Mercado en cifras | Artículos | 01 ENE 2000

Récord de ventas de impresoras de inyección de tinta a color

En Estados Unidos y durante el tercer trimestre de 1999
La industria de impresoras de inyección de tinta está de enhorabuena en Estados Unidos según muestra un estudio de la consultora IDC. Según ese informe, el tercer trimestre de 1999 fue el que mejores resultados proporcionó en toda su historia tanto a la industria en general como a algunos fabricantes en particular. El número de impresoras de inyección de tinta a color vendidas en ese período ascendió a 4,8 millones de unidades, lo que representa un crecimiento del 34 por ciento en relación con el mismo trimestre de 1998 y un 24 por ciento, si se comparan esos 4,8 millones con la cifra vendida en el trimestre inmediatamente anterior, es decir, el segundo de 1999.
El analista de IDC Weili Su, se ha pronunciado a este respecto y ha señalado que "el crecimiento en la demanda de impresoras de inyección de tinta a color continuará debido al rápido declive en el precio de los PC y al éxito que están teniendo los paquetes que incluyen PC e impresora en el segmento de gama baja".
Pero, como decíamos anteriormente, ese tercer trimestre fue fructífero tanto para la industria como para los fabricantes. En este sentido, Hewlett-Packard se confirmó como líder indiscutible del mercado en ese país a pesar de los continuos esfuerzos realizados por sus competidores por desbancarlo de su situación de dominio. Uno de los hechos más destacables es que por primera vez, Lexmark logró superar a Epson y convertirse en uno de los tres primeros fabricantes del mundo de la impresión de inyección de tinta en Estados Unidos. Esa tercera posición alcanzada por Lexmark podría convertirse en segunda, aunque de hecho la ocupa Canon, si se tuvieran en cuenta las ventas OEM que realizó a Compaq. Ambas compañías mantienen un acuerdo en Estados Unidos por el que Compaq comercializa con su nombre de marca impresoras suministradas por Lexmark.
En el segmento de impresoras sobremesa láser a color las dos grandes estrellas fueron sendos modelos de HP: las Color LaserJet 4500 y 8500, que representaron un 60 por ciento de ese mercado. Este segmento de la industria de impresión disfrutará de un florecimiento en los próximos tiempos a medida que las empresas vayan introduciendo en sus infraestructuras aplicaciones de impresión en color y HP está muy bien situada, según IDC, para beneficiarse de ese crecimiento, así como del aumento sostenido que registran los consumibles.
La consultora concluye su informe advirtiendo que esa buena marcha de la industria de impresión en Estados Unidos continuaría en el cuarto trimestre del año, sobre todo, teniendo en cuenta la campaña navideña.

Las empresas no dan el mismo uso a las impresoras color y las monocromo
Otro estudio, en este caso de la consultora Dataquest, revela que a pesar de que el porcentaje de instalaciones de impresoras color en las empresas estadounidenses es muy elevado, con un 62 por ciento, las tareas para las que se emplea ese tipo de periféricos son distintas del uso que se hace de los modelos monocromo. Esa circunstancia provoca, según la firma, un impacto negativo en la aceptación de los modelos a color como sustitutos de los monocromo. Según ha manifestado la analista del Programa de Impresoras en Norteamérica de Dataquest, Paula Bursley, "todavía existen barreras para la aceptación del color en los negocios, tales como el coste de adquisición, la velocidad de impresión y, cada vez más, el coste de la operación". Bursley continuó diciendo que "una de las barreras más significativas para la impresión a color es que muchos usuarios no tienen la necesidad de imprimir en color. Así es que, esos dos elementos, la necesidad y los productos apropiados, deben unirse para lograr una extendida aceptación y utilización de las impresoras color".
Para poner fin a esa situación, Dataquest aconseja a los fabricantes de impresoras que desarrollen estrategias con el fin de educar a la base de usuarios sobre los beneficios de las impresoras color. Para Bursley "igual de importante tiene que ser para los fabricantes desarrollar impresoras a color que estén competitivamente situadas frente a sus colegas de monocromo, que combatir las barreras existentes en el mercado". De hecho, según esta analista, "los fabricantes que deseen continuar compitiendo en el negocio de la impresión, necesitarán desarrollar un completo catálogo de soluciones de impresión a color".
De todas las empresas estadounidenses que formaron parte del estudio de Dataquest, el 81 por ciento de las impresoras color eran de inyección de tinta, mientras el 16 eran impresoras láser, una tecnología que, según la consultora, continúa escalando puestos en el mercado. Las causas que provocan que esa tecnología de impresión aumente son, según Paula Bursley, "que el láser a color tiene ahora unos precios mucho más agresivos y que los fabricantes han estado trabajando para terminar con algunas de esas barreras y lograr la aceptación en cuestiones como la velocidad y las capacidades de manejo del papel. Lo que esto quiere decir es que la complejidad de la tecnología y el coste de las operaciones son todavía factores significativos que están impidiendo que se produzca un amplio crecimiento".

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios