SEGURIDAD | Artículos | 22 NOV 2018

INGECOM respalda la escalabilidad de las ‘startups’ de seguridad

Javier Modúbar, CEO de la compañía, afirma que los mayoristas de Valor deben apoyar a las empresas emergentes a la hora de diseñar sus estrategias de 'go to market' y abordar su internacionalización.
Javier Modúbar Ingecom
Javier Modúbar, CEO de INGECOM
José Ángel Plaza

Ya inmerso en la recta final del año, periodo que tradicionalmente suele ser el más frenético del ejercicio por la renovación de contratos y la firma de nuevos proyectos, INGECOM confía en cerrar 2018 con una facturación de entre 23 y 25 millones de euros. De alcanzar el tope de esa horquilla, el mayorista ingresará un 10% más con respecto a 2017, con lo que mantendrá un incremento de dos dígitos, bastante alineado con las estimaciones del 12,4% de crecimiento del gasto mundial en ciberseguridad durante este año, según Gartner. Javier Modúbar, CEO de la compañía, se muestra satisfecho con estas cifras a pesar de haber presenciado aumentos mucho mayores durante los últimos tiempos: “El mercado se ha acostumbrado a incrementos de incluso tres dígitos, una situación que puede darse un par de años o tres, pero que no es posible sostener constantemente porque no es algo natural. Así que ahora lo importante es mantener la rentabilidad de las empresas”, señala a DealerWorld.

Modúbar vaticina así la desaceleración del mercado de la ciberseguridad, algo que está sucediendo a escala global, no únicamente en España. En su opinión, los clientes siguen dispuestos a invertir en seguridad, pero demandan soluciones más baratas conscientes de que la proliferación de proveedores ha desatado una mayor competitividad, con lo cual se van estrechando los márgenes de negocio y el importe de los proyectos. “Si jugamos con márgenes mucho más ajustados, los crecimientos ya no pueden seguir a ese ritmo, pero estamos más que preparados para afrontar este nuevo escenario porque, además, no será una desaceleración abrupta, sino progresiva, y somos conscientes de que en los próximos años estaremos en ratios de incremento más bajos, más acordes con los de otros sectores de las TI”, afirma el directivo.

Los motores del mercado

Aun así, a medio plazo la inversión en seguridad seguirá siendo una de las prioridades de las empresas por distintos motivos. Uno de ellos será, todavía, la adecuación de los sistemas corporativos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea (GDPR, por sus siglas en inglés) que entró en vigor el pasado mes de mayo. Muchas compañías ya se han adaptado a esta normativa y no sólo por las penas que acarrea su incumplimiento, con sanciones de hasta 20 millones de euros o del 4% de sus ingresos, sino porque realmente ya han asumido su responsabilidad ante ciertos problemas de seguridad. Aunque aún queda trabajo por hacer. “Hay una auténtica concienciación en torno a la protección de la información gracias a la llegada del RGPD, y ahora es cuando realmente muchas organizaciones están afrontando la inversión necesaria para adaptarse a esa nueva normativa, así como para evitar posibles ataques a sus infraestructuras”, señala Modúbar.  

El CEO de INGECOM matiza que esa primera fase de concienciación y adecuación a la normativa es algo que suelen hacer en primer lugar las empresas de mayor tamaño, por lo que “poco a poco, a lo largo de los próximos meses o incluso años” se irá propagando a compañías más pequeñas. En este contexto, existe una diferencia que marca una oportunidad de negocio para el Canal, según el directivo: “Mientras las grandes tienen departamentos propios encargados de analizar sus riesgos tecnológicos, las medianas y pequeñas empresas no disponen de estos equipos, así que deben recurrir al asesoramiento de los distribuidores especializados, que después también serán los encargados de realizar la implantación”. “Pero para ser sinceros —continúa Modúbar—, la seguridad todavía no es una prioridad para las empresas de mediano y pequeño tamaño en la actualidad, por lo que es necesario hacer una labor muy grande de concienciación con el objetivo de hacerles entender que una pérdida de datos supone un gran problema para una organización, tanto a nivel económico como desde el punto de vista reputacional”.

Otra de las razones por las que este mercado continuará gozando de buena salud estriba en la tan cacareada transformación digital, un fenómeno que el CEO de INGECOM califica de “imparable”. En su opinión, se trata de una revolución que ha derribado las barreras empresariales y, consecuentemente, ahora los negocios se hacen “fuera, en la red, en cualquier sitio”. Por un lado, gracias a esta digitalización, las compañías aumentan su potencial porque la red optimiza recursos y da acceso a un mercado global; por otra parte, ese nuevo alcance deriva en una mayor exposición donde es posible tener más amenazas que las que existen en un entorno más controlado. “Por lo tanto, entre las adaptaciones que conlleva la transformación digital es necesario establecer un nuevo mecanismo de seguridad”, según Modúbar.

Puede leer aquí el resto del reportaje.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios