Productos | Artículos | 15 MAR 2001

Microsoft presenta Windows XP mientras gana posiciones en la Corte de Apelaciones. Gana aliados en el mercado de dispositivos móviles

Arantxa Herranz.
Microsoft ha dado mucho de que hablar en el último mes, tanto en lo que a desarrollo de productos se refiere como en materia de juicios, tanto por el interminable caso antimonopolio como sobre la participación en Corel. Mientras que cada vez hay más analistas que consideran que Microsoft podría salir victoriosa de la corte de apelaciones, puesto que sus miembros están cuestionando la imparcialidad del juez Jackson, el fabricante ha presentado la futura versión de sus sistemas operativos de sobremesa y su apuesta por el mundo móvil.

Una vez más, el que fuera fundador de Microsoft, Bill Gates, ha sido el maestro de ceremonias en la presentación pública y oficial de Windows XP, el nuevo sistema operativo de la compañía, y sucesor natural de las plataformas que, tanto para usuario doméstico como profesional, existen actualmente en el mercado (Windows ME y Windows 2000, respectivamente). El hasta ahora conocido como Whistler vuelve a mejorar las prestaciones multimedia, especialmente de las aplicaciones Music Player y Movie Maker, aunque los responsables de Microsoft aseguran que los principales adelantos de este nuevo sistema operativo son su velocidad y su estabilidad. Eso sí, cabe señalar que, a pesar de que ya se ha mostrado de manera pública, Windows XP no estará disponible en el mercado hasta el cuarto trimestre de este año, y que su principal público objetivo serán los usuarios domésticos.
De hecho, Bill Gates señaló, durante la presentación, que esta versión es un sistema operativo para un usuario que, diariamente, emplee esta plataforma. Además, múltiples usuarios podrán, bajo un mismo PC y una misma licencia de Windows XP, establecer sus preferencias, de manera que se establezcan menús de preferencia por cada nombre de usuario. La pantalla, una vez seleccionado el usuario que va a emplear el equipo, tendrá una apariencia similar a las actuales versiones de Windows. Aunque se mantiene el botón de inicio, en la parte inferior izquierda, cuando éste se despliega aparecen las cinco aplicaciones más utilizadas por el usuario seleccionado. “La filosofía en la que se basa el nuevo sistema operativo surge después de haber escuchado las necesidades de los usuarios”, mantiene Gates.
Quizá uno de los aspectos que puedan ser más valorados por estos usuarios es la posibilidad de que, entre ellos, se puedan ayudar de manera remota a través de Internet. Así, aquel usuario que reclame ayuda podrá dejar que un conocido vea su pantalla y que, incluso, ejecute aplicaciones de su propio ordenador.

Trabajando en nuevas mejoras
Cabe señalar, asimismo, que Windows XP (basado en el kernel de Windows NT y Windows 2000) no está aún terminado, por lo que Microsoft sigue trabajando en el desarrollo de nuevas prestaciones, aunque no se ha querido adelantar nada sobre estas futuras mejoras.
Además, la presentación pública realizada en Seattle (Estados Unidos) se basó en la Beta 2 de Windows XP; beta que será vendida a los probadores este mismo trimestre.
Bill Gates no quiso, en la demostración pública, dar más detalles sobre la disponibilidad definitiva de Windows XP, el precio que tendrá o los requerimientos mínimos que habrá de tener un PC para poder instalar el nuevo sistema operativo. Jim Allchin, vicepresidente de la división de plataformas de Microsoft, señaló, eso sí, que “la experiencia del usuario será mayor cuanto mayores sean las prestaciones del equipo”. Por su parte, los que han estado probando las betas, consideran que los requerimientos mínimos serán parecidos a los que se exige para Windows 2000: Pentium II a 300 MHz y 128 MB de memoria.
Otro aspecto que también quisieron destacar los dos directivos de Microsoft es la sencilla conexión que permite el nuevo sistema operativo a otros dispositivos, como cámaras digitales o PDA, aunque no ofrecieron muchos detalles sobre cómo encaja Windows XP en la estrategia .Net.
Pese a ello, se mostraron muy orgullosos de la aplicación, llegando a asegurar Allchin que Windows XP “el sistema que siempre hemos querido construir”.

Outlook en los móviles
Microsoft parece decidida también a impulsar de nuevo su negocio dedicado al mundo de la telefonía inalámbrica. De hecho, la compañía ha firmado con Mitsubishi y con el fabricante inglés Sendo para la fabricación de teléfonos móviles que funcionarán con su sistema operativo Stinger, suscribiendo también un acuerdo con Samsung, fabricante que se ha comprometido a incorporar este sistema operativo en sus terminales. Estos teléfonos ofrecerán funciones similares a las contempladas en los PDA, y también serán capaces de reproducir archivos de música y vídeo.
Estos nuevos pasos en el mundo de la telefonía móvil podrían reavivar la pugna que Microsoft mantiene con Symbian. Este fabricante ha desarrollado un sistema operativo, también dirigido a este mercado, denominado Epoc, que posee el apoyo de grandes nombres del sector, como Ericsson, Kenwood, Matsushita, Motorola, Nokia, Philips, Psion, Sanyo y Sony.
Pero, además del desarrollo de sus sistema operativo Stinger para teléfonos móviles, Microsoft también continúa con desarrollos en otras materias. Así, Outlook llega ya a los dispositivos móviles aunque, eso sí, de momento en formato beta.
Disponible, en su página Web, Outlook Mobile Manager es un cliente de correo electrónico destinado a ser usado en los dispositivos móviles, como los teléfonos. Según explica Microsoft, con esta aplicación, los usuarios podrán recibir mensajes de correo electrónico, alertas del calendario y recordatorios de información en diferentes equipos móviles, desde teléfonos hasta PDA. Para ello, sólo tendrán que instalar esta beta en su ordenador.
Eso sí, la compañía advierte que el usuario podrá sacar el mayor partido de las funciones de esta aplicación si se usa de manera conjunta con Microsoft Mobile Information 2001 Server, que permite que todas las avisos y mensajes de correo electrónico lleguen al terminal portátil incluso cuando el ordenador no esté funcionando, además de proporcionar mayores herramientas y prestaciones a los usuarios de una red corporativa. Además, y dada la extensión de algunos mensajes y la capacidad limitada de las pantallas de los dispositivos móviles, Microsoft ha incorporado en esta aplicación una tecnología, denominada Intellishrink, que permite la compresión del texto y deja a elección del usuario el establecimiento de algunas preferencias, como eliminación de espacios o sustitución de palabras largas por abreviaturas conocidas, entre otras.

Parche para el cliente de sobremesa
Pero, además de esta nueva aplicación, Microsoft también ha comunicado que ha sido encontrado un nuevo fallo en la seguridad de Outlook en su versión para ordenadores de sobremesa. Eso sí, el parche para evitar este problema también está disponible de manera gratuita. El fallo afecta a las tarjetas de visitas virtuales, y podría permitir a los hackers ejecutar un determinado código a través de las mismas. Eso sí, este agujero sólo funciona si como, en la mayoría de los virus, el usuario abre un archivo infectado. Pese a todo, Microsoft recomienda, como en todos estos casos, que los usuarios de Outlook descarguen el parche, para prevenir males mayores.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios