Mercado en cifras | Noticias | 12 ENE 2006

Urgente necesidad de certificaciones para el mercado WiMAX

El mercado WiMAX se encuentra ante la necesidad ineludible de obtención de una certificación a nivel mundial que avale la interoperabilidad entre los distintos estándares para acceso a la red a través de tecnología inalámbrica. El retraso de este certificado podría significar un uso ineficiente del espectro disponible.
Dealer World
La necesidad de promover y certificar la compatibilidad así como la interoperabilidad de productos inalámbricos de banda ancha ha propiciado una creciente demanda de la certificación a nivel mundial de la interoperabilidad para accesos a la Red a través de tecnología inalámbrica (o WiMAX) basada en estándares de la familia IEEE 802.16. Sin embargo, los continuos retrasos en el proceso de certificación WiMAX están suponiendo un verdadero desafío para el crecimiento del mercado europeo de estos servicios.

IEE 802.16d Vs. IEE 802.16e
Los participantes clave del mercado europeo de WiMAX se han dado cuenta finalmente de la necesidad de disponibilidad del usuario de estándares comunes en abierto. Actualmente, el IEEE 802.16d está en el foco de atención, ya que se trata de una solución de tecnología inalámbrica que presenta una buena relación calidad – precio. Se trataría de una solución factible para aquellos lugares donde la extensión de servicios de línea fija no es económicamente viable.

A pesar de las exigencias de varios fabricantes para distribuir productos WiMAX, a día de hoy sólo existe una solución pre-WiMAX y la mayoría de los fabricantes se encuentran supeditados a la espera de la prueba de certificación para WiMAX para el 802.16d, que es el estándar inalámbrico de banda ancha establecido. Según como se hayan desarrollado las pruebas pertinentes, al final del año 2005 se debería haber determinado si las especificaciones de los equipos de los fabricantes cumplen con la declaración de implementación y conformación de protocolo (PICS).

Según Luke Thomas, analista de Frost and Sullivan: “Una vez fijado WiMAX, los equipos que cuenten con el estándar i.e. 802.16d obtendrán el certificado de WiMAX, asimismo, los proveedores de servicios estarán más disponibles para propiciar la extensión de un servicio a nivel nacional de WiMAX en las bandas con licencia”.

Sin embargo, Thomas advierte de que el tiempo que se está perdiendo con las demoras de las que hemos hablado está desafiando el éxito del mercado de WiMAX, con el primer producto certificado de WiMAX con estándar 802.16d y las cuestiones que se refieren a la puesta en marcha del espectro, otras tecnologías competidoras como Wi-Fi y 3G van introducirse a mayor velocidad en la industria inalámbrica europea.

El estándar móvil 802.16e será el que lidere en el mercado europeo de WiMAX, el cual ha superado satisfactoriamente el desafío de creación de una promoción exagerada alrededor de WiMAX. Utilizando la tecnología S-OFDMA, ofrecerá una solución portátil inmediata, y en última instancia, una solución móvil a gran escala, a diferencia del estándar 802.16d.

Sin embargo, el estándar 802.16e, cuya ratificación estaba prevista para finales de 2005, y la consecuente prueba de certificación sólo podrán tener lugar a partir del tercer o cuarto trimestre de 2006 ya que los proveedores están dudando si proceder a la extensión inmediata de una red fija de 802.16d o por el contrario esperar al estándar 802.16e, que funciona tanto de forma fija como portátil. Además, según declaraciones de Thomas, los estándares 802.16d y el 802.16e no son compatibles entre sí, por lo que el modelo de negocio deberá variar considerablemente dependiendo de que estándar decida adoptar el proveedor de servicios.

Este retraso en el lanzamiento de los productos certificados 802.16e va a suponer un estímulo para el uso de WiMAX como una solución a buen coste y efectiva para los puntos con red inalámbrica Wi-Fi. Es más, una solución en el espectro de productos autorizados significará un uso ineficiente del espectro disponible y por lo tanto los proveedores de servicios considerarán como poco económico el gasto en WiMAX pudiendo contar con una solución de red de tercera generación.

Posibilidades de espectro
Las cuestiones del espectro también están pendientes de ser solucionadas y la mayoría de los países europeos van a perseguir el desarrollo de WiMAX, sobre todo en el la banda del espectro de 3,5 GHz, que es una solución inalámbrica de banda ancha fijada como estándar. A pesar de estas cuestiones, desde que WiMAX puede proporcionar un acceso tecnológicamente neutral tanto fijo como móvil, los estados europeos están pensando en los beneficios que podría suponer la introducción de una solución de estas características como son las bandas de espectro de entre 2,5 y 2,69 GHz, previamente destinados para tecnologías móviles de 3G.

Si el espectro de banda de 2,5 – 2,69 GHz fuera finalmente aprobado, su establecimiento se realizaría lo más temprano en 2008. Por lo tanto, para los próximos años, el mercado europeo de WiMAX continuará explotando la banda de espectro de 3,5 GHz y será un mercado de servicios inalámbricos de banda ancha fijo. Esto dejará el mercado europeo de WiMAX en plena combate respecto de cuestiones del tipo de la inadecuada cobertura en el interior de edificios, así como la necesidad de desarrollar un mayor número de estaciones base, al contrario que con la banda de espectro de 2,5 GHz.

De esta manera, una cuestión clave será si el WiMAX europeo será o no un mercado de juego limpio, desarrollando y explotando una solución WiMAX en ambos espectros de banda: el de 2,5 GHz así como el de 3,5 GHz.

Sin embargo, teniendo en cuenta que el modelo Wi-Fide “solo datos” (data-only) no ha sido probado todavía, el éxito de WiMAX dependerá de la habilidad que se alcance para el reparto de servicios diferenciados de valor añadido, servicios que actualmente no son capaces de proporcionar ni Wi-Fi ni las tecnologías móviles.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios