SEGURIDAD | Artículos | 15 JUL 2003

Iomega propone almacenamiento para las PYMES

Actualmente, más del 40 por ciento de su negocio se corresponde con la PYME
Yolanda Sánchez.
PYME es un concepto que cada vez se amplifica más y deja de señalar unas características más o menos concretas. Iomega defiende que hay un gran grupo de estas empresas que tienen unas necesidades muy cercanas al consumidor individual y otras que demandan sistemas muy próximos a los de las grandes corporaciones. Así, el talento de un fabricante con interés en este mercado parece ser saber personalizar la oferta a medida de cada una de ellas.

Iomega tiene en torno a 23 años de experiencia en el mundo del almacenamiento y, desde los inicios, una parte fundamental de su clientela la ha constituido la PYME, pese a tener fama de dirigirse únicamente al sector de consumo. Y es que la compañía presume de que su catálogo de productos ha sido aceptado históricamente muy bien por las pequeñas y medianas empresas que, tradicionalmente, se encuentra muy cercana al segmento retail.
“Como compañía nos hemos esforzado mucho en los últimos años en cultivar con mimo este mercado. Nuestro esfuerzo empieza a dar fruto ahora, ya que este tipo de compañía representa actualmente cerca del 40 por ciento de nuestro negocio”, aseguró Juan Sanz, responsable de canal mayorista de Iomega para España y Portugal.
Pero, además de los clientes que se definen como PYMES y los que acuden al canal habilitado para vender a este perfil de compañía, lo cierto es que en España sigue habiendo un gran número de pequeñas compañías que se dirigen al sector retail para hacer sus compras informáticas. “Además hemos detectado comportamientos un tanto peculiares en este tipo de compañías. Por ejemplo, en muchas ocasiones cuando el directivo de una pequeña empresa se dirige a una gran superficie en su tiempo libre, descubre productos aquí que le pueden parecer útiles para su compañía y los adquieren posteriormente”, asegura el responsable. De esta forma, Iomega llama la atención sobre una característica que define, de manera especial, a este tipo de compañía: sus necesidades, en algunos casos, la sitúan muy cerca del mercado de consumo. En términos de almacenamiento “un directivo puede ver discos de 20 gigas en una tienda de barrio que luego puede adquirir para utilizarla en su compañía y solventar problemas de espacio de almacenamiento”.
Y es que, aunque son muchos los que se empeñan en pensar en las PYMES como unas empresas cercanas a las demandas de las grandes corporaciones, en este sentido, lo cierto es que muchas de ellas buscan soluciones para sus necesidades tecnológicas en los productos pensados para el mercado de consumo. “Entre retail y PYMES el límite es cada vez más borroso e indefinido”, confirmó Sanz.

Almacenamiento, una vieja necesidad
Desde hace mucho tiempo, las PYMES han venido mostrando sus propias necesidades de almacenamiento. Además, lo que era una capacidad de almacenamiento respetable hasta hace poco, ahora se ha quedado muy pequeña. La razón de esto es que han sido los propios archivos los que han ido creciendo a lo largo del tiempo. Un ejemplo de esta evolución son los correos electrónicos que en un principio no superaban los 15 KB y actualmente, con los archivos adjuntos superan 1 MB. Además, cada vez vemos una mayor presencia de documentos digitales y, además, con la actual legislación los activos de las compañías tienen que ser guardados durante 7 años. Todo esto requiere una mayor capacidad de almacenamiento en las empresas y la demanda, según esta compañía, está creciendo de manera especial en los últimos años.
Si esto lo unimos a que las PYMES actualmente representan el 95 por ciento del entramado empresarial de España y todas ellas, con un número de ordenadores muy limitado, cada día se ven obligadas a trabajar con más información, el crecimiento del mercado parece casi un hecho. Ninguna de ellas, normalmente, cuentan con un departamento técnico que coordine su parque tecnológico y tampoco tienen unos conocimientos especialmente técnicos. Todos estos datos nos llevan a pensar que un fabricante que quiera tener una verdadera penetración en nuestro país, debe hacerlo a través de las PYMES y que, para llegar a ellas, es básico que el catálogo sea sencillo y de soportes de fácil instalación.
“Nuestra compañía encaja perfectamente con este perfil ya que la mayoría de nuestros productos son periféricos externos de almacenamiento, con lo cual, sin tener que abrir el ordenador, puedes colocar uno de nuestros productos ganando esa capacidad adicional”, asegura Sanz. Y es que el entramado interno de una CPU sigue siendo un misterio para muchas PYMES.

Las más “PY”...
El catálogo de productos de Iomega se divide en dos áreas diferentes. Por una parte, está la categoría que la compañía denomina “comodity” en la que se engloban los productos de movilidad que están teniendo especial demanda en los últimos tiempos.
Ésta es una de las áreas en que el segmento de consumo y las PYMES se unen y es muy complicado establecer qué ventas corresponden a cada uno de los sectores. A pesar de ello, sí es cierto que las compañías, especialmente las pequeñas, están prefiriendo los soportes que les permiten moverse con libertad y trabajar desde el lugar donde se encuentren. Sin duda, esta corriente que está invadiendo todo el sector empresarial toma especial importancia en el caso de las pequeñas empresas que tienen menos recursos y necesitan disponer de todo su personal siempre. “En este sentido, las memorias USB están siendo una verdadera revolución, ya que el usuario puede llevar la información que necesita siempre con él y en un soporte pequeño que no le supone ningún esfuerzo adicional y no conlleva un gran coste”, aseguró el responsable.
Asimismo, las unidades zip, tal y como comentó el responsable, son muy demandadas por este tipo de compañía, especialmente, de cara al archivo de información para tenerla siempre disponible durante años. Además, es uno de los soportes indispensables para llevar a cabo las copias de seguridad, tienen alta durabilidad y no obliga a incurrir en grandes gastos.
En esta misma gama aparecen las regrabadoras y con discos duros. Estos últimos han superado, en el caso de Iomega, todas las expectativas iniciales. “Hemos roto las previsiones y estamos actualmente rondando el 250 por ciento en función de las previsiones iniciales. Esto se debe a que las capacidades de los dispositivos van de 20 a 120 gigas y, dado que los archivos crecen en tamaño, con la instalación de uno de estos terminales una pequeña empresa puede ver aumentada la capacidad de su ordenador los suficiente como para continuar trabajando y gestionando su información”, aclaró el responsable.
Con este catálogo, Iomega pretende hacer especial hincapié en los aspectos más importantes para llegar a este mercado de manera satisfactoria: facilidad de uso y coste razonable. “Las PYMES se encuentran en una tesitura que les dificulta mucho el avanzar a buen ritmo. Por un lado, los presupuestos son cada vez más reducidos, dada la actual situación económica y, por otro lado, cada vez tienen menos tiempo para gestionar sus estructuras. Por todo ello, somos conscientes de que las inversiones que realizan necesitan ser rentabilizadas al máximo y no tener que atender a muchas labores de

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios