PYMES | Artículos | 01 DIC 2002

La tecnología inalámbrica al servicio de la PYME (I)

Ramón A. Fernández.
Mucho se está escribiendo y leyendo sobre la tecnología inalámbrica y sobre las expectativas y posibilidades que un mercado como éste, para el que todas las consultoras ofrecen crecimientos de dos y tres dígitos, va a tener en los próximos años. Desde Dealer World, con el presente reportaje, pretendemos dar una imagen lo más real posible, con sus ventajas e inconvenientes, de una innovadora tecnología cuyo uso ha pasado, en pocos meses, de ser una posibilidad atractiva a consolidarse como una alternativa altamente factible y eficiente. Además, en el próximo número de Dealer World 15, contando con la colaboración de Toshiba, que nos ha permitido contar con los equipos necesarios, les ofreceremos los datos teóricos, técnicos y prácticos necesarios para dotar a cualquier PYME de flexibles conexiones sin hilos.

Dentro del enorme panorama de las comunicaciones sin cables y la computación móvil, las redes inalámbricas van ganando adeptos como una tecnología madura y robusta que permite resolver los numerosos inconvenientes derivados del uso del cable como medio físico de enlace en las comunicaciones en el seno de las redes locales (LAN), muchos de ellos de vital importancia en el trabajo cotidiano de muchas empresas y profesionales. Es más, la comunicación inalámbrica en el seno de las distintas soluciones informáticas es, según los expertos, el futuro. Nadie es ajeno a esta realidad, y por eso ninguno de los principales fabricantes de productos informáticos se quiere quedar rezagado en la conquista de un suculento mercado que ha experimentado un espectacular crecimiento en los últimos dos años. En este sentido, cada día surgen nuevas iniciativas que buscan facilitar aún más la disponibilidad y explotación práctica de las distintas tecnologías inalámbricas.
Lógicamente, las expectativas creadas en torno al mundo de la conectividad sin hilos son, sin duda alguna, más que tentadoras, como para no plantearse la entrada, soporte o apoyo, a cualquiera de las tecnologías inalámbricas que con denodada fuerza comienzan a tener presencia dentro y fuera del mundo informático. El éxito de la telefonía móvil es un claro ejemplo y actúa como catalizador en la desenfrenada cadena de acontecimientos en que están envueltos numerosas empresas, acelerando alianzas estratégicas para conseguir una mayor comunión de intereses hacia la rápida consecución de estándares que sean amplia y rápidamente apoyados por la comunidad internacional.
En síntesis, una de las tecnologías más prometedoras en esta próxima década es la de poder comunicar sistemas informáticos y dispositivos de diversa naturaleza y capacidades mediante el uso de la tecnología inalámbrica basados en la emisión de ondas de radio o de luz infrarroja.

Las WLAN, el presente y futuro de las comunicaciones inalámbricas
Sin lugar a dudas, la aprobación por parte de la comunidad internacional de las normas y protocolos que regulan el funcionamiento de las diferentes tecnologías inalámbricas y sus correspondientes productos, ha contribuido sustancialmente a la consolidación bajo estándares de dichas innovadoras tecnologías. A este respecto, el fundamento de muchas de las actuales redes inalámbricas se encuentra basado en el estándar genérico IEEE 802.11, y más concretamente en la especificación IEEE 802.11b. Al mismo tiempo, un consorcio, Wirelless Ethernet Compatibility Alliance (WECA), formado por un nutrido grupo de relevantes empresas, ha creado una nueva línea de productos de mayores prestaciones y de plena compatibilidad. Con este estándar se pone fin a la larga tradición que siempre ha acompañando y se ha relacionado con el mundo de las redes inalámbricas, dónde, como todo en esta vida, hay parte de razón y otra parte fruto de la leyenda negra. Además, los productos acogidos a la normativa IEEE 802.11b tienen garantizada la interoperatividad entre fabricantes, consiguiendo al mismo tiempo una significativa reducción de los costes y abaratamiento de los dispositivos para el usuario final.
Este consorcio ha establecido un estándar, llamado Wi-Fi, que permite certificación de los productos acogidos a esta normativa para lograr que entre ellos exista una obligada compatibilidad y otros aspectos comunes de actuación como la facilidad de configuración, unanimidad de protocolos, modos de funcionamiento y, en definitiva, guardar las más elementales normas de comportamiento. (www.wirelessethernet.com)
Pero, independientemente del esperanzador futuro de las WLAN acogidas a Wi-Fi, dentro de este particular sector de las redes inalámbricas hay otras tecnologías que también aprovechan parte de la infraestructura de la cual hacen uso casi todos los dispositivos WLAN.
Por estos y otros motivos, las WLAN, aunque son la base de la expansión y flexibilidad de muchas de las actuales redes LAN, pecan quizá de ser una solución más bien general y dirigida a entornos de trabajo en grupo y empresas que puedan sacar el máximo partido a sus capacidades. Precisamente, esta generalidad ha dado pie a que nuevas tecnologías, como Bluetooth o HomeRF, surjan en torno al protocolo 802.11b. De este modo, estas nuevas tecnologías han optado por especializarse en ofrecer una conectividad inalámbrica, pero enfocada a unos usos mucho más particulares y en relación directa con los futuros hábitos de vida de los componentes de la moderna, activa y tecnológicamente sofisticada sociedad de comienzos del siglo XXI.

Bluetooth, comunicaciones inalámbricas
Por otra parte, los posibles ámbitos de aplicación de las diferentes tecnologías inalámbricas no se restringen únicamente al marco de la informática y de la telefonía móvil. No es difícil imaginar que alrededor de esta nueva tecnología y de sus peculiares posibilidades de comunicación, surja toda una larga lista dispositivos como impresoras, PDA, auriculares, y electrodomésticos, entre un universo de aparatos de uso cotidiano donde aplicar con éxito el potencial operativo que ofrece en enlace sin hilos.
Como máximo exponente de este futuro comunicativo sin cables, se erige la tecnología Bluetooth, mediante la cual se dará un nuevo impulso y funcionalidad a las posibilidades de la telefonía móvil. Así, y gracias a labor integradora y conciliadora de Bluetooth, el teléfono móvil pasará de ser un mero periférico para la emisión y recepción de voz, a convertirse en el dispositivo por excelencia que nos acompañará allá donde vayamos, ya que también soportará y podrá ser usado como instrumento para la transmisión de datos, acceso a información personal, herramienta de medio de pago y sistemas de control de procesos en centros de producción.
Asimismo, el mercado ya no sólo demanda equipos, sistemas o periféricos con las más altas prestaciones y funcionalidades, sino que también hay un emergente número de usuarios que exigen nuevos dispositivos que, entre otras consideraciones, ofrezcan una mayor sencillez y simplicidad en la conectividad remota, y que, al mismo tiempo, proporcionen eficaces soluciones tanto para el profesional como otras necesidades mucho más relacionadas con los aspectos más rutinarios de la vida de cualquier ciudadano. En esta línea de actuación, el inmediato advenimiento de la tecnología y dispositivos Bluetooth supone romper

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios