Productos | Noticias | 25 NOV 2005

Avaya convierte un teléfono inteligente en una extensión de la centralita

El fabricante Avaya ha desarrollo y hecho una demostración pública de un programa que permite que un teléfono móvil de los denominados inteligentes (o smartphones), más concretamente un Nokia Series 60, sea una extensión de una centralita corporativa (PBX).
Arantxa Herranz
Gracias a este software, el teléfono sigue empleando una red móvil para conectarse a la PBX pero añade las características de un teléfono de sobremesa, como el reenvío de llamadas, las conferencias o la llamada abreviada a otras extensiones. También implica que las conferencias internacionales pueden ser realizadas por el operador más barato que tenga contratada la empresa así como tener un único teléfono profesional para efectuar y recibir llamadas.

Avaya se ha unido al consorcio Symbian como miembro platino aunque, de momento, este software sólo opera con la Serie 60. Aún no se ha tomado la decisión si se hará extensivo a otros terminales.

Según los responsables de Avaya, los operadores de telefonía móvil no entienden las necesidades empresariales y añaden que, al estar ya disponibles los teléfonos con IP inalámbrico deberían hacer que sea más sencillo para las empresas integrar sus actuales teléfonos móviles, en lugar de tener que emplear su red móvil para duplicar funciones que ya solventan los PBX.

Avaya defiende que la telefonía móvil no es más que otro método de comunicación que necesita estar integrada dentro de la infraestructura empresarial.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios