Productos | Artículos | 01 DIC 2008

AMD presenta Shangai, el sucesor de Barcelona

Se trata de procesadores de cuatro núcleos y 45 nanometros
Alfonso Casas.
Shanghai sustituye a Barcelona. De esta forma, AMD comercializa ya sus nuevos procesadores de cuatro núcleos y 45 nanómetros destinados a entornos de servidores X86 con la ventaja de ofrecer mayor rendimiento y mantener el precio por vatio. Informa Alfonso Casas, desde Berlín (Alemania).

Aunque a primera vista mantienen los cuatro núcleos de sus antecesores en una sola oblea de silicio, los nuevos procesadores cuentan con la nueva tecnología de fabricación de 45 nanómetros (frente a la de 65 nanómetros), y, según destacaba Emilio Ghilardi, vicepresidente y director general para zona EMEA de AMD, “es posible obtener un incremento en rendimiento de hasta un 35 por ciento manteniendo el consumo de energía”. Para ello, las frecuencias de reloj implementadas son superiores, partiendo de los 2,3 GHz y alcanzando los 2,7 GHz por cada uno de los núcleos que integran el chip, a la vez que se consigue mantener su precio de venta.
Durante la presentación llevada a cabo en Berlín, también se ha destacado la fácil transición que supone para los clientes habituales de soluciones AMD, ya que los nuevos procesadores pueden ser integrados en las plataformas actuales de servidores, siendo totalmente compatibles tanto a nivel de placas base, por el hecho de mantener la compatibilidad de zócalos, como en los chipsets que soportan a los nuevos procesadores. Sin duda, es un factor destacable, permitiendo conseguir sistemas mucho más eficientes a nivel de rendimiento, con el simple factor de intercambiar los antiguos procesadores Quad Core por los nuevos mucho más eficientes, basándose en el controlador de memoria integrado y en la utilización de HyperTransport. Así pues, una vez actualizados los servidores con los nuevos procesadores, tan sólo es necesario una actualización de la BIOS de las placas base para que el sistema reconozca a los nuevos núcleos.
En este sentido, Leslie Sobon, vicepresidenta de marketing a nivel mundial, destacó que “el hecho de no presentar cambios en la arquitectura implica que los clientes no tendrán gastos extra”, a lo que añadió que “los nuevos procesadores Shanghai ofrecen mejoras en entornos de virtualización como estrategia de ahorro en costes, no sólo para clientes potenciales, sino también para las empresas de tamaño medio, gracias a AMD-V, tecnología de virtualización con RVI (Rapid Virtualization Indexing)”.

Tecnología de fabricación más depurada
En lo que respecta a épocas pasadas, desde AMD reconocieron haber aprendido de los errores del pasado, (recordamos los problemas iniciales con los Opteron Quad Core, nombre en código Barcelona), y destacaron que el hecho de mantener el mismo socket les ha permitido depurar la nueva arquitectura al máximo para evitar problemas del pasado. La compañía está muy orgullosa de las nuevas técnicas de fabricación empleadas en sus modelos de 45 nanómetros, utilizando un nuevo proceso de litografía de inmersión. Ahora, las obleas de silicio son lavadas utilizando agua especialmente pura, con la que, según AMD, se reducen los efectos de partículas de polvo que destruyen al chip. Según Rolf Stephan, sénior manager FEoL del departamento de tecnología de AMD, “el proceso ahora utilizado va a ser esencial para la migración posteriormente a la tecnología de 32 nanómetros”.
Con lo aquí presentado, AMD sin duda va a conseguir ser más competitivo en rendimiento y en precio, con un ahorro en prestaciones en torno al 20 por ciento con respecto a su homólogo Barcelona. Las frecuencias con las que son lanzados van desde los 2,3 hasta los 2,7 GHz con 75 vatios de potencia. Mientras que los mencionados ya se encuentran disponibles, los Quad Core HE de 55 vatios llegaran a lo largo del primer trimestre del año próximo, así como los modelos SE de 105 vatios de disipación. Si nos referimos a precios, los disponibles de 2,3 GHz presentan un precio inicial de 377 dólares para cantidades de mil unidades, pudiendo alcanzar los 989 dólares el modelo superior.
En el evento de presentación, AMD congregó a varios de los principales fabricantes de servidores, con modelos que integran ya sus nuevos procesadores Quad Core. A lo largo de las siguientes semanas, los fabricantes irán anunciando sus familias de equipos con los procesadores integrados.

Entornos de Centros de Datos
El último procesador Opteron de AMD contribuye a mejorar la eficiencia de los centros de datos y a reducir su nivel de complejidad en la administración. Entre los principales fabricantes de sistemas ya es posible encontrar cerca de 27 sistemas diferentes basados en el procesador de 45 nanómetros. Dentro de lo que es la solución para entornos de servidores x86, AMD se apoya en sus partners OEM y proveedores de soluciones, para comercializar sus nuevos procesadores. Por citar un ejemplo, Strato, una de las mayores empresas en Europa que se dedica a ofrecer servicios de hosting, ha implantado ya con éxito los procesadores Opteron Quad Core en multitud de sus servidores dedicados. Damian Smith, CEO de Strato, destaca que “en tan sólo una semana hemos podido migrar cerca de 3.000 servidores basados en procesador Barcelona, a los actuales Shanghai, obteniendo un mayor rendimiento de potencia con el mismo número de equipos, y manteniendo el consumo energético”. También destacaba Smith que la migración en vivo es mucho más ágil, con posibilidad de afrontar con éxito situaciones de balanceo de carga de forma automática.
Con acciones de este tipo, es posible controlar el gasto en TI, y moderar el consumo de potencia de los centros de datos, el cual ha llegado a cuadriplicarse a lo largo de estos últimos diez años. Debido a que el consumo energético se adapta al estado de carga del servidor, estos procesadores son adecuados para los estados cambiantes que suelen sufrir los sistemas. También resultan especialmente eficientes en entornos de virtualización.


Shanghay frente a Barcelona
----------------------------------------
Estos son algunos de los elementos que diferencian las dos generaciones de procesadores:
- Frecuencias de reloj de la CPU ligeramente superiores a procesadores AMD Opteron Quad-Core de generación anterior.
- Un aumento del 20 por ciento en el tamaño de la memoria cache de nivel 3, hasta los 6 MB, para acelerar las aplicaciones que hacen un uso intensivo de la memoria.
- Soporte para memoria de tipo DDR2-800, llegando a ofrecer hasta un 10 por ciento más de ancho de banda.
- Evolución de la arquitectura Direct Connect de AMD, con la tecnología HyperTransport 3.0 que aporta anchos de banda de hasta 17,6 Gb/s en la comunicación entre los diferentes procesadores.


AMD
www.amd.es

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios