Mercado en cifras | Artículos | 01 JUL 1997

NC y NetPC: la lucha por el mercado de los ordenadores de red

Susana Galán.

Ya hace alrededor de un año desde que Oracle hizo pública su iniciativa conocida como Network Computer (NC). Recientemente varias compañías del entorno PC han dado a conocer la especificación que define el Net PC o Network PC.

Desde hace ya algún tiempo se está discutiendo en la industria informática acerca de las ventajas e inconvenientes para los usuarios corporativos y domésticos de un nuevo tipo de máquinas que, según sus promotores, ayudarán a reducir el coste de propiedad de los equipos y facilitarán la administración y mantenimiento de las máquinas cliente conectadas a las redes instaladas en muchas empresas actuales.

Simplificando mucho las cosas, se podría decir que se trata de ordenadores que se conectan a un servidor, del cual toman tanto los programas como los datos que dichas aplicaciones manejan. En estos sistemas se han eliminado determinados dispositivos para conseguir abaratar su precio, por lo que no disponen, en la mayoría de los casos, de disco duro o unidad CD-ROM.

La primera empresa que dio a conocer una máquina de estas características fue Oracle, la cual presentó una serie de especificaciones mediante las que un fabricante podía construir un Network Computer o NC. Las aplicaciones utilizadas con este tipo de equipos se basan en el lenguaje Java, el cual debido a su diseño es totalmente independiente de la arquitectura del microprocesador sobre la que se ejecuta. Este principio da a los diseñadores de sistemas la ventaja de que pueden utilizar cualquier procesador comercial, no ligado al fabricante a una determinada arquitectura. Posteriormente, empresas como Sun han anunciado microprocesadores que ejecutan los byte codes que forman un programa escrito en Java.

Una de las ideas que empezó a circular por la industria es que este tipo de sistemas, que en principio deberían ser mucho más baratos que un PC convencional, acabarían por sustituir al PC en los entornos empresariales, debido a algunas de las ventajas que ya se han comentado. Para responder a esta potencial amenaza algunas de las empresas más importantes del entorno PC, incluyendo a Intel y Microsoft, han creado la especificación Network PC.

Lo primero que hay que dejar claro sobre el Net PC es que no es un diseño que intente sustituir al PC tradicional, sino un nuevo miembro de dicha familia de sistemas que está basado en la arquitectura Intel o en la de cualquier otro tipo de microprocesador que soporte los sistemas operativos Windows o Windows NT Workstation de Microsoft. El NetPC soporta tanto Windows 95 como Windows NT 4 Workstation, si bien es posible obtener una mayor reducción del coste propiedad utilizando este último sistema operativo y las versiones que lo sucedan. El NetPC está diseñado para que sea una plataforma fácilmente administrable, con capacidad para arrancar obteniendo de la red el sistema operativo o cualquier otro componente software que sea necesario y con una carcasa sellada que evita que el usuario pueda tener acceso al hardware, y que por lo tanto pueda alterar su configuración. Una de las ventajas del NetPC sobre el NC es que es capaz de ejecutar cualquier aplicación diseñada para Windows o Windows NT, además de poder utilizar cualquier programa diseñado para Java o para la plataforma ActiveX creada por Microsoft.

NC: el primero en llegar

La idea que subyace bajo el concepto del NetPC promocionado por Microsoft es similar a la presentada hace ya varios meses por Oracle con su Network Computer o NC. Básicamente este tipo de sistemas son ordenadores a los que se les han eliminado determinados componentes que se encuentran presentes de forma estándar en cualquier PC y se les ha dotado de los mecanismos necesarios para obtener de un servidor conectado a Internet o a una intranet el sistema operativo, las aplicaciones que el usuario suele utilizar y los datos gestionados por dichas aplicaciones.

Uno de los conceptos más importantes inherentes a la arquitectura del NC es la portabilidad del software que ejecutan estas máquinas. Esto se ha conseguido, ya que las aplicaciones que se usan con este tipo de sistemas están desarrolladas en Java. Este hecho hace posible el desarrollo de una máquina virtual Java, que es la encargada de ejecutar los byte codes que forman un programa escrito en dicho lenguaje. Dicha máquina virtual Java puede desarrollarse mediante un compilador de C o C++ diseñado para la arquitectura del microprocesador en el que esté basado el hardware del NC.

Esto tiene otra ventaja adicional para el diseñador de sistemas Network Computer, ya que estos ordenadores, a diferencia de lo que sucede con el PC tradicional, no deben ser compatibles con una determinada arquitectura de microprocesador. Esto hace posible que el diseñador pueda elegir el procesador que resulte más económico o aquel con el que se encuentre más cómodo por tener experiencia anterior en el diseño de sistemas con dicho microprocesador. Esta serie de características ha hecho que existan o estén anunciados sistemas Network Computer basados en una amplia variedad de arquitecturas de microprocesador: PowerPC, ARM, Mips, etc. En poco tiempo a todas estas arquitecturas se añadirá la familia de microprocesadores picoJava diseñada por la división de microelectrónica de Sun Microsystems.

Sin embargo, esta ventaja teórica del NC también es su mayor inconveniente para todos los potenciales clientes que tienen instaladas en sus servidores cientos de aplicaciones desarrolladas para Windows y que son ejecutadas a diario por los sistemas cliente conectados a su red local. Hay que tener en cuenta que prácticamente ninguno de los microprocesadores actualmente utilizados en los NC están soportados por los sistemas operativos Windows de Microsoft, por lo que esta situación da una clara ventaja a la especificación NetPC sobre el profético NC.

Requisitos hardware básicos

Al igual que ocurre con el mercado del PC tradicional, el NetPC deberá estar basado, si se va a utilizar Windows 95 o el futuro Memphis, en un microprocesador de tipo Pentium con una frecuencia de reloj mínima de 133 MHz. Si, por el contrario, el sistema va a utilizar Windows NT Workstation, se podrá utilizar cualquier otro microprocesador compatible con dicho sistema operativo que proporcione un rendimiento similar al obtenido con un Pentium a 133 MHz.

En los sistemas que utilicen Windows será necesario equipar al sistema con un mínimo de 256 KB de memoria caché externa o de segundo nivel. Esto no será necesario en los equipos que utilicen una CPU de tipo Pentium Pro o Pentium II, ya que dichos procesadores incluyen una memoria caché de 256 ó 512 KB.

La cantidad mínima de memoria RAM que se debe incluir en un sistema de este tipo es de 16 MB, si bien se recomienda que se incluyan 32 MB. Se admite que este tipo de ordenadores tengan la capacidad de aumentar su cantidad de memoria o de actualizar su procesador, aunque dichas capacidades no deben estar al alcance del usuario final del sistema.

BIOS y configuración remota

Una de las principales características del NetPC es que debe ser capaz de realizar un arranque y configuración remotos, aún cuando el sistema operativo no se haya cargado todavía. El usuario debe tener un acceso limitado al sistema en aquellas etapas previas al arranque del sistema operativo, evitando de esta forma que pueda saltarse, de forma casual o intencionadamente, las medidas de seguridad asignadas por el administrador del sistema que se encuentran activas una vez cargado el sistema operativo.

En el caso de los NetPC basados en la arquitectura Intel, la BIOS del sistema debe ser compatible con la versión 1.01 de la especificación BIOS Boot Specification, en la que se definen los requerimientos que deben cumplir los dispositivos desde los que es posible realizar la carga del sistema operativo. Si se soporta una unidad CD-ROM como

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios