Mercado en cifras | Noticias | 18 MAY 2011

Los libros electrónicos no acaban con la venta de libros en papel, pero ayudan a fomentar la lectura

Los libros electrónicos, según una reciente encuesta de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes y Grammata, provocan un aumento de la lectura entre sus poseedores. Sin embargo, sólo uno de cada cuatro usuarios de libros electrónicos ha dejado de adquirir libros en papel.
Miguel Ángel Gómez

Los libros electrónicos provocan un incremento del nivel de lectura para la mitad de los usuarios que disponen de uno de ellos, pero sólo frenan la venta de libros tradicionales en uno de cada cuatro casos. De hecho, sólo un 42 por ciento de los poseedores de libros electrónicos prefiere su uso en perjuicio del libro tradicional, frente a un 16 por ciento que sigue manteniendo el papel frente a la pantalla entre sus preferencias de lectura.

Pero, para qué se emplea principalmente un lector de libros electrónicos. Casi seis de cada diez usuarios lo emplea para sus lecturas de ocio, frente a dos de cada diez que lo usan con fines profesionales.

Tal y como afirma Juan González de la Cámara, director general y fundador de Grammata, “hoy por hoy, el ereader es una realidad y lejos de los vaticinios más pesimistas que, con la llegada de este dispositivo, anunciaban el fin del libro tradicional se ha impuesto la visión que hemos defendido desde Grammata en estos años, y es que creemos que el libro electrónico es un nuevo soporte que no viene a sustituir al papel sino a convivir con él”. libros electrónicos

Destaca también en la encuesta que prácticamente el 30 por ciento de los usuarios no ha adquirido su propio lector, sino que se le ha regalado. Entre los compradores, Internet es el canal de compra preferido para más del 40 por ciento. Eso sí, casi para tres de cada cuatro los libros electrónicos y los lectores siguen siendo caros, a lo que se une el desconocimiento de las librerías electrónicas para el 73,4 por ciento. Sin embargo, el 78,3 por ciento afirma que adquiere, al menos, un libro electrónico al mes.

Ente las principales ventajas de estos dispositivos, los encuestados destacan su capacidad de almacenamiento, portabilidad, posibilidad de ajustar el tamaño de la letra a las necesidades visuales de cada usuario y la de realizar búsquedas de términos en las obras. Otro punto favorable es poder contar con diccionarios de apoyo durante la lectura, a lo que se une la reducción del consumo de papel o el mínimo consumo de energía.

Entre las desventajas, los usuarios señalan la fragilidad de los lectores, la lentitud en el cambio de página, el precio elevado tanto de aparatos como de contenidos, así como de la poca oferta de estos últimos, sobre todo, en lo que se refiere a novedades editoriales y libros en castellano.

 

Noticias relacionadas:

Las ventas de libros electrónicos se dispararán en EMEA

Ya se venden más libros electrónicos que en papel en Estados Unidos

Se espera una explosión de las ventas de libros electrónicos

Lectores de libros electrónicos y tablets duplicaron sus ventas a finales de 2010

La UE investiga un posible pacto de precios en libros electrónicos

La piratería y los libros electrónicos, el gran reto



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios