SEGURIDAD | Artículos | 15 OCT 2006

El almacenamiento a disposición de todos los usuarios

Discos duros portátiles
Silvia Hernández.
El descenso continuado en los precios de los gigabytes y las crecientes necesidades de movilidad han motivado que el segmento de los discos duros externos portátiles se haya convertido en un área de gran crecimiento de las TI. Al fin y al cabo se trata de unos productos que hacen posible trasladar una gran cantidad de datos con facilidad, realizar copias de seguridad o evitar la necesidad de comprar un nuevo ordenador porque se haya agotado la memoria del disco duro. Ante estas ventajas, es fácil advertir el importante crecimiento que se ha producido en los últimos meses. Un crecimiento que, de acuerdo con muchos de los fabricantes implicados, se mantendrá durante los próximos años.

La necesidad de almacenar datos de todo tipo se ha convertido ya en algo habitual. Las fotos ya no están en álbumes, sino en el ordenador, junto con películas, música, vídeos y mucha más información que requiere de gran cantidad de gigabytes para ser guardada. Esta necesidad se hace incluso mayor si la extrapolamos al mercado empresarial, ya que no sólo se trata de almacenar información sino que, además, tiene que estar segura y, por tanto, debe guardarse, como mínimo, por duplicado.
Visto este panorama, no es de extrañar que en los últimos tiempos hayamos asistido a un importante crecimiento en el mercado de los discos duros externos portátiles. Unos dispositivos que hacen posible almacenar toda esa información y que, además, no ocupan espacio y pueden conectarse de forma sencilla a los PC de sobremesa y portátiles. “Las nuevas formas de trabajo y la movilidad que los empleados requieren hacen que todo el mundo quiera llevar en un único dispositivo tanta información y documentos como sea posible. En este sentido, los discos duros portátiles ofrecen una solución de almacenamiento muy cómoda”, asegura Daniel Mauerhofer, director de comunicación en EMEA de Western Digital. De la misma opinión es Ignacio Solís, director de la unidad de productos de integración de Fujitsu España Services: “Las necesidades de almacenamiento de todo tipo de usuarios crecen cada día y los discos duros son una solución a esta necesidad, con un coste reducido y una instalación muy sencilla”.

Precios de bolsillo
Pero, sin ninguna duda, la característica que ha hecho posible la popularización de los discos duros portátiles ha sido el descenso en los precios de los gigabytes. “Estos dispositivos son cada vez más asequibles, lo que amplía el público interesado en su compra y dinamiza las ventas. La reducción de precio está democratizando su uso entre los particulares, que encuentran en ellos una solución sencilla y asequible para el almacenamiento y transporte de datos”, remarca Victor Montejo, responsable de comunicación de Woxter. Asimismo, también Ángel Modrego, director general de LaCie España, destaca la importancia que el descenso en los precios ha tenido a la hora de elevar la popularidad de estos dispositivos, añadiendo que “si a esta bajada de precios le sumamos su cómodo tamaño y ligereza, les convierte en una herramienta imprescindible para almacenar todo tipo de archivos de datos, música, imágenes o vídeo, y transportarlos fácilmente a cualquier lugar”.

Para todos los públicos
De este modo, a los discos duros externos portátiles recurren todo tipo de usuarios, tanto finales como profesionales. “El mercado ha experimentado crecimientos muy importantes. Además, ya existe la conciencia de la necesidad de guardar copias de seguridad”, explica Ricardo Martínez, responsable de canal de Iomega. Este mismo directivo asegura que el mercado se divide a partes iguales entre usuarios finales y PYMES. “La facilidad de uso permite que los usuarios finales puedan ampliar su capacidad de almacenamiento rápidamente, así como la pequeña y mediana empresa que no tiene departamento de informática”.
Ignacio Solís coincide en esta opinión afirmando que “los demandantes de estas soluciones son tanto particulares como profesionales. En el primer caso, básicamente para aumentar la capacidad de almacenamiento y en el segundo, además, para la movilidad de datos”. En este sentido, Ángel Modrego especifica que a los usuarios finales “les permite recopilar su colección de películas, canciones y fotos, transportar grandes archivos de la oficina a casa o ampliar la capacidad de su ordenador sin tener que hacer grandes inversiones. Igualmente, las empresas y profesionales tienen en estos dispositivos un excelente instrumento para realizar copias de seguridad o trabajar con ficheros, sin necesidad de usar el disco duro de los ordenadores”.
Por otra parte, Philippe Huard, responsable de ventas de canal de Seagate, apunta que los principales destinatarios de estos productos son los usuarios finales “que necesitan guardar contenidos como películas, fotos o música”. En este caso, esta opinión es compartida por Victor Montejo y Daniel Mauerhofer, afirmando éste último que “casi todo el mundo puede encontrar una forma de integrar estos dispositivos en sus vidas. Cualquier persona que utilice dispositivos digitales y ordenadores encontrará estos productos interesantes”.

¿Qué se les pide?
Pero si bien la capacidad de almacenamiento es la característica más solicitada y más estudiada por los usuarios a la hora de decantarse por uno u otro disco duro portátil, también hay otras funcionalidades que se tienen en cuenta. Así, Ignacio Solís hace hincapié en que, además de la capacidad, las características más requeridas son un precio bajo y un peso que permita transportar los dispositivos sin dificultad.
Por su parte, Ángel Modrego señala que “lo que suele primar a la hora de elegir una de estas soluciones es la calidad, velocidad de transferencia, capacidad, resistencia y portabilidad. Los usuarios buscan discos duros manejables, fiables, asequibles, seguros, fáciles de manejar, de diseño atractivo y que no necesiten instalación”.
Daniel Mauerhofer amplía esta información aportando los datos de un estudio realizado por Western Digital en el que se concluía que “los consumidores que frecuentemente manejan contenido digital en el trabajo o en casa prefieren dispositivos fáciles de usar frente a otros de complicadas prestaciones técnicas. Además, piden productos de almacenamiento que sólo necesiten conectarse al PC para quedar instalados, que sean capaces de hacer copias de seguridad de la información deseada con uno o dos clicks de ratón y con un atractivo diseño”. En este sentido, Ricardo Martínez también destaca la importancia del diseño asegurando que se trata de un requisito que se tiene cada vez más en cuenta y “que los fabricantes no podemos olvidar”.
A esto Victor Montejo añade que “hay algunos nuevos requisitos que los usuarios demandan, como la posibilidad de que la alimentación se haga a través del puerto USB para facilitar la portabilidad. Asimismo, una funcionalidad cada vez más solicitada es la posibilidad de conectar el disco duro portátil a una televisión para poder reproducir películas y música directamente”. En cuanto a Philippe Huard, este directivo apunta también la robustez como una de las demandas de los usuarios y remarca el crecimiento que experimentará la capacidad una vez que la televisión de

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios