MOVILIDAD | Artículos | 01 DIC 2004

Los pilares de la movilidad en las comunicaciones

La informática de 2005
Ramón A. Fernández.
Primero fue el estándar 802.11b, más conocido por Wi-Fi, que debido a su explosivo crecimiento en el mercado ha sufrido una vertiginosa evolución plasmada en innumerables especificaciones posteriores. Luego llegó la conectividad de corto alcance Bluetooth, popular en estos últimos meses gracias a su estrecha interacción con la telefonía móvil de última generación. Y, sin casi tiempo para asumir tantas innovadoras tecnologías inalámbricas, ya tenemos en ciernes nuevas propuestas que en un corto período de tiempo harán prácticamente real ese utópico sueño de contar, a pie de calle, con una comunicación global sin ningún tipo de restricción ni ataduras físicas.

El fuerte impulso que ha tenido la tecnología de redes sin cables a escala mundial ha permitido que grandes investigadoras de mercado como IDC, Forrester y Jupiter, hagan prometedoras proyecciones respecto a su uso e implementación. Al mismo tiempo, la inversión de compañías como Intel en tecnologías como UWB (Ultra Wide Band) y WiMAX (Wordwide Interoperability for Microwave Access), con las que disponer de conectividad de banda ancha para señales de voz y datos capaces incluso de cubrir grandes zonas metropolitanas, han impulsado las previsiones en diferentes áreas de uso.
Así, no sólo las compañías se beneficiarán en su modelo de negocios con el acceso sin cables a los datos: la telefonía móvil ampliará su capacidad de servicios al combinar tecnologías para la transmisión de información; la industria de entretenimiento llevará a los hogares contenidos de multimedia (gracias a la banda ancha) y los operadores de telecomunicaciones tendrán la opción de aumentar su portafolio de productos y servicios. Estudios conjuntos de IDC y Forrester señalan que el 57 por ciento de las redes inalámbricas para el 2008 estarán instaladas en empresas, lo que corrobora el fuerte crecimiento (del 45 por ciento anual) que actualmente tienen las redes LAN inalámbricas (WLAN).
Obviamente, las excelentes perspectivas de futuro están fundamentadas en el fuerte tirón comercial experimentado por este particular segmento de negocio. En los últimos años, las tecnologías inalámbricas han irrumpido en el mercado con una inusitada rapidez y asombrosa popularidad. Buena prueba de esta tendencia son las exitosas tecnologías 3G mobile, Wi-Fi y, más recientemente, la tecnología Bluetooth, que poco a poco, y sin apenas hacer ruido, se ha convertido en el estándar global para la conexión de dispositivos equipados con tecnología inalámbrica en distancias cortas que, por otra parte, son cada vez más numerosos.

La silenciosa consolidación de la tecnología Bluetooth
El avance de esta tecnología queda demostrado por el hecho de que cada semana se comercializan más de dos millones de dispositivos equipados con Bluetooth por todo el mundo. Tanto es así, que se ha convertido en una herramienta predominante con el potencial de proporcionar enormes rendimientos empresariales para compañías de todos los sectores.
A menudo, Bluetooth está considerado utópicamente y en términos de los gestores del conocimiento, como una herramienta para conectar entre sí teléfonos móviles, ordenadores de bolsillo y todo tipo de equipos portátiles para que la información contenida en las bases de datos corporativas deje de estar confinadas en el dispositivo (servidor empresarial) en el cual residen. No obstante, esta tecnología se muestra poco efectiva ante tales retos, aunque sí resulta altamente efectiva y práctica a la hora de acceder y compartir pequeños volúmenes de información en cualquier lugar, siempre que tenga cerca cualquier otro dispositivo equipado con Bluetooth.
Aun así, la tecnología Bluetooth no se reduce simplemente a las conexiones inalámbricas con dispositivos de escritorio. Su interés radica en su simplicidad y permitiendo que un usuario se pueda mover cómodamente por cualquier recinto que tenga una adecuada cobertura inalámbrica, por ejemplo, sincronizando información de forma inalámbrica con su dispositivo portátil e imprimiendo informes directamente en una impresora equipada con este estándar de conexión.
Del mismo modo, por medio de Bluetooth, los asesores pueden ofrecer a los clientes una información detallada al momento e imprimir un contrato en un dispositivo que se encuentra en la misma sala.
La tecnología Bluetooth también está desempeñando un papel cada vez más importante en el sector del automóvil. Los modelos de la gama más alta de Acura, BMW, DaimlerChrysler, Saab, o Toyota, entre otros, han incorporado tecnología Bluetooth en sus unidades de navegación y de audio. Además, los equipos para automóviles que permiten hablar por teléfono móvil con el sistema de manos libres mientras se conduce se están haciendo cada vez más populares. En este misma línea de desarrollo, los sistemas de telefonía más modernos equipados con Bluetooth disponen de reconocimiento de voz que se reproduce a través del sistema de audio del vehículo. Más recientemente, los sistemas de navegación GPS también están soportando dicha tecnología inalámbrica como complemento adicional a la conducción.

Una lista sin fin
Otro de los ámbitos de explotación se sitúa en la sanidad. A este respecto, cada día crece la utilización de dispositivos PDA equipados con Bluetooth para anotar diagnósticos y prescripciones, y asegurarse de que la información del paciente queda registrada correctamente. Se espera que en un futuro no muy lejano la tecnología Bluetooth permita que los pacientes puedan medicarse en su propia casa, evitando así visitas innecesarias al hospital; sería el caso de enfermos de diabetes o de pacientes con enfermedades cardíacas. A grandes rasgos, su utilidad consistiría en posibilitar que los pacientes puedan enviar la información al hospital a través de dispositivos provistos Bluetooth y conexión a Internet, de tal modo que los datos y registros se puedan actualizar inmediatamente y alertar al personal médico si los resultados están fuera de determinados parámetros.
Éstas y otras muchas más aplicaciones son posibles gracias a la técnica de encriptación de 128 bits que protege la transmisión de datos para que no puedan ser interferidos de forma ilícita. Asimismo, el mecanismo de frecuencia adaptable de Bluetooth consigue que las transmisiones, en la saturada banda de frecuencia de 2,4 GHz, puedan eludir los canales ocupados por otros dispositivos inalámbricos o por otras emisiones electromagnéticas, lo cual hace que esta tecnología sea razonablemente fiable.
Un estudio publicado el año pasado por In-Stat/MDR concluye que la comercialización de productos equipados con Bluetooth en mercados verticales como la fabricación, los servicios públicos, el transporte, la minería y la asistencia sanitaria ascenderá de cantidades mínimas a casi 2,5 millones en 2007. Se espera que el mayor incremento se produzca en los sectores de la fabricación y de la asistencia sanitaria.
En resumidas cuentas, Bluetooth es actualmente un estándar global completamente consolidado y probado, cuyas ventajas pueden ser explotadas por empresas de todo tipo, ya que permite procesos más sencillos y rápidos que evitan los esfuerzos dobles y la pérdida

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios