MOVILIDAD | Artículos | 01 JUL 2007

El horizonte de la movilidad

Portátiles ultraligeros
Paula Bardera.
Aunque aún circunscrito a un segmento de mercado muy delimitado, el profesional, el futuro es más que prometedor para los ordenadores ultraportátiles. Se trata de un tipo de equipos que, desde hace tiempo, se pueden equiparar en prestaciones, rendimiento y conectividad al de los portátiles convencionales, que tan populares son en los últimos tiempos. Los ultraligeros cuentan a su favor no sólo con el tamaño y peso, obviamente, sino con el diseño y portabilidad.

Por sus características, los ordenadores ultraportátiles, segmento en el que se incluyen los equipos de poco más de un kilo de peso, se dirigen para su uso en el mundo profesional. Además, es crucial en estas configuraciones la autonomía de uso que permiten a sus usuarios, pues suelen ser equipos que se utilizan normalmente fuera de oficinas. Por este mismo motivo es también fundamental que dispongan de óptimas capacidades en lo que a conectividad se refiere, ya que sus usuarios precisan estar en contacto con sus oficinas o clientes. Todas estas características hacen que su precio sea superior al de los ordenadores portátiles tradicionales y esto también provoca que sus ventas sean menores, aunque todo parece indicar que tienen ante sí un futuro muy prometedor.
A pesar de ello, menos favorecedor es el panorama que pinta Alessandro Basso, responsable de desarrollo de mercado de Asus Ibérica, cuando afirma que “el mercado de los equipos ultraportátiles todavía es limitado. Debido al posicionamiento de precio cada vez está aumentando más, pero aún la cantidad de unidades es pequeña”. Sin embargo, desde el fabricante asiático esperan que este segmento pueda alcanzar el 15 por ciento del mercado total.
Sin embargo, Manuel Núñez, responsable de producto de portátiles para Samsung España considera que “cada vez la cuota de mercado de este tipo de equipos es mayor, ya que, por un lado, cada vez son más asequibles, y por otro, su demanda es creciente. Antes casi nadie se podía permitir llevar un equipo de menos de 2 kilos de peso y además, casi nadie quería pagar más por tener un equipo más ligero. Ahora sólo hay que visitar cualquier aeropuerto y ver cuántas personas tienen que viajar con su equipaje de mano y su ordenador portátil”. Así las cosas, considera que la demanda en equipos ultraportátiles es creciente y, por tanto, “se están afianzando en el mercado con su propio target de cliente y precio”.
Como ejemplo del momento actual de este segmento bien valdría el de HP, tal y como expone su director de la unidad de negocio de portátiles profesionales, Rafael Alonso, “si bien el mayor volumen de negocio en unidades se encuentra en el segmento de movilidad “equilibrada” (aquellos productos con la mejor relación precio-prestaciones-factor de forma), que es lo que más demandan los usuarios de portátiles, sí es cierto que cada día más el “usuario móvil” de portátil entiende mucho más de producto y sobre todo es más exigente con lo que compra. El factor precio ya no es la única variable a considerar cuando hablamos de un usuario “de movilidad”, sino que el diseño, la ligereza y las prestaciones, unidas al respaldo de una marca líder como el caso de HP, es lo que hacen que el usuario que realmente valora la movilidad se decante por este segmento de productos”, el de los ultraportátiles. Por todo esto, desde su punto de vista, “los tiempos en los que los usuarios adquirían auténticos “ladrillos” de portátil incluso con procesadores diseñados para equipos de sobremesa simplemente por el ahorro en coste de componentes y de diseño, se han acabado”.
En opinión de Pablo Romero, director de marketing de Toshiba, “la evolución del segmento de equipos ultraportátiles ha venido marcada por la búsqueda de equipos cada vez más ligeros y ergonómicos, por la vía de la miniaturización de componentes y por la ampliación de la autonomía de las baterías. Ambas vertientes tienen como objetivo impulsar en este tipo de dispositivos lo que nosotros denominamos una movilidad real. Los usuarios de este tipo de dispositivos buscan un equipo fácil de transportar y que puedan usarlo en cualquier lugar y momento”.
A todo esto se une que, “en los últimos tiempos, a estas tendencias de desarrollo se han suscitado otras adyacentes unidas a las necesidades de los usuarios. Por un lado, estarían la capacidad de conectividad, desde las que ya son casi un estándar en el mercado, como WiFi y Bluetooth hasta las más actuales y que empiezan su despliegue como 3G o HSDPA o las futuras como el WiMax. Se busca así equipos que no sólo puedan usarse en cualquier sitio, sino que permitan acceder a la información con el mayor ancho de banda imposible”.
Xavier Codina, responsable de Vaio & Personal Audio de Sony, es más preciso y explica que, “aunque las cifras de crecimiento se están moderando, todavía se espera un buen 2007”. Por otro lado, considera que “dentro del mercado de portátiles, el segmento de ultraportátiles representa una oportunidad para conseguir mejores resultados, gracias a productos que dadas sus características y las ventajas que aportan a los consumidores respecto a los portátiles estándar, sufren menos de las erosiones de precio”. Desde su punto de vista, a medida que se consolida el uso del portátil, “cada vez más consumidores quieren llevar su experiencia de movilidad un paso más allá, con equipos todavía más ligeros y manejables que los que ya están utilizando. Esto es una garantía de éxito del segmento ultraportátil, que sin dejar de ser minoritario, poco a poco irá aumentando su peso en el total del mercado”.
Pascual Martínez, director de desarrollo de negocio y marketing de Lenovo, explica que, “el de los ultraligeros no deja de ser un nicho todavía pequeño del mercado de movilidad en España”, aunque precisa que también “es el que mejor refleja los beneficios de los portátiles, pero no acaba de calar como debería en España y no supone más del 7 u 8 por ciento del mercado total en nuestro país”.
Según este responsable, “en nuestro país el gran incremento experimentado por los portátiles se ha debido a que la gente los ve como sustitutos del sobremesa, permiten mayor movilidad, ocupan poco espacio y han experimentado una bajada de precios impresionante. Esto se ha dado sobre todo en consumo y en pequeña empresa”. Así las cosas, considera que hoy en día “el que compra un portátil no valora las capacidades del ultraligero”. Sin embargo, “los ultraligeros tienen un nicho de mercado que valora la movilidad, ligereza y autonomía que demandan los que trabajan así”. Por este motivo, Pascual Martínez considera que el objetivo es dotarles de más capacidades sin incrementar el precio. “Desde Lenovo creemos que el mercado se va a asentar y va a crecer de manera tímida su cuota de mercado. Van a dar un salto tecnológico y el precio medio por unidad no se incrementará. Por todo ello, será más fácil que los usen todo tipo de usuarios”.
Ante este panorama, Lenovo apuesta por este segmento y por generar demanda en él. “Para ello, es importante la duración de la batería, que sea resistente y ligero. Ahí

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios