SEGURIDAD | Noticias | 29 SEP 2008

El mercado de seguridad TIC en España seguirá al alza volcado en la prestación de servicios

El Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO), a través de su Observatorio de la Seguridad de la Información, ha publicado el "Estudio sobre el Sector de la Seguridad TIC en España", del cual se desprende que, aunque en aumento, este mercado cuenta con importantes inhibidores, tales como la baja percepción del riesgo y las actitudes reactivas de muchos usuarios, tanto residenciales como corporativos, siendo los antivirus y cortafuegos las herramientas de seguridad más utilizadas.
Hilda Gómez
El estudio indica que, en los últimos años, el mercado mundial de la seguridad ha ido sumando crecimientos importantes de forma ininterrumpida, tendencia que ha seguido el mercado español de seguridad alcanzando en 2006 los 617 millones de euros, cifra que representa el 4,2 por ciento del total del mercado TIC español.

Por sectores, el segmento más representativo en la actualidad es el de servicios, con un valor que representa el 54,9 por ciento del total del mercado de la seguridad, gracias a la convergencia de un gran número de agentes que desarrollan el negocio de la consultoría y la integración de soluciones de seguridad, y al aumento en soluciones de seguridad gestionadas. Frente a él, el mercado de software de seguridad concentra el 36,4 por ciento del mercado español de seguridad, el cual está altamente concentrado en el segmento de gestión y securización de contenidos, seguido por el de gestión de amenazas; mientras que el mercado de hardware es el segmento más pequeño, representando el 8,7 por ciento del total, y se concentra básicamente en el segmento de cortafuegos y VPN (red privada virtual), aunque puede observarse una clara tendencia de crecimiento de los segmentos de SCM (gestión segura de los contenidos) y UTM (gestión unificada de las amenazas).

Análisis de la demanda

A lo largo de los últimos años se ha percibido una estructura cambiante del sector de la seguridad TIC en España, con distintos procesos de integración dentro de la industria y la constante aparición de nuevos productos servicios y actores, entre fabricantes de software y hardware de seguridad, distribuidores, integradores y consultores y auditores de seguridad. En cualquier caso, El mercado español presenta algunos factores que dificultan el desarrollo del sector de la seguridad TIC, encontrándose los más importantes en el lado de la demanda. Y es que, la baja percepción del riesgo y las actitudes reactivas en lugar de proactivas de los usuarios, configuran el principal desafío que deben superar los agentes del sector de la seguridad TIC, a lo que se añade el coste y complejidad de las herramientas de seguridad TIC.

El análisis de la situación de la demanda revela que, en lo que respecta a los hogares españoles, las medidas de seguridad pasiva son las que alcanzan mayor penetración, destacando la adopción casi total de los programas antivirus, estando presentes en el 94 por ciento de los hogares, mientras que entre las medidas de seguridad activa destaca el uso de contraseñas, que alcanza a la mitad de los hogares. A nivel de incidencias, la más frecuente ha sido la recepción de spam, que afecta al 77,8 por ciento de los usuarios, seguido por los códigos maliciosos, detectados por el 35,5 por ciento de hogares en el último trimestre, aunque los fraudes bancarios online y con tarjetas de crédito van en aumento. La evolución de las infecciones de equipos domésticos también ha mantenido una ligera tendencia al alza, alcanzando a 8 de cada 10 equipos. La media anual de 2007 se sitúa en un 79,3 por ciento de equipos infectados con algún tipo de malware los hogares españoles, destacando los troyanos y el software publicitario.

Las PYME, por su parte, muestran no tener la formación necesaria para combatir las nuevas amenazas, que puede estar motivada por la ausencia de personal cualificado en materia de seguridad TIC , dado que únicamente el 16 por ciento de las empresas encuestadas declara disponer de expertos en su plantilla. Atendiendo a la tipología de incidencias que las PYME españolas declaran haber sufrido, destacan los troyanos informáticos (77,3 por ciento) los virus (42,7 por ciento) y la recepción de correo no deseado (41,3 por ciento). Para afrontarlas, las medidas de seguridad TIC instaladas se centran en productos de seguridad pasiva, especialmente antivirus (98,9 por ciento) junto con los cortafuegos (90,9 por ciento). En el extremo opuesto se encuentran el cifrado de comunicaciones (23 por ciento) y los dispositivos físicos de autenticación (27,1 por ciento).

Las grandes empresas, en cambio, muestran un nivel de alto de preocupación y concienciación por la seguridad TIC, contando con un presupuesto que supera el 15 por ciento del total dedicado a TIC, preocupación que se centra en cuatro aspectos: contratación de personal especializado, implantación de nuevos procesos de seguridad, implantación de nuevas soluciones tecnológicas y gestión de la continuidad del negocio. Así, en la actualidad el número de empresas que cuenta con perfiles directivos específicos para actividades de seguridad ha aumentado un 10 por ciento de 2006 a 2007. Además, el diseño de una estrategia global de seguridad resulta prioritario, pasando de estar implementada en el 37,0 por ciento de las empresas en 2006 al 57,0 por ciento en 2007. El despliegue de tecnología también es enorme, siendo los más solicitados los cortafuegos (93 por ciento), los sistemas de detección de intrusos y antivirus (90 por ciento) y los de gestión de identidades (89 por ciento). Por último, una amplia mayoría de empresas identifica los procesos críticos (79 por ciento) y evalúa los riesgos de sus sistemas de información (75 por ciento), aunque apenas un 57 por ciento realiza pruebas sobre las medidas incorporadas en el plan de continuidad de negocio.

Del análisis de las tendencias en la demanda de soluciones de seguridad se extrae que el mercado seguirá mostrando tasas importantes de crecimiento. La evolución de la demanda de soluciones, unida al crecimiento del mercado y la comoditización de muchas de las soluciones de seguridad (especialmente en la gama de consumo), está produciendo una transformación del mercado de seguridad en un mercado de servicios, y donde el segmento de servicios gestionados es el que presenta mayores perspectivas de crecimiento, si bien los servicios de consultoría e integración de la seguridad mantendrán ritmos de crecimiento intensos. Esto está provocando que muchas empresas TIC que no pertenecen al segmento de la seguridad, así como operadores de telecomunicación, estén entrando en este mercado a través de servicios.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios