la hora de utilizar la tecnología. El vertiginoso incremento de la presencia de Internet ha provocado que palabras como virus, troyano, spam o spyware sean absolutamente conocidas por la gran mayoría de los usuarios. De hecho, no son sólo las grandes empresas las que protegen sus equipos frente a las posibles amenazas que puedan provenir de la Red, sino que las PYMES, los profesionales y los usuarios domésticos se han rendido también a la necesidad de utilizar productos que les permitan aprovechar las ventajas del mundo conectado. Esta expansión ha provocado el nacimiento de nuevos fabricantes que enfocan gran parte de su potencial a este mercado, al tiempo que compañías que tradicionalmente se han dedicado a mediana y gran cuenta han percibido la oportunidad y están comenzando a lanzar este tipo de productos. Nos hallamos, por tanto, ante un mercado relativamente nuevo y con marcadas particularidades que hemos querido conocer pulsando la opinión de algunos de sus protagonistas.

Las amenazas se multiplican
Está claro que nadie es inmune a las amenazas de seguridad que provienen de Internet. Ésta es una conclusión generalizada entre nuestros interlocutores, ya que es innegable que el incremento en el uso de la Red y, concretamente, de la banda ancha, ha hecho posible la presencia de virus, software malicioso, troyanos y toda una serie de peligros que acechan con la simple conexión de nuestro equipo a la Red de redes. “El ordenador se ha convertido en el eje central de la vida digital. Las pequeñas empresas y los usuarios finales almacenan en el PC sus activos digitales y utilizan Internet para las comunicaciones digitales, incluidos la mensajería instantánea, el correo electrónico o la banca on-line. Esta evolución ha creado el entorno perfecto para que los virus, los programas espia, los hackers y el correo basura amenacen sus ordenadores, sus datos y su identidad”, asegura Alfredo Vázquez, director de la división de consumo de McAfee.
Si bien estas amenazas afectan a los usuarios domésticos, resulta un peligro mucho mayor para las empresas, ya que, como apunta David Díaz, director de consumo de Symantec Ibérica, una sola brecha de seguridad puede detener las operaciones de una empresa, disminuir su productividad y, posiblemente, comprometer la integridad de la información y el flujo de los ingresos. “Las PYMES utilizan activamente servicios que se apoyan en la Web y, como resultado, están mucho más expuestas a los problemas derivados de la falta de políticas y buenas prácticas de seguridad informática”, comenta a este respecto Claudia Manrique, directora de canal de Trend Micro.

Crece la concienciación
Son innegables los riesgos que Internet entraña pero como sus ventajas son todavía mayores, la solución pasa por la protección, una protección que las empresas ya no sólo se plantean cuando han sufrido un ataque, sino que comienza a hacerse de forma preventiva. “Distintos estudios realizados por organizaciones independientes concluyen que aproximadamente el 90 por ciento de las PYMES cuenta con productos de seguridad básicos aunque la mayoría carece de soluciones de protección perimetral”, explica Ángel Victoria, jefe de producto de software de Databecker. Es evidente que todavía queda mucho para que exista una concienciación plena ya que, tal y como remarca Ovanes Mikhailov, director de Kaspersky en España y América Latina, todavía existen usuarios que no se preocupan de este problema y que, de hecho, ni siquiera lo perciben como un problema. Aún así, las empresas son cada vez más conscientes de la importancia de la seguridad. “La mayoría de ellos es consciente del riesgo y comprende la necesidad de utilizar la protección adecuada simplemente porque, hoy en día, aparecen amenazas a una gran velocidad y resulta virtualmente imposible estar desprotegido durante un período de tiempo sin que ocurra algo grave”, remarca Nicolae Simon, responsable de marketing de producto de Bitdefender. De similar opinión es Alfredo Vázquez, de McAfee, quien destaca esta mayor concienciación a pesar de que España todavía no se encuentra al mismo nivel que el resto de Europa. De hecho, según datos aportados por Panda software, sólo un 18,5 por ciento de las empresas cuenta con un firewall, un 10 por ciento con anti-spyware y apenas un 5,25 por ciento con aplicaciones para bloquear el correo no deseado. “Los usuarios se están dando cuenta de que la seguridad es algo más que instalar un antivirus y procurar que se actualice de vez en cuando. La parte negativa es que esta toma de contacto con la realidad es un proceso largo que dura ya mucho tiempo. Es lento, laborioso y queda bastante trabajo que realizar”, asegura José Manuel Crespo, director de marketing de producto de Panda.

Características especiales
Una vez puesta de relieve la necesidad de proteger los sistemas de cualquier tipo de empresa e, incluso, de todo aquel que tenga un ordenador conectado a Internet, llega el momento de definir las necesidades de estos usuarios concretos. En primer lugar, es necesario que el coste de estas soluciones sea lo más ajustado posible ya que, como explica David Díaz, de Symantec, “a pesar de que las necesidades de las pequeñas empresas son similares a las de las grandes cuentas, las PYMES no poseen recursos para hacer frente a soluciones de red costosas que exijan, además, un gran esfuerzo de mantenimiento”. Éste es, evidentemente, el principal motivo por el que los fabricantes de seguridad han decidido unificar las diferentes funcionalidades y aplicaciones en suites que destacan, ante todo, por su sencilla implementación. “Debido a los grandes cambios y a la evolución en la problemática de virus y malware en general, las soluciones de seguridad dirigidas a los clientes de PYME se han adaptado para ofrecer un sistema de protección global, una fácil instalación, configuración y mantenimiento”, explica Claudia Manrique, de Trend Micro. “Las grandes empresas pueden disponer de recursos y presupuestos para abordar una inversión en soluciones de seguridad tanto en la parte financiera como en personal. Ese no es el caso de las PYMES, que carecen de recursos financieros e internos que les permitan reaccionar ante una amenaza de seguridad. Por ello, una solución de seguridad deberá ser fácil de instalar, gestionar y administrar, además de tener un precio asequible”, comenta esta misma directiva. También Ovanes Mikhailov, de Kaspersky, hace hincapié en la necesidad de que las soluciones sean sencillas y que, al mismo tiempo, no requieran de mantenimiento por parte de personal profesional.
Por tanto, las suites se perfilan como la mejor solución para este tipo de usuarios. “Estamos

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios