MOVILIDAD | Artículos | 01 JUN 2005

Datos siempre disponibles: la clave de la verdadera movilidad

Ramón A. Fernández.
A esta alturas, hablar de movilidad no resulta nuevo. El mundo profesional moderno ha asumido como propia la demanda de movilidad, base de la verdadera productividad y de los negocios siempre disponibles. Pero para que esta realidad sea tal, es necesario asegurar a los profesionales que sus datos siempre estarán disponibles y que las comunicaciones y el acceso a la información no es una quimera, sino una realidad palpable. i miramos la situación de España en el contexto internacional, el de la telefonía móvil es uno de los pocos segmentos en que estamos a la cabeza de los países desarrollados. Las razones pueden ser múltiples y variadas, pero la sencillez de uso, la posibilidad de estar comunicado y la realidad de un entorno “siempre disponible”, son algunas de las más importantes. Por tanto, ¿por qué no dar un paso más y llevar esta disponibilidad no sólo a las comunicaciones de voz, sino también a la información empresarial y las comunicaciones de datos? En un mundo caracterizado por la convergencia tecnológica, no tiene ningún sentido que las comunicaciones de datos no se aprovechen de los logros de las comunicaciones de voz, y viceversa. Todos sabemos que la movilidad verdadera sólo existe cuando los datos van con nosotros a todas partes y están disponibles siempre que los necesitamos. Lo mismo ocurre con las comunicaciones, ya sean de voz o de datos, que sólo son efectivas cuando siempre están preparadas y funcionando. Ancho de banda y disponibilidad Dos son los problemas a los que se enfrenta la verdadera movilidad. Por una parte, contar con redes disponibles en cualquier lugar y momento, y el despliegue de las líneas telefónicas móviles en nuestro país alcanza límites difíciles de superar. De hecho, en aquellos lugares donde no llegan otras tecnologías de banda ancha, la telefonía móvil sigue constituyendo la única salida a la autopista de la información, sobre todo cuando se supera el principal problema que la telefonía móvil convencional presentaba para el envío y la recepción de datos: el ancho de banda. Siglas como 3G, UMTS, GPRS son, además de acrónimos de uso común en entornos tecnológicos, verdaderas soluciones de banda ancha para el envío y recepción de información en todo momento, y el canal de distribución de informática, habitual comercializador de entornos de comunicación de datos, no debe dejar escapar esta magnífica oportunidad de negocio. Comunicación de datos en movilidad La comunicación de datos a través de telefonía móvil 3G es uno de los segmentos de mercado para explotar de forma prioritaria. La capacidad para materializar un conjunto de productos y servicios a un precio competitivo y con plena satisfacción para los usuarios móviles es la prueba que deben pasar los operadores móviles para abrirse las puertas a mercados más prometedores, y esto es algo que el canal de informática puede, por una parte, ayudar a conseguir y, por otra, sacar provecho de ello, dado que es un mercado todavía con unas grandes posibilidades de mejora y crecimiento y, por ende, unos márgenes más que apetecibles. Pero si los que realmente conocen los movimientos del mercado son las consultoras, conviene recurrir a ellas. Así, en un informe del Grupo Penteo, Las Telecomunicaciones en la empresa Año 2004, se puede leer que el interés por desarrollar proyectos de transmisión inalámbrica de datos ha aumentado de forma notable. Si bien el informe no establece una valoración de los sistemas de comunicación de datos 3G, debido a que se trata de informaciones de 2004 y no es posible obtener datos mesurables, sí que se indica que la receptividad de las empresas haría elevada la demanda de este tipo de soluciones. El citado informe indica el magnífico momento que vive el mercado de la transmisión de datos en movilidad, y en él se señala que, junto con los proyectos que ya se han puesto en marcha y los que se encuentran en fase piloto, existe un alto número de empresas que no han dado el paso todavía en espera de que la transmisión de datos móvil basada en 3G estuviera consolidada. Pues bien, ha llegado el momento. Más de un 40 por ciento de las empresas españolas opera de manera consolidada comunicaciones de datos a través de telefonía móvil. A éstas conviene añadirles un 7 por ciento que se encuentran inmersas en un proyecto en fase piloto. Por su parte, un 15 por ciento de las compañías están estudiando la viabilidad de dar un paso adelante en esta línea, quedando un 26 por ciento de empresas en el grupo que todavía no lo ha estudiado y un 11 por ciento en el grupo que ha decidido descartar este tipo de iniciativas. A primera vista, con respecto a años anteriores, llama la atención el incremento de proyectos consolidados y el hecho de que más de la mitad de empresas que no se pensaban esto un año antes, ya hayan decidido iniciar un proyecto en el futuro. ¿Cuál es el fin de estos proyectos? Nuevamente, con los datos del Grupo Penteo en la mano, el uso que reciben estos proyectos es variado, si bien el correo electrónico es el motivo dominante, ya que está presente en casi todas las empresas que usan servicios de transmisión de datos inalámbricos. En concreto, en 2004 el 94 por ciento de las empresas daban esta utilidad a sus sistemas. Si lo viéramos como una competición, el segundo puesto estaría en manos de los accesos a Internet, función dada por tres de cada cuatro empresas preguntadas. La siguiente utilidad de estos sistemas de transmisión de datos inalámbricos es el acceso a aplicaciones corporativas, que es argumentado por el 63 por ciento de las empresas encuestadas, seguido por el acceso a la intranet corporativa, función realizada por el 56 por ciento de los encuestados. Por no hacer interminable la lista, añadiremos que la recogida de datos es una prioridad para el 38 por ciento de los encuestados. Futuro prometedor Como hemos venido viendo por estas cifras, nos encontramos ante un futuro prometedor, dado que las necesidades de las empresas se alían con la tecnología. Por este motivo, no tiene sentido dejar escapar la oportunidad de hacer negocio. Tal y como señala IDC en un reciente informe, el mercado occidental europeo de tarjetas de datos mantendrá un robusto crecimiento en los años venideros. De acuerdo con las cifras que maneja la consultora, el número de estas tarjetas comercializadas en Europa en 2004, que ascendió a 1,2 millones, podría verse elevado a 5,7 millones en 2008, lo que supone un incremento anual medio del 47,8 por ciento. Este dato se apoya en aspectos tales como que mientras que en el primer trimestre de 2004 sólo dos operadoras empezaron a ofrecer este tipo de servicios de datos móviles, Vodafone y T-Mobile, el incremento de las posibilidades de negocio alrededor de esta tecnología ha llevado a que más de 10 operadores ofrezcan ahora estos servicios en Europa Occidental. En 2003, las mayores ventas de tarjetas de datos para PC se debían a combos GPRS/GSM, así como a alguna tarjeta que también aunaba la tecnología UMTS. Ahora es difícil establecer cómo será la segmentación en los próximos años, pero lo que sí es evidente, y así lo señala la consultora, es que nos encontramos en una fase de desarrollo que llevará a las partes a asentar aspectos tales como el precio y los servicios. Las siglas al descubierto ----------------------------------- Como habrán podido comprobar por este reportaje, las siglas siguen siendo un punto importante de referencia como lo son en todos los ámbitos de la tecnología. Para trabajar sobre seguro conviene repasar qué se esconde detrás de cada acrónimo. 3G, o telecomunicaciones móviles de tercera generación. Mediante la aplicación de tecnologías de transferencia de datos de alta velocidad y de terminales de radio avanzados, los sistemas de tercera generación permiten contenido multimedia. Entre los tres tipos de sistemas que se pretenden normalizar (es decir, WCDMA-DS, MC-CDMA, UTRA TDD), Japón y Europa adoptan el sistema WCDMA-DS en una clara estrategia de liderazgo gracias a un servicio m

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios