Mercado en cifras | Noticias | 17 JUL 2012

Se incrementa el pesimismo entre los consumidores españoles

El índice de confianza de los consumidores españoles se sitúa en niveles de 2007. Así lo ha hecho saber Nielsen quien en un estudio analiza cómo ven el futuro los españoles. Así, el 96 por ciento de los consumidores considera que España está en recesión, y el 71 por ciento no cree que la situación mejore en los próximos doce meses.
Bárbara Madariaga

La situación que está atravesando España ha hecho que la confianza de los consumidores españoles caiga hasta niveles de 2007. Por lo menos eso es lo que asegura Nielsen en un estudio al afirmar que, durante el segundo trimestre de 2012, el índice de confianza de los españoles ha descendido ligeramente y se ha situado en 52 puntos, uno menos que en el primer trimestre pero 8 menos quehace un año.

En virtud de estos resultados, nuestro país está muy por debajo de la media europea de 73 puntos, y aún más lejos de la media mundial, situada en 91 puntos.

En cuanto a la percepción, el 96 por ciento de los consumidores españoles considera que el país está en recesión económica, 23 puntos más que la media europea  que se sitúa en el 73 por ciento. Además, el 71 por ciento de los españoles no cree que España saldrá de la recesión en los próximos doce meses, diez puntos más que el 61 por ciento de media que lo creen en Europa

La economía y la estabilidad laboral siguen siendo las mayores preocupaciones de los españoles para los próximos meses, y aumenta ese temor respecto al primer trimestre del año. Un 45 por ciento señala la seguridad laboral como su mayor preocupación, el mismo porcentaje que cita la economía.

En España el 89 por ciento es pesimista sobre la evolución del mercado laboral: el 57 por ciento cree que las perspectivas laborales para los próximos doce meses son malas, y un 32 por ciento considera que son regulares; frente al 8 por ciento que las ve buenas y un 2 por ciento que las considera excelentes. Una opinión negativa que incluso es superada por Grecia, Italia, Hungría y Portugal: en el país vecino el 68 por ciento ve malas perspectivas laborales, y un 27 por ciento cree que son regulares.

Teniendo en cuenta este clima, es normal que el 81 por ciento de los españoles considere que no es buen momento para comprar. El 80 por ciento de los españoles dice haber cambiado sus hábitos de compra respecto al año pasado para ahorrar en los gastos del hogar, bastante por encima de la media europea del 63 por ciento.

Al 19 por ciento de los españoles participantes en el estudio no les queda dinero después de cubrir sus necesidades básicas, un punto más que hace un año. Y entre los que les queda algo de dinero, el 38 por ciento lo destina a ahorrar; el 36 por ciento al ocio fuera de casa, un 28 por ciento a vacaciones, el 26 por ciento a ropa, el 20 por ciento a cancelar deudas y préstamos, el 14 por ciento a mejoras en la casa y decoración, el 13 por ciento a nuevas tecnologías (4 puntos menos que hace un año), un 4 por ciento a planes de pensiones, y el 5 por ciento lo invierte en bolsa o en fondos.

Demorar la adquisición de tecnología (40 por ciento) y ahorrar en telefonía (59 por ciento) forman parte de las medidas que están adoptando los usuarios españoles.

Una vez superada la crisis y la situación económica mejore, los consumidores españoles afirman que seguirán adoptando esta clase de medidas. Es más el 42 por ciento intentará seguir gastando menos en telefonía.

A nivel mundial, la confianza del consumidor ha vuelto a descender y se sitúa en 91 puntos, 2,7 menos que en el trimestre anterior. Norteamérica, con un índice de 88 puntos, el 6 por ciento menos que el primer trimestre del año; Europa, con 73 puntos y un descenso del 1 por ciento; y Latinoamérica, con 96 puntos y un descenso del 2 por ciento, son las regiones que muestran una tendencia más pesimista.


 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios