MOVILIDAD | Artículos | 15 OCT 2002

Movilidad y Business Critical Computing ¿Sólo asombro o hay algo detrás?

Los profesionales de la informática y las comunicaciones estamos muy acostumbrados a que la tecnología nos sorprenda cada poco tiempo con un nuevo y llamativo avance. Tan acostumbrados estamos que, de hecho, el asombro es cada vez menor. Sin embargo, cabe preguntarse si ¿tanta nueva tecnología, tanta potencia, tantas nuevas funcionalidades, tanta diversidad de dispositivos... realmente aportan algo que los usuarios van a valorar y, por tanto, utilizar y consumir?

Antes de responder a este interrogante conviene hacer alguna consideración general previa que nos sitúe en el marco en el que nos movemos. En los últimos diez años ningún sector de actividad ha hecho avanzar más a la sociedad que el informático. Otros sectores, económicamente más relevantes que el informático, como pueden ser la banca o la automoción, han evolucionado notablemente. Han avanzado sus productos y servicios (muchas veces gracias a las infraestructuras informáticas adoptadas) pero no han “revolucionado” las vidas de las personas. Sin embargo, en el caso del sector teleinformático cada avance ha ido vinculado al tratamiento de los datos primero, de la información después y del conocimiento de ahora en adelante. En cualquiera de los casos ha ido siempre orientado a ayudar a la “mente” humana, verdadero motor de nuestra vida personal y profesional. Cualquier avance que suponga una ayuda al hombre en su continuo proceso de mejora (personal o profesional) es bien recibido por éste y adoptado hasta el punto de no querer renunciar a él. Pongamos un par de ejemplos para ilustrar esta afirmación: el uso de la telefonía móvil y la accesibilidad a la información a través de Internet.

La personalización, un valor añadido
Pero la influencia de los avances tecnológicos en el terreno informático aporta un valor añadido adicional: la personalización. Si mi móvil suena con la música que yo quiero, si el escritorio de mi PC lo coloreo y organizo como yo quiero, y si mi portal de entrada a Internet me saluda por mi nombre cada vez que accedo a él, pasan a ser elementos que reflejan la libertad de elección y los gustos del usuario, convirtiéndose así en parte irrenunciable de mi entorno cotidiano. Estas dos peculiaridades de las soluciones que nuestro sector ofrece a los usuarios, su ayuda al desarrollo personal o profesional y su facilidad para la personalización, permiten augurar una excelente salud futura al sector. Sin pecar de excesivo optimismo podría afirmarse que a la vista de lo que anuncian los principales actores de este mercado, el mundo va a evolucionar más, informáticamente hablando, en los próximos diez años que en los diez últimos ya vividos.

Acceso instantáneo a la información, clave de la decisión
Volviendo a la pregunta con la que se iniciaba este artículo, en la que se cuestionaba si los usuarios van a valorar y consumir las nuevas propuestas del sector, podemos contestar por adelantado que sí. Es evidente que no cualquier propuesta va a ser adoptada de forma masiva, pero sí triunfarán aquellas que cumplan los requisitos mencionados (ayuda a la mejora personal y/o profesional y personalización) además de satisfacer un requisito básico que nuestra propia sociedad ha convertido ya en imprescindible: acceder a la información que deseamos con total fiabilidad, estemos donde estemos.
La movilidad y el acceso fiable a la información (Mobility & Business Critical Computing, M&BCC) son indisolubles. Percibimos con mayor claridad el concepto de movilidad porque nosotros mismo nos desplazamos cada día, y cada día interactuamos con diversos dispositivos, portátiles, pocket PC, tablet PC, cajeros automáticos, puntos de información, smartphones... – pero conscientes o no, existe detrás una infraestructura que está sirviendo la información de forma rápida y permanente.
Este entorno de acceso a la información crece continuamente y está formando lo que podríamos llamar un ecosistema móvil, cada vez menos cableado y más inalámbrico, que puede ser descrito como el entorno en el que las personas se mueven sin perder el acceso a su información. En este ecosistema la movilidad no describe a los dispositivos de acceso sino a los lugares en los que se encuentran las personas. Estas personas exigen disfrutar de la misma calidad de acceso a la información con independencia de si les llega por cable o por el aire, en una pantalla de un pocket PC, de un portátil, de un tablet PC o de un smartphone. Estas personas exigen además, independientemente del dispositivo y del medio transmisor, acceder a imágenes llenas de color y en alta resolución, a datos alfanuméricos clásicos, a fotografías y vídeos, a música y películas y a las habituales aplicaciones de oficina. Por lo tanto, en el ecosistema móvil triunfarán aquellos productos y soluciones que satisfagan estos requerimientos de los usuarios.

Ojo con qué recursos destinamos
En la construcción de las soluciones que pueblan el ecosistema móvil, conviene tener muy en cuenta los datos que algunos analistas nos presentan como conclusiones de sus trabajos de campo. Es importante tenerlas en cuenta a la hora de decidir qué recursos dedicar a cada una de las piezas que conforma una solución completa, con el fin de minimizar las eventuales incidencias. Según Gartner Group, las causas de “paradas no previstas” de sistemas de información son las siguientes: 40 por ciento debido a fallos en las aplicaciones; 40 por ciento debido a fallos de administración; 20 por ciento a fallos de la tecnología de base. La causa principal del elevado porcentaje achacable a las aplicaciones es la presión “comercial” (time to market) de poner en explotación una determinada aplicación sin el suficiente tiempo de testeo previo. Los fallos de administración surgen fundamentalmente por falta de planificación, formación o por procedimientos erróneos, sobre todo, en las políticas de seguridad y de copias de respaldo.
Esta última parte es la que afecta muy especialmente a la parte crítica del ecosistema móvil (Business Critical Computing) y que debe asentarse sobre cualidades de los servidores y sistemas de almacenamiento y transmisión que ya son conocidos y que conviene no olvidar: fiabilidad, disponibilidad, crecimiento, servicio, seguridad y facilidad de gestión.
En estos momentos existen no pocas soluciones ya disponibles que satisfacen todos los requisitos citados. Algunas marcas son capaces de ofrecer diferentes elementos de una solución que, integrados por los grandes usuarios o por compañías de servicios informáticos, mejoran la productividad de las empresas o reducen los costes de operación de las mismas. Otras marcas, las menos pero con catálogos de productos completos, dan un paso más en su oferta y facilitan a los clientes soluciones ya integradas, optimizadas y probadas que, consecuentemente, reducen los tiempos de puesta en marcha, disminuyen los riesgos ya citados de “paradas no previstas” y son por lo tanto rentables desde el momento de su instalación.
Respecto a las soluciones que un fabricante como Fujitsu Siemens Computers aporta a este segmento de mercado, su director de marketing para España y Portugal, Ignacio Garicano, nos comentó que “sobre la base de un extenso y avanzado catálogo de productos y fruto de una estrecha colaboración con las más im

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios